Actualizado el 17 de abril de 2014

Dos discursos asociados al arte

Por: . 17|4|2014

Ven y mea mi puerta / Make a statment cartel de la exposiciónA lo largo del tiempo, el arte y su lenguaje han sido la plataforma de los artistas para proponer otro punto de vista sobre cuestiones de orden social o metafísico hacia el interior del propio campo artístico. En la historiografía del arte cubano es esta una reflexión que no puede plantearse sin tener en cuenta la relación entre los artistas y la Institución Arte. Una relación que fue catalogada varias veces como de amor-odio, sobre todo debido a las confrontaciones de los 80.

Sin embargo, aun después de la efervescencia de este período el arte cubano ha seguido adentrándose en interrogantes y zonas problemáticas que no alejan la producción de varios artistas del carácter contestatario. A su vez, aunque se aprecia cierta focalización de los discursos en las experiencias nacidas de la vivencia social las reflexiones de orden conceptual como es el caso, continúan siendo  muy atendibles.

Bajo el título de Make a statment y Ven y mea en mi puerta quedaron inauguradas recientemente las muestras personales de los artistas Antonio Margolles y Luis Gómez, en el Centro de Arte Contemporáneo Wifredo Lam. El primero, en un acercamiento al pasado, no desligado de un aire nostálgico que lleva al espectador en una pieza como “Make a statment” —una instalación con cajas de cartón donde se proyecta los nombres de varios filósofos— a analizar con mayor detenimiento el arsenal teórico que ha servido de base para comprender la evolución del arte, pero que se han convertido en una suerte de dogmas.

Margolles nos pone frente a célebres pensadores, los referentes  de los grandes sistemas teóricos, pero al mismo tiempo abre un inquietante paréntesis ¿Cuán válido sigue siendo el paradigma? ¿No implica todo lo absoluto una forma cerrada ante otras posibilidades de lectura? La intertextualidad y la contaminación que se crea entre tantas teorías, provoca un detenimiento y un replanteo de la “linealidad” entre un sistema teórico y su precedente, entre el proceso creativo y el conocimiento del horizonte de interpretación que abre cada obra de arte para el espectador.

La postura de Luis Gómez es otra. El artista asume una crítica a la Institución en su propio espacio, aunque la naturaleza de su reflexión supera el valor simbólico que contiene el centro como rector del arte contemporáneo cubano. El artista reta a re-pensar los conceptos de legitimación, valor artístico y la propia función del arte. Un arco de relación tan amplio que atraviesa desde los postulados de Pierre Bordieu sobre el consumo cultural hasta los valores de uso y cambio aplicados a la obra de arte por Néstor García Canclini.

En Misere, Gómez estructura su idea mediante el uso del texto. El empleo tan simple de estos sintagmas sobrepasa la intención de crear un significante. Como expresara Jorge Fernández, director del Centro Wifredo Lam, en las palabras al catálogo: “El artista actúa con la convicción de que el significado es cuestión de épocas en circunstancias estructuradas por el poder”.1

Si bien el arte o su lenguaje no son portadores de una verdad absoluta, al menos sí pueden impugnar las establecidas y buscar un análisis nuevo, distinto, de sus contenidos, como planteara Umberto Eco. Tal vez es esta la intención de los dos artistas al observar con un poco de cuidado estos antiguos modelos que han marcado y rigen el arte contemporáneo aún en el siglo XXI.

 

NOTA

[1]. Fernández, Jorge: “Las fracturas de los discursos asociados al arte”, en Ven y mea en mi puerta, Make a statment (catálogo). Centro de Arte Contemporáneo Wifredo Lam, 11-28 febrero 2014.

Categoría: Artes plásticas | Tags: | | |

Director: Fidel Díaz Castro

Diseño web: Héctor Otero

Relaciones públicas: Racso Morejón

Redacción digital: Editor: Racso Morejón y Darío Alejandro Escobar

webmaster: Racso Morejón

Desarrollador web: Escael Marrero

El Caimán Barbudo © Todos los derechos reservados