Actualizado el 4 de septiembre de 2011

Verano en el boulevard de la cultura

Por: . 29|8|2011

Lo del “cierre” del verano es un decir. Septiembre probablemente resulte más caluroso que agosto. Pero se acaban las vacaciones escolares; los niños, los adolescentes, los jóvenes, retornarán a las escuelas y las calles del país (al menos entre lunes y viernes) se verán un poco más solas.

El sábado 27 de agosto —con el auspicio del Instituto Cubano del Libro (ICL)— y otras instituciones culturales y gastronómicas, se “puso fin” al verano en las principales ciudades de la Isla. El domingo pudimos ver imágenes en el estelar de las 8:00 p.m.

En la capital, por su parte, el céntrico boulevard de San Rafael, desde Galiano hasta Prado, desde el Fe del Valle hasta el Parque Central, devino sede de una actividad que abarcó toda la jornada —entre 10 de la mañana y algo más de las 5 de la tarde—, en la que se presentaron libros, se conversó con escritores y poetas y se reunieron los amantes del reggae y de la trova en uno de dos extremos: los incondicionales del ritmo caribeño en el Parque Central; los trovadictos en el Fe del Valle, frente al antiguo Ten Cent de Galiano (ahora Ferretería Trasval).

Sobre las 2 de la tarde comenzó la descarga, en la que buena parte llevaron —como suele ocurrir a menudo— cantautores y poetas que se mueven en la órbita de El Caimán Barbudo (cuya tropa se concentró casi a full) bajo la batuta trovera de Fidel Díaz Castro (Fidelito) y el equipo que integran Ihosvany Bernal, Juan Carlos Pérez, Eric Méndez, Silvio Alejandro, Charly Salgado, Etién Fresquet, Yolo Bonilla y Lisandro Bienes (entre otros), así como los poetas Irina Pino y Víctor Manuel Marrero, quienes acudieron a presentar sus respectivos cuadernos Los signos y los cantos y La sed equivocada (ambos publicados por la Editorial Extramuros), antes de ceder el puesto a poetas de la generación precedente: Alpidio Alonso y Bladimir Zamora, para escuchar no solo el verso cantado de los trovadores, sino la poesía leída.

Entrada la tarde, el narrador Alberto Guerra se incorporó a la tertulia y dio lectura a un cuento breve de su autoría que a muchos sorprendió por la manera lúcida en que aborda temas de honda sensibilidad para los cubanos de hoy.

Una aventura como esta, consistente no solo en sacar los libros, sino a poetas y trovadores a la calle, puede generar escepticismo. Pero a quienes estuvimos en el Fe del Valle la tarde del último sábado de agosto, nos queda el sabor de una vivencia incontestable: un sitio habitualmente consagrado a cualquier actividad menos a la literatura y la trova; donde te puedes encontrar los mismo un vendedor de artesanías que una feria agropecuaria, que un grupo de inveterados bebedores de aguardiente, cobró de súbito una apariencia distinta y se llenó de público. Y la mejor parte: un porcentaje nada desdeñable de dicho público no acudió por convocatoria expresa, sino que fue tomando cuerpo de manera espontánea: transeúntes que acertaron a pasar por el parque y se detuvieron a mirar y les pareció atractivo y se quedaron —simplemente— a disfrutar de una muestra de la canción de autor que se hace en la Cuba en estos tiempos y que no siempre tienen la oportunidad de apreciar, gracias a la frialdad inexplicable de los medios.

Sin un cantor o un poeta tienen la capacidad de ganarse un espacio en plena calle, frente a un público que se aproxima desde el desconocimiento, ¿qué no podría conseguirse si contaran con la promoción y la divulgación que merecen? Una experiencia que debían tomar en cuenta los que se empeñan en certificar la decadencia del verso y de la canción pensante en la sociedad postmoderna.

El Caimán Barbudo se despide a su manera de este verano fogoso cuyo calor persistirá entre nosotros, como persistirán la poesía y la trova, a las que tal vez usted —si no tuvo oportunidad de acompañarnos el sábado 27 de agosto— se sume en venideras incursiones.

Desde ya los convocamos a Trovando, el miércoles 31 de agosto, con Charly Salgado, en el patio-bar de los veteranos Estudios Areíto de la EGREM en Centro Habana (San Miguel entre Lealtad y Campanario). En nuestra Ruta de la Trova, si continúa navegando este sitio, descubrirá otras opciones. En alguna de ella nos saludaremos sin falta.

Categoría: Artículos | Tags: | | | | | |

El Caimán Barbudo © Todos los derechos reservados