Actualizado el 14 de octubre de 2013

Casa tomada 2013: ¡Esto es un asalto!

Por: . 11|10|2013

Utopía del idioma

Cartel del eventoLos pasillos, el portal, las salas, el patio, las escaleras, la biblioteca… Casa de las Américas abrió sus puertas y ventanas al III Encuentro de Jóvenes Artistas y Escritores de América Latina y el Caribe; y ellos entraron así, en tromba, ocupando cada espacio.

Como una olimpiada de la creación y el pensamiento novel del continente, regresa el evento, cuatro años después. Desde el 2009 han pasado muchas cosas, y era ya imprescindible verse, escucharse, tocarse, captar el pulso de una región dibujada, pensada y soñada más allá de su geografía.

Porque la identidad sigue siendo otro de nuestros dilemas existenciales. “Latinoamérica es una utopía social, intelectual, una utopía del idioma”. Lo dice AríManiel Cruz, realizador audiovisual puertorriqueño que vive repartido entre su isla y Nueva York. Fue justo en la Gran Manzana, conviviendo con la emigración dominicana y colombiana, donde se redescubrió a sí mismo como caribeño.

Así, viejas cuestiones se actualizan y reconfiguran para mantener su puesto en agenda. La vuelta de la política y la recolocación de Latinoamérica en el mundo, tema abordado en panel, da cuenta de cómo el largo itinerario de colonización, desgobierno, dictaduras y neoliberalismo, desemboca hoy en luchas sociales por una verdadera emancipación.

“Los intelectuales a veces pensamos que estamos por encima o al margen de la ‘ralea’ que se va a la huelga, y nos podemos quedar en casa escribiendo, ‘pensando’ la resistencia. Pues no, hay que hacer las dos cosas”. A pesar delsarcasmo habitual en él, Alejandro Carpio se pone serio para contar su experiencia en las manifestaciones de la Universidad de Puerto Rico (2009), desde su múltiple condición de escritor, crítico literario y docente.

La transdisciplinariedad caracteriza el hacer de unos cuantos aquí, que se desplazan entre diversos intereses, manifestaciones y espacios, devenidos hombres y mujeres del Renacimiento. No es casualidad, ya el comité organizador se había propuesto que los invitados desarrollaran varias funciones dentro del campo de la cultura.

De la Guatemala maya, como dice ella, llega Rosa Chávez, escritora, artesana, actriz, y promotora de su cultura. Por si fuera poco, también estudia cine y televisión. Hay quien lleva a la par tareas de investigador y poeta, incluso raras avis, como el paraguayo Juan Ramírez Biederman, un músico-abogado.

Por este camino de no hacer caso a los límites, los esposos Amalia Boselli y Iosi Havilio condujeron el taller Una escritura musical. “Consiste esencialmente en ampliar un poco el campo de batalla de la literatura, trayendo otros lenguajes al trabajo con el texto”, explica él. Con la obra de Carpentier como inspiración, diez narradores cubanos se dispusieron entonces a re-crear con palabras una pieza del compositor argentino Carmelo Saitta, llamada, precisamente, Macondo.

Supervivencia espiritual

Evento Casa tomadaMientras la tradición hala como el monte a la cabra, apropiarse de las nuevas tecnologías también va marcando los pasos del más joven arte latinoamericano. Galería Tomada fue el espacio para el net art, el video arte y la video instalación, así como los  blogs y comunidades digitales gestionados por creadores.

Según explica Nahela Hechavarría, especialista de esta manifestación en Casa de las Américas, se trata de comprender las artes visuales “no solamente desde departamentos estancos, digamos, pintura, grabado, escultura, que son las tradicionales y de mayor historia; sino que los nuevos medios están invadiendo también con visualidades que mezclan otras cosas”.

Pero no se vive del arte, o al menos es muy difícil hacerlo, tal como cuentan los protagonistas. Las tensiones con el mercado apenas ceden, mientras los circuitos institucionalizados, legitimados y legitimadores, distan de ser espacio propicio para voces personales, irreverentes.

Verónica López organiza en Argentina el Encuentro Latinoamericano de Teatro Independiente (ELTI). La actriz y su grupo han promovido ferias, rifas, fiestas… todo para reunir el dinero que alimentará las presentaciones. “Supervivencia espiritual”, le llama la dramaturga cubana Lilianne Lugo a la búsqueda de escenarios para sus obras, al constante inventarse sus propias tablas.

De todas maneras hay que hacer, decir cosas, porque “por algo soy actriz”, concluye Alegnis Castillo. “El teatro que más me gusta es aquel donde me sienta útil, donde uno pueda sentirse un ciudadano”.

Para el mexicano Damián Cervantes, director de Vaca 35, Teatro en Grupo, lo “independiente” es una opción, más allá de que no alcancen los recursos. El reto está en hacer un teatro de bajo costo que estéticamente sea poderoso. “Incluso ese bajo costo es parte de la estética”.

Si hablamos de aprovechar los limones y hacer limonada, probablemente nada mejor que la Red. Enredados se llamó pues la presentación de proyectos que pretenden colarse también en Internet. Claustrofobias.com, desde Santiago de Cuba, busca promover a jóvenes escritores de la Isla, donde quiera que estén. Los muchachos de Laboratorio Ibsen todavía dan sus primeros pasos virtuales, con un blog y un perfil en Facebook, pero el apellido “Plataforma escénica de experimentación social” sugiere que van por más.

