Actualizado el 2 de julio de 2011

Trova y poesía en la Casa del Alba

Por: | Fotos: . 21|6|2011

Un sencillo pero emotivo homenaje en ocasión del 83 Aniversario del natalicio del Comandante Ernesto Guevara de la Serna —hecho extensivo por sus protagonistas al Día de los Padres— tuvo lugar en la tarde del viernes 17 de junio en la Casa del Alba Cultural, sita en Línea y calle D, en el Vedado habanero.

Fidel Díaz Castro, trovador, y la Dra. Aleida Guevara March, hija del guerrillero, fueron anfitriones —más que de un recital o de un concierto— de un encuentro casi familiar con los asistentes a la institución cultural capitalina, en el que se evocó, desde la poesía y la trova, a la figura legendaria del Che.

“Fidelito es trovador”, dijo Aleida Guevara. “Es más bien un trovador prestado al periodismo, porque además de trovar trabaja en la revista El Caimán Barbudo. Pero yo simplemente soy una mujer cubana y, bueno, se sabe que todos los cubanos tienen de músico, de poeta y de loco”.

De esta manera comenzó una actividad centrada en la presentación del libro El poeta eres tú, editado por Letras Cubanas en ocasión del 80 cumpleaños del Che y el 40 de su asesinato en una escuelita de La Higuera.

Con prólogo de Edel Morales, El poeta eres tú reúne poemas cubanos dedicados a Ernesto Guevara, que recogen la manera en que nuestros poetas recibieron la noticia de su muerte ocurrida en Bolivia en 1967.

En la voz de su hija fueron escuchados los conocidos “Che Guevara” y “Che Comandante” del poeta nacional Nicolás Guillén, al tiempo que Fidelito interpretaba las piezas “Menos mal” y “Yo sé de un monte sagrado”, ambos incluidos en el disco La voz del Diablo Ilustrado, producido por la Empresa Cubana de Grabaciones y Ediciones Musicales (EGREM).

De Guillén pasó Aleida a Mirta Aguirre, de quien recordó su popular “Canción antigua a Che Guevara”, tras lo cual Fidel Díaz versionó el antológico tema “La silla” de Silvio Rodríguez.

“Sed y sombra del Che”, de Raúl Ferrer; “Ante el retrato de Guevara yacente”, de Cintio Vitier; un pequeño poema titulado “Che”, original de Miguel Barnet; “Pero” de Luis Rogelio Nogueras; “Cueca de Che Guevara para grupo folclórico latinoamericano”, de Rafael Hernández; y un poema que el mismo Che escribió durante los preparativos del Granma y que tituló precisamente “Rapsodia a Fidel”, redondearon la nómina de textos leídos por Aleida, para finalizar diciendo un poema de su propia cosecha, dedicado a su padre, a quien dijo deberle “no solo la vida sino el deseo de vivirla con amor y valentía”.

Fidelito, por su parte, hizo un paneo por el cancionero clásico de la Nueva Trova Cubana, recreando entre otros los inolvidables “Fusil contra fusil” (a dúo con Aleida Guevara); “La era está pariendo un corazón”, “La vergüenza” y “Pequeña serenata diurna”, de Silvio; para finalizar con “Créeme” de Vicente Feliú y una personal versión de “Cantares”, de Joan Manuel Serrat, a la que sumaron su voz buena parte de los presentes en la pequeña sala.

Categoría: Artículos | Tags: | |

El Caimán Barbudo © Todos los derechos reservados