Actualizado el 26 de noviembre de 2016

Expo Las cosas como son :

El regreso de Glexis Novoa

Por: . 23|11|2016

En Las cosas como son el autor reaparece con una muestra integrada por once pinturas de la serie La etapa práctica y la misma cantidad de esculturas y dibujos, obras todas que han sido concebidas en la capital cubana durante los dos últimos años.  Bajo el título Las cosas como sonse presenta en el Museo Nacional de Bellas Artes, Edificio de Arte Cubano, la más reciente muestra del artista visual Glexis Novoa (La Habana, 1964). Con curaduría a cargo de Corina Matamoros, la exposición fue inaugurada el 23 de septiembre en la Sala Transitoria de esa institución y permanecerá abierta al público hasta el 16 de enero de 2017.

Tras casi veinte años alejado de la escena artística de su país natal, luego de haber salido de la Isla en la década de los años 90, Glexis Novoa facilitó el reencuentro con su obra plástica en la capital cubana, al formar parte del proyecto Detrás del Muro durante la duodécima edición de la Bienal de La Habana. El autor regresa a Cuba con nuevos bríos y una labor creativa que es posible apreciar en esta ocasión en el espacio del Museo, centro en cuya colección permanente aparece representado desde el año 1990.

La trayectoria artística de Glexis Novoa revela a un creador incansable, multifacético, con un devenir en el campo del arte caracterizado por la búsqueda constante y la experimentación desde el plano formal, con materiales y lenguajes diversos para adentrarse diametralmente en el concepto o el contenido semántico intrínseco en las piezas.

El sentido metafórico y la riqueza creativa de las obras radican, esencialmente, en el hecho de que en esta oportunidad el autor se apoya en vocablos y frases tomadas de la cotidianeidad, de las calles, para desplegar a partir de ellos un discurso desde el cual se explicita y se deduce el acontecer nacional de los tiempos actuales.En este camino, el quehacer de Novoa ha estado signado por la recurrencia a una amplia pluralidad de medios y formas de expresión, entre los cuales se encuentran la pintura, el dibujo, la instalación y la performance. En Las cosas como son el autor reaparece con una muestra integrada por once pinturas de la serie La etapa práctica y la misma cantidad de esculturas y dibujos, obras todas que han sido concebidas en la capital cubana durante los dos últimos años.

La realidad nacional del presente es el punto de mira hacia donde se dirigen las reflexiones o discursos inscritos en los trabajos componentes de la exposición. Los lienzos que ocupan los muros del espacio galerístico se convierten en paisajes del medio circundante; son retratos de un momento histórico, de un escenario que puede ser ubicado en el terreno de nuestro teatro social. El artista se acerca a los procesos, sucesos y principales fenómenos manejados en el entramado urbano, en la comunidad, y que de algún modo rigen la vida y el sistema de pensamiento en el contexto ciudadano.

El sentido metafórico y la riqueza creativa de las obras radica, esencialmente, en el hecho de que en esta oportunidad el autor se apoya en vocablos y frases tomadas de la cotidianeidad, de las calles, para desplegar a partir de ellos un discurso desde el cual se explicita y se deduce el acontecer nacional de los tiempos actuales.

Novoa aborda términos fáciles de discernir en el medio social, como son discotemba, carretilla, dengue, revolico, mojitos, etc. De esta suerte, en Las cosas como son se cimienta, desde lo visual, un panorama cotidiano que no se expone por medio de los códigos tradicionales de representación paisajística, sino que se edifica a partir de la deconstrucción de signos definidores de circunstancias particulares. El entramado social contemporáneo queda traducido en las obras a partir de las alocuciones que dibujan y caracterizan el entorno colectivo, para instituir así imágenes de nuestro tiempo y espacio, de lo que somos y de lo que nos compone.

Por su parte, en las piezas escultóricas el creador juega con las polaridades existentes entre la limpieza y el esteticismo que ostenta un bloque de mármol tallado geométricamente, y los fragmentos de escombros recogidos en una antigua construcción. Los pedazos del viejo muro le han brindado un espacio para la creación; en estos se encuentran dibujos de delicadas líneas, trabajos en los que es posible encontrar personajes, territorios reales o ficticios, que vienen a traslucir un trayecto, un viaje, el viaje de la vida.

Las piezas integrantes de la nómina expositiva aportan visiones edificadas desde los imaginarios urbanos; esos que perpetúan en la conciencia ciudadana las concepciones individuales de qué o quiénes somos, o cómo nos vemos a nosotros mismosLas cosas como son da la medida de los rumbos por los cuales transita el quehacer de un artista que ostenta una reconocida trayectoria dentro del arte cubano contemporáneo. Las piezas integrantes de la nómina expositiva aportan visiones edificadas desde los imaginarios urbanos; esos que perpetúan en la conciencia ciudadana las concepciones individuales de qué o quiénes somos, o cómo nos vemos a nosotros mismos y al medio social en el cual nos insertamos.

Así, la exposición constituye entonces una invitación al reconocimiento o autorreconocimiento individual y colectivo; en tanto recrea a través de la imagen, emanada congruentemente desde la palabra y los contrastes de texturas y formas escultóricas, un universo reconocible, palpable, en el transitar diario de nuestra sociedad.

Categoría: Artes plásticas | Tags: | | |

El Caimán Barbudo © Todos los derechos reservados