Actualizado el 26 de diciembre de 2013

Segundo Congreso de la AHS:

Rastros y rostros

Por: . 18|12|2013

Lo que el viento nos dejó

Yunier RiquenesGuiños y saludos cruzados entre los presentes en la Sala Federico García Lorca del Centro Cultural Dulce María Loynaz.Unos se acomodaban, otros se estrechaban abrazos y ofrecían besos y sonrisas al por mayor, cada cual fue ocupando una butaca. La más joven y latente promoción de escritores de la isla estaba convocada ahí para romper esquemas y tirar los ambages a la papelera, sin reciclaje.

Luego de las presentaciones, a Yunier Riquenes, poeta y narrador que moderaba la mesa, se le escuchó un “Vamos pa´allá”. La Comisión 4, dedicada a discutir los temas relacionados con Literatura, Crítica e Investigación, quedaba a partir de ahí en galope libre. Bríos y jáquimas desatadas. Al debate corred escritores.

El Segundo Congreso de la Asociación Hermanos Saíz colocaba sobre rieles una locomotora de ideas, argumentos, incertidumbres y esfuerzos que apuestan por la voluntad de integrar ciertas zonas de nuestra experiencia cultural y social a la formación humanista de la juventud, pero con los códigos contemporáneos que ellos reclaman o tienen ya a mano. El futuro es hoy, formulaba con acierto un delegado.

Ariel Camejo, decano de la Facultad de Artes y Letras de la Universidad de la Habana, se refirió a este particular: “Los imaginarios de hoy son esencialmente visuales y hay que atacar desde la visualidad, si usted no consigue un producto que a la gente le guste, difícilmente podrá comunicarse con esa nueva generación que tiene otros intereses, tiene otro sensorium, como le llama un autor de la tradición latinoamericana, el sensorium de la espontaneidad, de la inmediatez; y nosotros tenemos que pensar hoy desde esas plataformas.”

No menos incitador fue el examen al estado de la crítica literaria actual, donde las palabras de Camejo sirvieron nuevamente de apoyatura: “La cuestión de los espacios para la crítica es un mito completamente falso. En Cuba hay infinidad de revistas, gran diversidad de espacios, incluso desde diversas áreas del conocimiento. Sin embargo, creo que la crítica está fragmentada por completo, balcanizada. El lector que lee Temas no lee La Siempreviva, el que lee La Siempreviva no lee La Gaceta, el que lee La Gaceta no lee El Caimán Barbudo; entonces tenemos muchas comunidades críticas viviendo felizmente ese aislamiento y no existe una conexión real entre ellos. En ese sentido me preocupa más a qué público se dirige esa crítica; yo creo que hay un público mayoritario que está perdido para la emisión del mensaje crítico sobre la producción cultural, que es el gran público, y hoy el problema de la crítica es que no llega a los grandes medios de difusión masiva, o que no existe un medio de difusión masiva concentrado en la crítica cultural. Hay voces muy aisladas, pero no existe una publicación para ese gran público, que emita mensajes sobre lo que está pasando con la cultura cubana contemporánea. Hay un aislamiento que tenemos que romper y creo que en ese sentido la AHS tendría mucho que hacer.”

Potenciar el estudio de la historia más reciente de nuestra nación fue otro desvelo de los jóvenes: mirar la Historia a partir de 1959, con la devoción y el desprejuicio de los que son protagonistas y con la ambición por rescatar de los intersticios de la memoria, más bien de los archivos históricos, una rica y casi inédita trayectoria social y política. En ese sentido Elier Ramírez, joven historiador, provocaba acerca de “proyectar una ley de desclasificación de documentos, apoyadas por comisiones que revisasen los trabajos y documentos atesorados en los archivos, lo cual redundaría en el conocimiento de la historia de los últimos 50 años por parte de los jóvenes”.

Yanser FragaEsta propuesta fue acogida con el murmullo que aprueba y aplaude. En otro momento de la sesión plenaria, Yanser Fraga, presidente de la AHS en Sancti Spíritus, recalcó: “Darles acceso a los jóvenes investigadores a los fondos creados por los Comités Provinciales del Partido, archivos que atesoran una importantísima colección de documentos. Debería ser una estrategia intencionada que los jóvenes puedan acceder a esas colecciones y aportar su mirada al fenómeno posrevolucionario.”

 Ecos y fronteras con la realidad

 “Metástasis”, “atavismos enquistados”, “momentos de cambio”, “producciones independientes” o “privadas”, “nubarrones elitistas”, “metamorfosis de la realidad”, “cultura de resistencia”, “responsabilidad en la formación de un individuo crítico y participativo”, “crítica punzante”: expresiones que se escuchaban, signos  de inconformidades formidables, como dijera alguien. Nada más parecido a un verdadero enjambre de ideas y puntos de vista que los jóvenes artistas y escritores intentan posicionar como justos reclamos, sobre las alertas o alarmas del estado de salud de las  producciones artístico-literarias y las competencias estéticas. Voces implicadas en el montaje y desmontaje del andamio para articular  políticas culturales, estrategias de producción, estimulación, promoción, comercialización y formación de lectores cada vez más interesados en los resultados creativos que asuman a partir de la otredad, la diferencia y, desde luego, la unidad ética.

