Actualizado el 6 de abril de 2012

Notas ornamentales

Por: . 6|4|2012

Diseño de cartel: Erick Eimil MederosFalsa alarma, pieza original de Virgilio Piñera, es la obra que presenta Teatro Aire Frío bajo la dirección de Eduardo Eimil en la Sala Adolfo Llauradó durante el mes de abril. Con este texto, concebido en 1948, que tuvo su primera publicación en la revista Orígenes No. 21 y 22, 1949 y luego fue estrenado en 1957 en el Lyceum Lawn Tennis del Vedado, probablemente su autor se adelantara a lo que luego sería conocido como Teatro del Absurdo.

La obra se desarrolla en un único acto. Participan en ella solamente tres personajes: Asesino, Juez y Viuda. En un comienzo se plantea clara la situación dramática y parece ir por un camino: El Asesino ha matado al esposo de la Viuda y la Justicia a través del Juez deberá ponerse en marcha. A continuación el autor vuelve sobre sus pasos, la acción gira y los contornos del discurso se dibujan de otra forma: El Juez y la Viuda discursan de modo en apariencia incongruente y se niegan a reconocer al Asesino, quien, por su parte, pareciera enloquecer con tal suceso. El conflicto precisamente radica en la esencia límite de la situación misma.

La puesta en escena de Teatro Aire Frío busca enfatizar los dos grandes momentos en que, a nivel dramatúrgico, podría dividirse la obra. La primera parte se asume con tono de encarnado realismo, aunque ciertamente farsesco, mientras que en la segunda el absurdo ocupa territorio. A través del uso expresivo de la luz se crean atmósferas diversas y se marcan dramáticamente las transiciones. Los diseños de escenografía, a cargo de Erick Eimil, contribuyen a buscar nexos referenciales con el contexto. El vestuario, que también asume el propio Eimil, contribuye a enfatizar la naturaleza diversa de los dos momentos antes señalados.

Por su parte, los actores consiguen, con gracia y desenfado, sortear las disímiles situaciones. Cabe señalar que precisamente con esta puesta en escena, dos jóvenes intérpretes: Inima Fuentes (Viuda) y Dayron Villalón (Juez) llegan al mundo profesional, pues esta constituye su tesis de graduación del Instituto Superior de Arte (ISA). Forman parte del elenco, además, Gleibis Conde, Yaité Ruiz, Flora I. Borrego, Jorge Caballero, Yoel Infante y Carlos R. Sánchez.

Con Falsa alarma Virgilio Piñera pareciera responder a una realidad que se le plantea compleja, presentando a caracteres en una situación aparentemente irracional. Sin embargo, desde la dimensión de sus temáticas la obra no es tan absurda, aunque lo parezca formalmente. El cuestionamiento vital de la pieza reside en la aceptación de los hechos tal y como son, debido a que nada de lo que ha sido y es puede cambiarse. No atenúa el dolor de las víctimas que sus victimarios sean condenados. La justicia en tal caso es ornamental y, más que nada, una formalidad. Lo esencial radica en la existencia per se y la solución tal vez esté en la aceptación.

Categoría: Artes escénicas | Tags: | | | |

El Caimán Barbudo © Todos los derechos reservados