Actualizado el 14 de febrero de 2012

Dos libros sobre la Sociedad Abakuá:

A favor del autorreconocimiento cultural

Por: . 13|2|2012

De izquierda a derecha: Tato Quiñones, Jesús Guanche, Ramón Torres y Odalys PérezEl sello Ediciones Cubanas, perteneciente a la Agencia ARTEX, presentó a los lectores dos sugerentes títulos el domingo 12 de febrero en el Stand D-3 de La Cabaña. Se trata de sendas indagaciones en torno a la valoración e influencia que la Sociedad Abakuá merece (y ejerce) en la conformación de la nación cubana y su autorreconocimiento cultural: La sociedad abakuá y su influencia en el arte y La sociedad abakuá y el estigma de la criminalidad, de los autores Ramón Torres Zayas y Odalys Pérez Martínez.

Jesús Guanche, doctor en Ciencias Históricas y coordinador de la Sección de Ciencias Sociales y Humanísticas de la Academia de Ciencias de Cuba en la especialidad de Antropología, tuvo a su cargo la presentación del primero de los volúmenes (del que funge como prologuista), en el que Ramón Torres Zayas, “Mongui”, periodista, escritor y máster en las especialidades de Comunicación Social y Antropología, realiza un revelador estudio sobre la presencia abakuá en el arte y la cultura nacional, a lo largo de sus más de ciento cincuenta años de presencia en la Isla.

Fundada en un inicio por africanos —expresó Guanche— para garantizar la protección de sus miembros, muy pronto se iniciaron en la organización (religiosa y fraternal) hombres provenientes de diversos sectores sociales, sin distinción de razas. De ahí que, a pesar de la discriminación sufrida durante largas décadas, no haya sido posible soslayar el peso de sus múltiples valores culturales, cuya decisiva impronta puede ser apreciada hoy en manifestaciones como la música, la plástica y hasta en el habla popular cubana.

Citó Guanche al menos dos episodios que revelan la actuación de la Sociedad Abakuá en el ámbito de la lucha anticolonialista: la protección brindada al Lugarteniente General del Ejército Libertador Antonio Maceo durante su visita ilegal a La Habana (donde se hospedó en el barrio de San Isidro) y el intento de liberar a los ocho estudiantes de Medicina poco antes de la consumación del crimen (hecho del que existe evidencia histórica y en el que perdieron la vida miembros de la fraternidad).

Cubiertas de ambos librosAl respecto —añadió Ramón Torres Zayas— resulta interesante como muchas personas cultas (algunas, incluso, pertenecientes a los circuitos académicos) exhiben un conocimiento profundo de la cultura grecolatina y de tradición judeo-cristiana, en tanto desconocen olímpicamente sus raíces africanas.

“Hace poco —relató Mongui— una conocida estudiosa me decía que no era justo hablar de influencia abakuá en la cultura cubana, puesto que la Sociedad ha estado localizada fundamentalmente en solo dos provincias: La Habana y Matanzas. Pero no es cierto. No hay un solo cubano, sin importar de qué provincia, que no conozca el significado de vocablos como ekobio, moropo y chévere, todos de procedencia abakuá”.

Por su parte, Tato Quiñones, reconocido investigador y especialista en el tema, asumió la presentación de La sociedad abakuá y el estigma de la criminalidad, un texto en coautoría del propio Torres Zayas y la abogada, especialista en Derecho Penal y máster en Criminología Odalys Pérez Martínez.

Tato —quien además escribió el prólogo del libro— hizo un recuento de las vicisitudes que durante más de un siglo ha tenido que enfrentar la Sociedad, precisamente bajo el estigma de la criminalidad que se le atribuye, habiendo sido víctima de feroz represión, no solo durante el periodo colonial, sino también durante la etapa republicana, cuando sus miembros tuvieron que cargar injustamente con el apelativo de “delincuentes” y fueron perseguidos por las autoridades de turno, “el poder que cambia de máscaras”, como señaló el disertante.

Los autores, Ramón Torres Zayas y Odalys Pérez MartínezHizo mención también Tato de la participación de la Sociedad en la gesta independentista, a la que aportó hombres y fondos, y de la consideración que hacia la misma tenía nuestro Apóstol y Héroe Nacional José Martí.

En su alocución, Odalys Pérez agradeció la colaboración de todos los abakuás que accedieron a trabajar con ella durante la investigación y la preparación definitiva del texto, que constituye uno de los primeros acercamientos (si no el primero) hecho por una mujer a la temática abakuá en Cuba (desde el punto de vista del estudio sociocultural y criminológico), pues la propia Odalys justipreció la obra plástica de la fallecida artista Belkis Ayón.

La sociedad abakuá y el estigma de la criminalidad y La sociedad abakuá y su influencia en el arte constituyen, sin lugar a dudas, un acierto de la emergente Editorial que ARTEX propone a los lectores de la Isla y a aquellos que, fuera de ella, sucumben al encantamiento de nuestra historia y cultura.

Categoría: Artículos | Tags: | | | | | |

El Caimán Barbudo © Todos los derechos reservados