Actualizado el 18 de mayo de 2012

Guiñol Paquelé en La Habana

Por: . 16|5|2012

Guiñol Paquelé. Foto: Pepe MurrietaGuiñol Paquelé, grupo procedente de Sancti Spíritus, exhibió en la Sala Adolfo Llauradó —el jueves 15 y el viernes 16 de marzo— su montaje de pequeño formato Elsa la lista, el cual participó como parte de la muestra de espectáculos que acompañaron la Bacanal de Teatro de Títeres para Adultos que se celebró en La Habana del 11 a 18 de marzo. La puesta, de breve duración, consiguió mantener el interés de los espectadores, a pesar de su historia simple y sencillos mecanismos escénicos.

Los hermanos Grimm (Alemania) serían mundialmente conocidos durante el siglo XIX por sus cuentos dedicados a los niños, entre ellos Cuentos de niños y del hogar (dos volúmenes, 1812-1815) y Cuentos de hadas de los hermanos Grimm, ampliados en 1857. Pioneros en el estudio del folclore, la filología y la gramática, se dieron a la tarea de compilar en distintos lugares de su país creencias y tradiciones populares, trasmitidas por tradición oral entre los campesinos. Elsa la lista constituye uno de estos textos, que los célebres hermanos regalaran a niños y adultos del mundo entero.

La adaptación que hoy hace Guiñol Paquelé de Elsa la lista resulta bastante cercana al original. Se preserva el contenido del cuento, pero este se ajusta a las condiciones del medio expresivo utilizado, o sea, de la puesta en escena —o mejor, en retablo—, por lo que se hace énfasis en las situaciones de diálogo y en el relato visual. Aunque muchos tienden a creer que el títere y la palabra no suelen ser compatibles, estos muñecos demuestran lo contrario. Si bien la historia es breve cuenta con situaciones aprovechables entrelazadas entre sí por claros vasos comunicantes, la puesta se encuentra constantemente dinamitada a nivel de acción dramática.

La fábula recoge la historia de Elsa, “una chica muy lista”, a la cual Juan decide unirse si resulta ser tan inteligente como aseguran. Al celebrar juntos una cena la muchacha es enviada al sótano en busca de cerveza. En el techo ve un pico, y se echa a llorar. Piensa que si un día llega a enviar a sus hijos al sótano la piqueta podría matarlos. El padre, la madre, la criada y el pretendiente bajan ante la demora de la joven y quedan sorprendidos de su inteligencia. Ya casados, un día Juan parte en busca de trabajo. En la faena de segar el trigo la muchacha rompe sus ropas sin querer y se queda dormida. Al despertar no se reconoce a sí misma. Decepcionada termina por creerse otra persona y se va por el mundo. El final irónicamente asegura que, siendo tan lista Elsa, se las habría arreglado bien en cualquier lugar.

Los titiriteros resuelven con acierto algunas situaciones dramáticas en vías de lograr la síntesis escénica: Los dos criados del cuento de los hermanos Grimm, por ejemplo, por acometer acciones similares a nivel dramatúrgico, han sido resumidos en una única sirvienta.

El montaje apela a la recreación de situaciones ya arquetípicas en el imaginario colectivo que no aparecieran sugeridas en el texto original. Por ejemplo: el padre cela a la hija ante la presencia del pretendiente y la madre parece encantada e incluso enamorada del futuro yerno.

La puesta recurre al chiste, al choteo, y a un lenguaje de tono, si no coloquial, al menos popular. Se presencia también un regodeo en lo escatológico: El padre y la madre —el viejo y la vieja—, tendrán flatulencias, que harán burla a las palabras de Juan. También se han creado situaciones de doble significado: Juan deja a Elsa trabajando. Ella asume el rol masculino y es por eso que la hoz cobra un valor fálico, a nivel de imagen escénica. Todos esto rasgos, utilizados aquí con inteligencia, resultan inherentes a la esencia del arte titiritero tradicional en el mundo entero.

Cabe subrayar el valor que tiene esta pieza para un público adulto por sus niveles de sugerencia e incluso por la forma en que aborda las distintas temáticas, es por eso que su elección para esta Bacanal de Teatro de Títeres para Adultos resulta del todo acertada.

En su aparente banalidad el cuento de los hermanos Grimm profundiza en un interesante dilema existencial capaz de trascender cualquier época o espacio, lo que hace posible —y necesaria— su actualización por parte de Guiñol Paquelé. En esta historia lo que las personas piensan del individuo pasa a ocupar un primer plano por encima de lo que este cree acerca de sí mismo. El ser humano queda reducido al reflejo de la imagen que los otros le devuelven. Elsa, al parecer es muy lista, sin embargo se desconoce a sí misma. Ella deviene por tanto arquetipo de la ignorancia humana.

Tanto la concepción escénica como los muñecos resultan sencillos y se opta en general en la propuesta por el trabajo con formato pequeño. El cambio de los fondos en el retablo permite ubicar la acción en los diferentes lugares donde se desarrolla.

Las marionetas se manipulan a la vista del público. Vestidos de un color neutral los titiriteros, también intervienen como actores narrando la trama y dialogando entre ellos.

En el diseño de los muñecos se opta por una estética que exalta lo feo, y por ende lo gracioso, de una manera que juega con el expresionismo. La técnica más empleada en el montaje es la marioneta de barra: los títeres son corpóreos y cuentan con una barra fijada a la cabeza. Las extremidades articuladas oscilan debido a los impulsos que les impone el titiritero al mover los muñecos desde arriba. La vara cuenta con un aditamento que al utilizarse hace que los muñecos abran la boca y los dota de mayor expresividad. En el caso de Elsa la lista la técnica resulta muy apropiada para el trabajo en tanto se logra una gran movilidad y dinamismo entre los personajes, lo cual permite que el montaje resulte muy entretenido. Además, se trabaja en la puesta con títeres de sombra, en escenas que requieren un aumento de los niveles de sugerencia, y con títeres planos.

Los muñecos de Guiñol Paquelé saben ganarse las buenas intenciones de los espectadores. Demos gracias a La Bacanal de Teatro de Títeres para Adultos por permitirnos contemplar como en distintos puntos de nuestras Isla se hace hoy buen arte titiritero.

Categoría: Artes escénicas | Tags: | | | | | | |

El Caimán Barbudo © Todos los derechos reservados