No fue fortuito que un delegado defendiera la tesis de potenciar el principio humanista en que está inmersa la sociedad cubana para que se acelere el itinerario hacia la tolerancia. Como tampoco la idea del cambio de paradigma que está viviendo el mundo nos puede ser ajena; un cambio de paradigma que los jóvenes discuten, cuestionan, pero sobre los cuáles deben diseñar los valores morales propios, los que se atemperan a su entorno. “Actualizar el país desde la cultura”, expresaba a modo de síntesis Elier Ramírez.

La disponibilidad y alcance para todos los creadores, miembros o no de la AHS, de “la libre bitácora de navegación y no de naufragio”, como apuntara un delegado refiriéndose al acceso a internet, no escapó del colimador de este Congreso. Los jóvenes artistas y escritores alertaban sobre la importancia vital de poner esos medios y servicios en manos de los intelectuales “en función de cortarles la iniciativas a propuestas de índole subversivas que están a la vanguardia de la producción y promoción de literaturas poco atractivas, espacios que son colmados por proyectos que verdaderamente no representan los intereses de los jóvenes creadores”.

Jorge Luis Rodriguez De particular importancia resultó la intervención de Jorge Luis Rodríguez, director de la Editorial Sed de Belleza, quien manifestó: “Internet se ha mencionado en todas las comisiones. El cable está funcionando en Cuba, como todos sabemos, el cable existe y aunque el Ministerio de Cultura no es quien decide los precios ni decide las cuotas de la conectividad en Cuba, tú pagas y te sientas con una conectividad de dos megas, que no es la mejor del mundo pero es bastante buena. Ya no es un mito, no es por satélite, hay un cable que, como se nos promocionó en el Granma y en Juventud Rebelde iba a ser útil y valedero y se iba a multiplicar la conectividad por 30000 veces. Yo no sé dónde están esas 30000 veces que nosotros no las vemos, creo que hay que decir las cosas por su nombre y creo que no hay una verdadera voluntad de ofrecernos internet ni por la AHS ni por el MINCULT, pero ETECSA no es un ente de otro país, ya pertenece a Cuba completamente, es decir, yo creo que el congreso debe pronunciarse en el sentido de exigir una verdadera conectividad para los asociados”.

Temas hubo para una antología de la problemática cultural de la isla.“Tomar no solo la palabra sino la acción, zafarnos de todas las políticas del ‛pichón”, reclamó la escritora Jamila Medina, y enfatizó en que hay que buscar “que cada vez actúen menos las verticalidades y el hecho de identificar a las instituciones con ciertas personas, con el ánimo de buscar más horizontalidad en la gestión de sus intereses”.

 La educación artística bajo el microscopio

 La sesión número 6 del Congreso tuvo sus coordenadas de espacio y tiempo el jueves 17 de octubre en la sede del ISA. Una vez leído el informe de trabajo de la Comisión de Enseñanza Artística,losdelegados expusieron sus inquietudes, dudas, reclamos, propuestas, críticas y expectativas, con hondura y sin ambigüedad. Los jóvenes se interesaron en la necesidad de garantizar el futuro de la enseñanza del arte a todos los niveles de la educación en el país, así como priorizar la rehabilitación constructiva de las diferentes sedes de enseñanza que existen en la isla.

Quedó registrado como un desafío que tiene por delante la AHS, el hecho de “trabajar desde todos los escenarios posibles para que la enseñanza artística  en Cuba alcance sus mejores desempeños”, sobre todo porque los egresados de estas escuelas representan la vena natural y la fuente permanente del suceder de la vanguardia artística y literaria del país.

Algunas de las más sensibles intervenciones denotan la urgencia de los temas tratados en este congreso y ofrecen una dimensión de la profundidad con que asumen los jóvenes su compromiso con el arte y su vocación de cubanos. Dice Rafael Ramírez, graduado de la FAMCA, profesor de la filial del ISA de medios audiovisuales en Holguín y de la Escuela de Artes plásticas del ALBA:

“Yo siento una crisis en el lenguaje expresivo del creador, que viene de la manera en que se está impartiendo esta enseñanza, no es que el programa esté mal estructurado en sí, el problema es que falta una actualización de ese programa de estudio, sobre todo su bibliografía, acorde a las dinámicas que se está moviendo en el mundo contemporáneo (…) Hay un problema serio con la enseñanza de la Filosofía, por ejemplo. Esa llamada Historia de la Filosofía que se da, realmente seguimos trabajando las mismas arquitecturas mentales… Hay que ver de qué manera entramos a la filosofía ya del siglo XXI, del 50 para acá (…) Siento que en este país hay una crisis en el lenguaje formal del audiovisual, y lo siento en el ISA como profesor, entonces esa evolución formal no se está acabando de implementar.”

