Actualizado el 9 de marzo de 2015

Viaje a la Semilla , un periplo sin regreso

Por: . 6|3|2015

Cuando en el año 1995 el país se hacia a la idea de que todo sueño se perdía en la escasez de las cosas mas perentorias y los sueños se volvían a la imaginación de mundos que excluían palabras como compartir, intercambiar, sentir juntos por el arte, un grupo de personas en Villa Clara, bajo la égida de Pedro Méndez y Raúl Santoserpa, decidió crear un sueño bello: hacer que los artistas de la plástica que ya no vivían en la provincia natal regresaran y por unos días, compartieran con los artistas residentes y con el publico del terruño que les admiraba. Estaba surgiendo Viaje a la Semilla.

El proyecto consistía en mostrar en exposiciones personales y colectivas, al público de Villa Clara, lo que hacia cada uno de ellos, establecer un diálogo fructífero y un intercambio de experiencias que nutrieran a los que estaban y a los que venían, de aquello que era común a todos: las ganas de hacer.

Al mismo tiempo, se realizaban acciones de goce, ya que el proyecto incluía a las familias de los artistas participantes. El espacio no resultó solo de intercambio profesional, sino también social, que trajo, y en verdad lo hizo, muchos sentimientos de reencuentro. Los artistas que no eran oriundos de la capital provincial, realizaron exposiciones en sus municipios de origen, a donde muchos no habían vuelto jamás. Esto permitió a muchas personas conocer que en su pueblo, ese de todos los días, era el mismo que había dado a luz a tal o mas cual artista de cierto o gran renombre.

El grupo inicial fue pequeño en verdad. Incluía a Edel Bordón, Cesar Leal, Zaida del Río, Raúl Santoserpa, pero con los años el proyecto creció, convirtiéndose en uno de los más importantes fuera de La Habana.

Pero era más importante participar, crear juntos, volver a ver a los amigos y mostrarles lo que hacíamos. El Viaje a la Semilla se hacia porque sí, y todos sentíamos un frescor en el rostro cada vez que llegaba el momento.Al Viaje a la Semilla se le deben algunas iniciativas importantes surgidas bajo la sombra de ese proyecto, como la galería de arte contemporáneo del municipio Cifuentes; me atrevería a decir que es la más completa colección de arte contemporáneo cubano en un municipio. También están la colección, un tanto más pequeña, del municipio de Remedios y el notable enriquecimiento de la colección de arte del museo Casa de la Ciudad de Santa Clara.

Cada año, un grupo de los más destacados artistas plásticos se aprestaban a partir hacia Santa Clara para mostrar lo último de su creación y para intercambiar con el público y con los artistas residentes en aquella ciudad. El esfuerzo de logística que se hacia en Santa Clara era titánico. Los organizadores del evento hicieran maravillas para que los invitados se sintieran cómodos, no siempre lográndolo. Pero era más importante participar, crear juntos, volver a ver a los amigos y mostrarles lo que hacíamos. El Viaje a la Semilla se hacia porque sí, y todos sentíamos un frescor en el rostro cada vez que llegaba el momento.

A partir de 2009, el proyecto recibió una inyección de energía con nuevos organizadores y nuevas formas, pero fue la participación de Alexander Rodríguez Rosada, a la sazón Presidente del Gobierno Provincial en Villa Clara, lo que facilitó se convirtiera en un nuevo aire para la ilusión de los participantes.

Desde hacia algún tiempo, el objetivo de intercambio se estaba perdiendo, ante la creciente apatía de los artistas locales. Comenzó a hablarse del fin del proyecto, ahora que se había logrado extender las colecciones de arte contemporáneo al municipio de Remedios. Como herramienta para el desarrollo cultural con la que no cuenta ningún otro territorio en el país, los instructores de arte y los promotores culturales  podían mostrar en vivo la obra de los artistas más renombrados de estos tiempos en Cuba, muchos de los cuales son oriundos de la antigua provincia Las Villas: Wifredo Lam (Sagua la Grande), Leopoldo Romañach (Caibarién), Zaida del Rio (Zulueta), Raúl Santoserpa (Cifuentes), Pedro de Oraá (Caibarién), Cesar Leal (Sagüa la Grande), Lesbia Vent Dumois (Cienfuegos), José Antonio Rodríguez Fuster (Caibarién), y muchos más.

Pero un extraño provincianismo negativo se había adueñado del alma de los creadores locales y comenzaron a ver el evento como una fiesta inmerecida para los visitantes, mientras otras necesidades eran ignoradas por los gestores del arte en la provincia. “¿Por qué rendir pleitesía?”, decían. “No me dieron oportunidad por la calidad de mi obra, mientras traen obras mediocres de los que vienen.” Esos planteamientos y otros de carácter organizativo, resquebrajaban el ánimo. Cada vez era más difícil conciliar el evento. Fragmentadas las posturas de las instituciones y descontentos los artistas.

En 2011 se celebró el último Viaje a la semilla. Venció la apatía. Alexander Rodríguez, que había tomado el evento con el calor de un entusiasta aficionado, y se había preocupado porque no hubiera obstáculos para la producción del mismo, ya no estaba al frente del gobierno provincial. Maritza Marrero, presidenta del Consejo Provincial de las Artes Plásticas, su equipo de trabajo, y el organizador del evento desde la UNEAC Nacional, no alcanzaban a organizarlo. Las nuevas autoridades no respondieron. Otras autoridades no respondieron nunca. ¿Cómo conseguir los alojamientos, las comidas, los transportes? Eso en el plano económico. En el plano intelectual, ya estaba decretada la desaparición por los artistas locales. Desapareció el proyecto.

El sueño de unión, de intercambio, de compartir de los fundadores, se extinguió. El Viaje a la Semilla se convirtió en un periplo sin regreso. En el recuerdo de algunos, los esfuerzos de los organizadores, los días felices de creación en el terruño. En otras mentes, el sabor de haber destruido, de haber eliminado el sueño de alguien. Para algunos nada…

Categoría: Artículos | Tags: | | | | |

Director: Fidel Díaz Castro

Diseño web: Héctor Otero

Relaciones públicas: Racso Morejón

Redacción digital: Editor: Racso Morejón y Darío Alejandro Escobar

webmaster: Racso Morejón

Desarrollador web: Escael Marrero

El Caimán Barbudo © Todos los derechos reservados