Actualizado el 13 de junio de 2011

Martí en la plástica y el cine

Por: . 30|1|2011

El Apóstol fue un hombre de una sensibilidad muy especial que marcó la historia de Cuba, pero al mismo tiempo un ciudadano común; “creo que eso es lo que hace grande a los grandes hombres”, afirmó Fernando Pérez, director de la película Martí: el ojo del canario, al presentar su filme en el Memorial José Martí.

La cinta, que reseña la infancia y adolescencia del Héroe Nacional, recoge aspectos y momentos significativos de esta etapa poco explorada de la vida del pensador revolucionario.

El largometraje de ficción explora de una manera extraordinaria el mundo interior y la formación del carácter de quien se convertiría en el más universal de todos los cubanos, a través de la mirada personal y subjetiva del director de la obra cinematográfica.

Al propio tiempo forma parte de la serie Libertadores, una colección de ocho filmes de varios países del continente, que proyectan el pensamiento y la obra de las figuras más relevantes de la lucha por la emancipación de América Latina, pero no solo indaga en los hechos históricos, sino fundamentalmente en la faceta más humana de los personajes.

El director aseguró que la cinta está inspirada en la vida del poeta, pero no es una biografía, sino más bien constituye un reflejo del Martí que todos llevamos dentro. Nos devuelve un héroe de carne y hueso. “El Apóstol no nació gritando viva Cuba libre, él aprendió y su carácter se forjó con el transcurso del tiempo”, expresó Pérez.

Sin lugar a dudas la cinta nos hace conocer aun más la figura de Martí, un niño sensible que aprendió mediante la dureza de la vida a ser enérgico y valiente, además de señalar las contradicciones y tensiones a las que tuvo que enfrentarse para mantener sus principios.

“Hacer una película sobre Martí constituyó todo un reto, nunca pensé realizar una obra de tal magnitud. Lo veo como un universo tan grande, complejo, que pensé que sería imposible, además de la poca documentación de esta etapa con la que contábamos”, expuso Fernando Pérez.

Igualmente el público puede disfrutar de la excelente actuación de Damián Rodríguez y Daniel Romero en los papeles de Martí niño y Martí adolescente respectivamente, así como de Broselianda Hernández y Rolando Brito como los padres, además de Julio César Ramírez, Manuel Porto y Aramís Delgado, entre otros.

“La idea —aseveró Pérez— fue ver a Martí no como una estatua lejana en el siglo XIX, sino vivo, contradictorio; tratamos de dar una imagen no acartonada de la época, traerlo a la contemporaneidad. Siempre partimos de identificaciones muy personales para reflejar nuestra visión de su figura”.

Cuando un cineasta hace un filme histórico se enfrenta a un reto. No obstante el estudio profundo de la obra del Apóstol, fundamentalmente de la biografía realizada por Jorge Mañach, a la que se hace referencia en varias ocasiones durante la película, logra que el director mantenga el equilibrio a lo largo de la cinta.

“Yo hago cine por una motivación muy fuerte con lo que quiero expresar y de alguna manera dejar algo mío en la obra. Como dijera Lezama, Martí era y es un misterio, un enigma que se esconde en la poesía, por eso la película hace constante referencia al Martí poeta”, destacó Pérez, también encargado del guión.

Al concluir la cinta, Haydee Díaz Ortega, directora del Memorial José Martí, le entregó a Fernando Pérez una obra del artista de la plástica Kamil Bullaudy para agradecer el maravilloso trabajo desplegado para mostrarnos ese Martí cercano y palpable para todos.

TAMBIÉN LA PLÁSTICA…

La personalidad del más universal de todos los cubanos también inspiró a varios artistas de nuestro país a reflejar la vida del Apóstol en la muestra Martí en la plástica II que se expone en el Memorial José Martí para rendir tributo al Maestro.

Integran la exposición quince obras representativas de igual número de reconocidos creadores, entre los que destacan Flora Fong, Roberto Fabelo, Nelson Domínguez, Eduardo Méndez y Alberto Lescay, entre otros.

La exhibición rememora a la inaugurada hace quince años por el Comandante en Jefe Fidel Castro con motivo de la apertura de la institución histórico-cultural, donde destacó que esta era una forma de perpetuar la obra de Martí, un agradecimiento de los artistas, que harán que en sus corazones perdure la imagen del Héroe Nacional.

Mediante estos trabajos se puede penetrar, a través de lienzos y pequeñas esculturas, en la vasta obra del escritor revolucionario, así como en momentos significativos de su existencia.

Muestra de ello lo constituye “Martí y los niños”de Isabel Santos, quien, empleando metal y cera, realizó un grabado donde recrea el afecto del Apóstol hacia los infantes.

Relevante también resulta la pintura “Sueños del poeta” de Ileana Mulet. “Los sueños están conmigo en todas partes; cada uno tiene un Martí dentro y así veo el mío, un hombre que debía ser fotografiado en la Ciudad de La Habana, que tanto amó”, afirmó la artista.

Por su parte, Enrique Ávila, con “La patria os contempla orgullosa”, mostró igualmente su concepción del poeta. “Martí escribió de todo, no existe una faceta de la vida que no haya explorado. Recordé el Himno Nacional y quise honrarlo; es el cubano que más honor merece”, apuntó Ávila.

Los creadores parecen no resistirse a inmortalizar la efigie del Héroe y cada uno desde su óptica, interpretación e imaginario reflejan a Martí desde las más variadas manifestaciones artísticas.

“Llevar al poeta a la plástica es un reto, es difícil hacer la imagen de Martí, pues es muy conocida. Por ello desde la abstracción traté de plasmar mi idea sobre él para que el espectador fuera en busca de su figura”, aseveró Manuel Comas, quien por primera vez ilustra al Maestro a través de “Destellos”, donde emplea una antigua técnica de moteado con tinta sobre el papel.

Asimismo sorprende al público la obra “Almas gemelas-Martí y Fidel”, de Nelson Domínguez, donde se muestran superpuestos ambas personalidades.

La muestra proyecta el reflejo artístico de quienes desean transmitir el legado del Apóstol, donde las obras adquieren un extraordinario significado por la complejidad y variedad de su realización.

Desde la política, transitando por las ciencias y las artes, sin descartar el vínculo con la naturaleza, nos llega un Martí visto desde múltiples aristas y con variadas técnicas estilísticas, que insertan a los espectadores en la maravillosa vida de este personaje de nuestra historia.

Como parte de la actividad se entregó a Moraima Clavijo, directora del Museo Nacional de Bellas Artes la medalla conmemorativa de plata por el XV Aniversario del Memorial y la colaboración existente entre ambas instituciones.

Categoría: Artículos | Tags: | | |

El Caimán Barbudo © Todos los derechos reservados