Actualizado el 30 de julio de 2011

Bomba

Por: . 26|6|2010

Alejandro González: "Batallón", 2009, óleo sobre lienzo, 260 x 270 cmIntroducción a la exposición colectiva de pintura Bomba (Centro de Arte Contemporáneo Wifredo Lam, febrero–marzo de 2010). Artistas incluidos: Alejandro Campíns, Niels Reyes, Michel Pérez (Pollo), Alberto Lago, Lancelot Alonso, Francisco Núñez, Adonis Ferro, Carlos Caballero, Daniel López, Carlos Ernesto García, Vladimir León Sagols, Noel Morera Cruz, Elvis Céllez, Orestes Hernández, José Emilio Fuentes Fonseca (JEFF), José Eduardo Yaque, Yornel Martínez, Alejandro Gómez, Odey Curbelo, Yeremy Guerra, Maikel Domínguez, Léster Álvarez y Osvaldo González.

I

Bomba: Artefacto explosivo dotado de los mecanismos pertinentes para que estalle en el momento preciso. // Dispositivo para elevar el agua u otro líquido y conferirle impulso en una dirección dada. // Hecho insólito que provoca estupefacción general. // Indicador de pasión, tenacidad, fuerza expresiva (“Fulano tiene bomba”). // Cualidad negativa que provoca en ciertas personas el rechazo y la desvalorización de otras (“Mengano es una bomba”). // Adjetivo que cualifica al agua y otros líquidos cuando no están ni fríos ni calientes. // Acto de lanzarse al agua de una piscina, de manera ostentosa y haciendo mucho ruido (“Hacer una bomba”). // Título de una exposición antológica de pintura cubana joven que dinamitó y removió los cimientos del anquilosado panorama regente.

II

Carlos Caballero: "Persona", 2008-09, instalación pictórica, óleo sobre telaEsta es una curaduría pretenciosa, ciertamente. No hay nada de humildad en ella. Su propio título sugiere un híbrido entre dinamita y ego, entre tsunami y catarsis narcisista. Se trata de un paneo por la pintura emergente de la Isla de mayor representatividad en la escena de los 2000. Una “nueva” figuración de regusto neoexpresionista que supone la otra cara de la moneda. Alternativas oxigenantes en relación con los nombres consabidos y harto canonizados por el discurso oficial y las instituciones hegemónicas locales. Una pintura a la que le resbalan las preocupaciones utópicas y emancipatorias, las remisiones contextuales y la puja social. Un arte ligero, fresco, alejado de la fanfarria política que tanto nos asfixia, y que constituye tantas veces el bastón de los cojos. Estos creadores saben que un lienzo no cambiará la suerte de una nación, y prefieren por tanto el onanismo estético, la autocomplacencia formalista. Y esa crisis de la utopía los hace más impasibles, a la vez que más felices. En suma, un tipo de creación que, al virarse de espaldas al “monstruo”, nos puede estar indicando también —subrepticiamente— que algo no anda bien.

Cuadros todos de una síntesis y economía de recursos en extremo loables, donde nada sobra y nada falta. Si en algo son audaces estos creadores, es justamente en el diseño del esquema composicional de sus telas, en la distribución interna de sus áreas. ¿Algo nuevo en sus propuestas? Está claro que no. Con tantos siglos de pintura nada nuevo puede haber en la viña del Señor. Esto es más de lo mismo: puro reciclaje, canibalismo, apropiación. Concebir el pasado como un arsenal siempre disponible para la construcción del presente. La historia del arte entendida como circularidad y no como un fenómeno lineal. Más de lo mismo, repito; pero eso sí, con un oficio a prueba de balas…

III

José Emilio Fuentes (JEFF): "Proceso detenido", 2010, acrílico sobre lienzo, 200 x 400 cmHace un tiempo atrás, en muchas de nuestras escuelas de arte, pintar suponía un acto casi prehistórico, y sus cultores, una especie de dinosaurios fuera de época. Hoy, una institución de prestigio del Centro de Arte Contemporáneo Wifredo Lam abre sus puertas a un grupo numeroso de pintores en su mayoría muy jóvenes, mientras en el Instituto Superior de Arte la pintura se expresa y expone a sus anchas, sin el menor prejuicio, en una oleada de artífices bien representativa en cuanto a calidad y cantidad. Datos estos que nos hablan de que las cosas están cambiando, para bien de unos y dolor de otros.

IV

He aquí una exposición que, en definitiva, marcará pautas, abrirá senderos. Y lo escribo con toda la responsabilidad e insolencia que ello implica. Con toda la vanidad del mundo. Qué más da. Será un “bombazo” y bien. Todos los implicados lo saben…

Categoría: Artes plásticas | Tags: | |

El Caimán Barbudo © Todos los derechos reservados