Actualizado el 30 de julio de 2011

Dinero cubano

Por: . 5|4|2010

La exposición más reciente del artista Javier Guerra, Dinero cubano, estuvo abierta al público entre la segunda quincena de diciembre y mediados de enero en la Galería de 23 y 12 del capitalino Vedado. Conformada por piezas pertenecientes a una serie que todavía no está terminada; pintadas en su mayoría con carboncillo y crayola, parecen surgidos de la combinación del óleo y el lienzo; más, sin embargo, el soporte utilizado es la cartulina.

El artista logra generar un efecto visual donde el espacio queda estilísticamente bien aprovechado. Los billetes simulados, con números pares e impares, representan a figuras que aluden a la intimidad de Javier. Su familia, sus amigos, sus amores, la Isla de la Juventud, y Cuba, se ven reflejados y ligados a héroes y mártires que han influido espiritualmente en su vida. De esta manera, podemos encontrar a su hija, al artista de la plástica Raúl Martínez, al fotógrafo Alberto Korda, al Comandante Juan Almeida Bosque, a Ernesto Che Guevara, a Fidel Castro y a otras importantes figuras.

El retrato y el autorretrato se mezclan con otros elementos, como banderas cubanas y fragmentos de publicaciones sobre el personaje ilustrado, y en esa fusión alcanzan el carácter de un producto pleno de cubanía.

El dibujo de los billetes toma como referente las cancelaciones del dinero cubano, porque “en las monedas queda registrada la historia de los pueblos y eso he pretendido yo con estos cuadros, tomando como referencia mi vida y mi país”, según afirma el mismo Javier Guerra.

Más de treinta obras de gran formato conforman Dinero cubano. El origen de esta exposición se encuentra en la serie Barbudos, estrenada en el 2008, cuando el pintor montó un billete dentro de la muestra. A partir de ese momento comenzaron a surgir otros, con una intención estética todavía más desarrollada. Quizás uno de los mayores méritos de Javier Guerra sea, precisamente, su capacidad de emanar un nuevo proyecto a partir de uno ya existente, razón por la cual en su creación no existen vacíos.

Artista de la plástica emergido a principios de la década del 90 del siglo pasado, su obra se vio influenciada desde el inicio su obra por la corriente del pop-art, que en Cuba tuvo entre sus exponentes fundamentales a Raúl Martínez, profesor suyo y tutor de su tesis de graduación. Javier Guerra no tardaría mucho tiempo en conseguir la metabolización de esa y otras influencias hasta lograr una expresión propia, singular, que en el presente lo coloca entre las figuras relevantes de la expresión plástica en la Isla.

Categoría: Artes plásticas | Tags: | |

El Caimán Barbudo © Todos los derechos reservados