Tanmy LopezTanmy, graduada del ISA en la especialidad de violín clásico, relató a los presentes: “La enseñanza de música clásica es bien fuerte, se da con todo rigor, se enseña muy bien la técnica del violín y a todos los grandes de la música clásica. Pero pienso que nos falta enseñar la música cubana con el violín también, no solamente defender la música clásica, sino estudiar los ritmos de la Aragón, los contra cantos del violín cubano, porque está pasando que terminas el ISA y cuando te enfrentas a trabajar tienes que tocar música cubana porque la música clásica es un problema para vivir de ella, es más difícil porque tiene menos público, entonces tienes que retomar tus raíces y tienes que empezar de cero y ponerte a escuchar y a ver cómo es que lo hacían los grandes, que al final son tus orígenes. (…) Soy una joven que creé un proyecto, pertenezco a una empresa, empresas que son necesarias para poder vincularte con el trabajo directo, para poder cobrar por tu trabajo, pero sucede algo, tiene que salir uno a buscar ese trabajo, mover tus instrumentos por tus medios con recursos que no existen, herramientas necesarias como los instrumentos un audio. En algún momento existió TECUN, que permitía la venta de computadoras y otros accesorios. Me pregunto yo si se pudiera hacer alguna gestión para que el músico pueda ir pagando poco a poco un módulo de audio o algo que necesite, como mismo se ha hecho con los refrigeradores, que los van descontando…”

Yasek ManzanoPor su parte, el trompetista Yasek Manzano apelaba a la idea de organizar “un programa para estudiar la música cubana en todos los aspectos, su historicidad, su filosofía, todas sus raíces, pero en profundidad. Ya que vivimos en un país que tenemos tanta riqueza musical y tenemos tanta historia, que se nos ha robado, tenemos una crisis tan fuerte de identidad porque hemos creado una grieta supergrande, hemos creado un vacío y una separación enorme, abismal, entre la música clásica y la música cubana, las cuales ya se habían unido en nuestra historia por compositores como el maestro Lecuona, y creo que ese abismo debemos resolverlo con un nuevo programa dirigido a estudiar y profundizar la música cubana desde los inicios de la enseñanza, desde el nivel elemental. Eso puede ayudar muchísimo a reubicar la identidad de nuestro pueblo, nuestra identidad cultural, nuestra identidad nacional. “

Sobre el desafío que el proceso de formación y enseñanza significa para los claustros de profesores de las escuelas y las universidades de arte, Yerandy Fleites, graduado y profesor del ISA, expuso: “Me preocupa sobre todo la idea de que estos claustros jóvenes, que no son muchos, si tenemos en cuenta la fractura que hubo en los 90, cuando más sólidos están, cuando están canalizando una experiencia  buena y poderosa en las aulas se van, lo mismo del país que del ISA, o cambian la enseñanza artística en el ISA por la fritura, hablo en el sentido de un cambio de actividades que tienen una mejor remuneración económica. Es lamentable, porque los maestros son cada vez menos. Qué pasa si de pronto, como pasó con Nara Mansur o con Abel González Melo, que eran un núcleo sólido de profesores del seminario de Dramaturgia, se van del país o están vinculados a otras actividades por un problema elemental deeconomía. Dando clases en el ISA no se puede vivir con el salario que pagan, hay que pensar qué pasará dentro de 20 años, cuando ese maestro que ha formado a otros durante 30 años ya no esté. La universidad necesita profesoresestables, que se puedan concentrar en lo que está pasando en las aulas y para esto obviamente la calidad de las clases tiene que ser superior. Solo se puede lograr eso si un profesor puede trabajar en el ISA, amén de que no descuide su carrera como profesional, porque lo primero que hay que garantizar, cosa con lo que estoy de acuerdo en el informe, no es la capacidad de un docente, sino el profesional primero y luego entonces la metodología… Que formen a ese hombre como pedagogo, pero lo primero es el profesional, si no es un profesional de privilegio el que está frente a un aula dando la especialidad, eso está bajo sospecha. Una persona viva en el ámbito profesional contemporáneo, luego entonces al pedagogo si hiciera falta. La problemática está en que hay que encontrar una estrategia que logre económicamente sostener los claustros de profesores jóvenes en la Universidad.”

Este fue un Congreso donde se dijeron las cosas cómo se tienen que decir, a quiénes se tienen que decir y dónde se tiene que decir. ¿Habrá pensado la AHS compilar las intervenciones de sus delegados a este Segundo Congreso? Porque bien lo merecen.

Categoría: Artículos | Tags: | | | | | | | |

Director: Fidel Díaz Castro

Diseño web: Héctor Otero

Relaciones públicas: Racso Morejón

Redacción digital: Editor: Racso Morejón y Darío Alejandro Escobar

webmaster: Racso Morejón

Desarrollador web: Escael Marrero

El Caimán Barbudo © Todos los derechos reservados