Actualizado el 12 de noviembre de 2012

Una figuración otra o el retorno de la mirada cáustica

Por: . 7|11|2012

Año de la Nueva Figuración en Casa de las AméricasDesde los inicios del siglo XX aparecen los síntomas de una profunda transformación en el terreno del arte. La búsqueda de nuevas formas creativas —opuestas a una tradición bien cerrada y codificada—, la experimentación y la apertura hacia otras disciplinas, fueron constantes que propiciaron el impulso de nuevas maneras de entender la creación. Su finalidad era la de obrar desde el principio de libertad, cuestionando las bases de la sociedad contemporánea y del arte mismo.

La Nueva Figuración, una de las corrientes más trascendentales de la segunda mitad del siglo, fue uno de los medios idóneos para evidenciar y cuestionar el clima social y político de la época. Surgida en los años 60 como una alternativa respecto a las tendencias dominantes de la abstracción y el nuevo realismo, dirigió una profunda mirada a la realidad cotidiana, con un marcado interés en la denuncia social. El hombre, sus conflictos y circunstancias se erigieron el eje central de sus preocupaciones, deviniendo en tendencia de marcado humanismo.

América Latina y Europa fueron los centros principales de la Nueva Figuración, precisamente en un momento donde el caos y el desconcierto reinaban en ambos. Las secuelas de la Segunda Guerra Mundial en el continente europeo y el surgimiento y desarrollo de las dictaduras en América constituyeron el primer punto de mira de los artistas.

La Casa de las Américas, en ocasión de su 53 Aniversario, celebra en sus predios el Año de la Nueva Figuración. A partir de los fondos de la Colección Arte de Nuestra América Haydee Santamaría —pertenecientes a la institución—, se propone ofrecer una panorámica de dicha tendencia en el contexto latinoamericano. Más de cuarenta artistas procedentes de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Cuba, Guatemala, Haití, México, Perú y Uruguay, exhiben sus obras en los disímiles espacios de la Casa, fundamentalmente en el vestíbulo y el segundo piso.

La muestra da continuidad al proyecto de posicionamiento de los fondos de la institución —cuyos antecedentes más inmediatos los encontramos en el Año Matta (2006) y el Año Cinético (2009)—, permitiendo revisitar y revalorar los ejemplares que atesora la Casa, destacando las piezas de Antonio Saura, Rafael Coronel, Antonio Berni , Ana Eckell, Ángel Acosta, Antonia Eiriz, entre otros.

Las obras son evidencia de una realidad básicamente latinoamericana, proyectando una fuerza conceptual e iconográfica. Aunque sería algo ingenuo obviar la influencia visible de algunos de sus precursores —entre los que se encuentran Dubuffet en Francia; el grupo Cobra en Holanda, Bélgica y Dinamarca; W. de Kooning en Estados Unidos y Francis Bacon en Inglaterra. De ellos toman los contextos desgarrantes y dramáticos, la libertad de expresión, el privilegio del gesto y de la individualidad creadora, así como su acento crítico y el interés en el hombre.

Año de la Nueva Figuración en Casa de las AméricasEl diálogo con la abstracción y el informalismo está vigente en la Nueva Figuración, rebasando las influencias expresionistas y fundiendo al mismo tiempo el dinamismo del trazo con las desproporciones grotescas, la ironía y el collage. Resultado: una propuesta figurativa pero con una metodología abstracta, que puso en solfa los criterios tradicionales en torno a la creación plástica.

Dentro de las piezas exhibidas encontramos que el regreso a sus propias raíces culturales fue una de las exigencias primarias de la Nueva Figuración que no se conformó con ser mero reflejo de lo acontecido, sino también delator activo de todo lo que estaba a la vista.

El Año de la Nueva figuración —que se celebrará del 28 de abril de 2012 al 31 de marzo de 2013—, también incluye como muestras transitorias un homenaje al destacado artista argentino Antonio Seguí, con la que se inaugura el evento; una muestra colectiva de artistas neofigurativos españoles (octubre-diciembre) y una exposición personal del pintor, grabador y diseñador cubano Umberto Peña (enero-marzo de 2013).

Nueva figuración en Casa de las Américas ha permitido una mejor promoción y circulación de los fondos de la Casa, con el objetivo no solo de continuar el proyecto de posicionamiento de su colección, sino también de darle la posibilidad al público habanero de disfrutar de piezas que constituyen verdaderos testimonios del arte postmoderno. Una oportunidad que no solo agradecen los más jóvenes que no vivieron el proceso, sino también las restantes generaciones que tienen la ocasión de volver a apreciar muchas de las obras que fueron objeto de atenciónen su tiempo, por ser sinónimos de renovación, de rebeldía y cuestionamiento.

Volver a estas piezas, desde la frialdad que impone la distancia, con nuevos puntos de vistas y un sinnúmero deexperiencias acumuladas, resulta similar a la sensación provocada al caminar sobre la arena fría. Una extraña, pero a la vez placentera frescura recorre nuestro cuerpo, evidencia de la total actualidad y del indiscutible valor que poseen aun en nuestros días. Pero al mismo tiempo, el rubor, la incertidumbre y la pesantez están presentes, nos sacuden y nos imploran en silencio que es tiempo de examinar el mundo que nos rodea para entender hasta qué punto hoy nos diferenciamos de esa América Latina de los años 60 y 70, hasta qué punto el caos, el desequilibrio, la pobreza, la corrupción y otros males sociales pertenecen hoy a los derroteros de la historia.

¿Estaremos viviendo un nuevo estadio histórico ajeno a las incisivas preocupaciones del umbral de la postmodernidad o será este viaje un simple periplo? Interrogante que retumba en los predios de la Casa.

Categoría: Artes plásticas | Tags: | | | | | |

El Caimán Barbudo © Todos los derechos reservados