No podían faltar las lecturas, asistir directamente al suceso creativo, sobre todo cuando las letras constituyen la manifestación con más representantes aquí. El uruguayo Jorge Alfonso necesita estar de pie para decir sus poemas. Diana, la brasileña, confiesa con voz de hada madrina: “el español no es mi lengua materna, pero es mi lengua poética”.

Alejandro Carpio es un cínico en toda laya, pero un cínico bueno. Se sabe al escuchar el fragmento de un cuento suyo, perteneciente a una serie de siete entregas que aún no terminan de nacer. Poca disciplina de quien se autodefine “un romántico” porque no escribe si no está inspirado. “A este paso creo que voy a terminar en el 2030, más o menos”.

De tal manera se va diseñando lo que la narradora cubana Dazra Novak denomina “croquis literario” de este tiempo, el cual permite saber qué están haciendo ahora mismo otros escritores jóvenes, los temas que abordan, las novedades de sus discursos. Significa descubrirse entre sí, “escuchar los textos en boca del autor, ponerle cara, cuerpo y voz a esos textos”, superando “el frío encuentro de una librería”, si acaso sucediera.

Edificar justicia, solidaridad, belleza

Lectura de participantes Toda casa necesita música. El concierto inaugural estuvo a cargo de Rodney Barreto y Oliver Valdés, estrellas de la batería que presentaron Drums La Habana, primera producción nacional, y suya, dedicada por entero a la percusión. Rodney se pregunta cómo a nadie se le había ocurrido antes hacer un disco como este, cuando se trata de un elemento raigal en la cultura cubana.

Para eso estuvo el Cruce musical, para acercarse a los porqués, los entretejidos de la investigación, el video clip, la composición y los ejes económico-industriales que atraviesan la labor de crear.

Muchas cosas han pasado desde 2009 en una región que despierta. “Nos sentamos a ver qué diferenciaba el contexto de producción juvenil —explica Maité Hernández-Lorenzo, coordinadora del encuentro— qué signo había cambiado, y había cambiado la apropiación social, la participación política desde el arte, la cultura y el pensamiento”.

Entonces la conciencia y la memoria, aunque adormiladas a ratos, persisten. Porque ser latinoamericano es además sinónimo de indígena, negro, pobre, mujer.

En esas coordenadas, los movimientos sociales resultan actores de primera línea, y Natalia Bieletto lo tiene claro. Asegura la musicóloga mexicana que por encima de los grandes procesos y los grandes líderes, la acción y la sensibilidad cotidianas son el lugar para edificar justicia, solidaridad, belleza.

A cuarenta años de los golpes militares en Chile y Uruguay, el “destino manifiesto” de Estados Unidos se instaura como nuestra más constante “maldita circunstancia”. Antes era con las balas, ahora con los medios de comunicación, sintetiza el escritor argentino Enzo Maqueira.

Miriela Fernández, periodista del Centro Memorial Dr. Martin Luther King, se refirió a cómo la comunicación popular ha jugado un rol fundamental en amplificar las voces de los movimientos sociales, y es a un tiempo resultado de esa larga lucha en América Latina.

El prisma del debate giró también en torno a las leyes de medios en Ecuador, Argentina y México, y sus acomodos políticos. Pero como subrayó Carlos Aguasaco, “estamos viviendo una época en que la tecnología avanza más rápido que la ley”.

“Ay, Obama/ vuélvete loco y vete pa’ La Habana”, bromea este profesor colombiano, cuando se acerca la hora de regresar a su trabajo en Nueva York. Con cierta mística particular, perceptible como el calor de septiembre, Casa Tomada ha sido puente, plaza para construir y deconstruir ese “nosotros” latinoamericano. Aquí se traza, en tres dimensiones y a color, un mapa del ser, estar y devenir del continente, visto desde el arte y la literatura.

Sin embargo “no basta solo conocernos, sino hacer una red y ver cómo seguimos en contacto”, se adelanta la actriz brasileña Camila Scudeler, convidando a “estar juntos en ese esfuerzo por comprendernos”. Es la misma idea que despidió aquella primera cita de los jóvenes creadores, en 1983.

Ya todos sonríen en la foto de familia, dentro de un rato va a empezar el concierto de música electrónica. Casi terminan estos cuatro intensos días. Y está el abuelo de la Casa, de bolchevique, guayabera y bastón, contemplando el movimiento. Iría a preguntarle qué le ha parecido el encuentro, qué fue lo que más le llamó la atención. Pero pocas veces se está frente a un poeta verdadero, y el impulso periodístico cede ante la infinita humildad, el respeto callado.

“¡Qué bullicio!”, pensaría él. “¡Qué ajetreo!”, seguramente. Como si de pronto hubieran hecho una fiesta sin invitarle. Pero no, este es otro tipo de abuelo, que (me imagino) sonríe, porque recuerda que él fue “más delincuente que sus hijos”, y ahora, tal vez, más bullicioso y más ajetreado que sus nietos.

Categoría: Artículos | Tags: | | | | | |

Director: Fidel Díaz Castro

Diseño web: Héctor Otero

Relaciones públicas: Racso Morejón

Redacción digital: Editor: Racso Morejón y Darío Alejandro Escobar

webmaster: Racso Morejón

Desarrollador web: Escael Marrero

El Caimán Barbudo © Todos los derechos reservados