Actualizado el 29 de enero de 2018

Tres toques de Makuta para Benny Moré

Por: . 24|1|2018

Tarja del Cabildo Congo de san Antonio de paduaTres toques sobre la Piedra aseguran la entrada al Cabildo Congo de Santa Isabel de Las Lajas. Una hora antes habíamos zarpado desde Cienfuegos en una legendaria guagua Girón, parte de nuestros símbolos más cotidianos. El paisaje, similar al del resto de los municipios más lejanos de provincias como Pinar del Río o Camagüey nos revela sus casas situadas a ambos lados de la carretera, los campos de caña, de maíz, el tradicional cruce de trenes, y los letreros que ubican al viajero cuando le apena preguntar dónde está.

Íbamos camino a la tierra del Benny, a pisar sus calles, conocer su gente, disfrutar la brisa fresca, calmada. Al llegar, descubrimos a un pueblo jovial y conversador, magia de parques que no tienen Wifi, pero que convocan a la gente a tomarse un café sin la agitación de las grandes urbes, y de vez en vez mirar la estatua del Benny que parece hablarte con la mirada.

A pocas cuadras del Centro Histórico de Lajas, llegamos a una casa de madera carcomida, pintada de blanco, con grandes puertas y ventanales azules, techo a dos aguas. En el último de los tres peldaños de la entrada, una señora que peina canas nos da la bienvenida. Viste una saya carmelita y una blusa blanca de escote pronunciado. En el pelo usa un pañuelo y justo detrás de la oreja derecha tiene una albahaca blanca. Su nombre es Madelaine Hernández y es la directora y promotora cultural del grupo folclórico Makuta del Cabildo. Ella nos indica que para entrar debemos inclinarnos y tocar la Piedra tres veces con la mano derecha: una suerte de permiso a alguna deidad; y por supuesto, portar una albahaca detrás de la oreja mientras dure la presentación.

Tarja del sitio donde inició su vida artística Benny MoréAdentro nos recibe un altar con velas amarillas dedicadas a San Antonio de Padua, Oggún, el guerrero. Claro, no podía faltar el Elegguá siempre tras la puerta. El Cabildo Congo, creado en 1886, atesora los tambores makuta que se encontraban en los barracones del central Caraca, donde los esclavos iban a refugiarse, a olvidarse de los azotes y crear su arte sin restricciones ni miramientos. ¡Era aquello un verdadero templo sagrado donde solo importaba una raza: la humana!

El proyecto comunitario debe su génesis a la restauración del cabildo en 1998. A casi dos décadas de labor, el arsenal de premios que han recibido es muy vasto, los cuales avalan su trayectoria en defensa del folclore y las tradiciones más auténticas que nos identifican como seres transculturales. Entre ellos, el Premio Memoria Viva del Instituto Cubano de Investigación Cultural Juan Marinello en 2005, el Premio Jagua, lauro importante para los cienfuegueros y, además, fueron declarados como Grupo Portador en 2010.

Como el Benny, los integrantes del grupo son hombres y mujeres descendientes de los congos de la barriada. Es mediodía y anuncian que bajo ningún precepto se puede iniciar la ceremonia, pues la religión no negocia este principio. Pasada las doce en punto comienzan los toques. La estructura danzaria consta de dos partes: el Ceremonial de la Bandera, que se compone de tres cantos en los cuales puertas y ventanas deben permanecer desocupadas; y un segundo momento nombrado Jindinga, en el que los tambores, protagonistas del espectáculo, ocupan el centro de la escena. La coreografía nos invita a danzar en círculos alrededor de ellos, guiados por la fuerza vocal de la solista principal. Algunos intentan quedarse al margen en la segunda danza; pero no es posible, la sonoridad atrapa, la piel se eriza, los ancestros llaman…

AltarTermina la ceremonia y al salir seguimos la tradición de ese campo santo dejando la albahaca ya marchita sobre la Piedra. Pero quedo pensativa, con ganas… y casi por instinto pido un deseo a Oggún y luego siento aquella voz en mi cabeza, que me enamora y me invita a desplazarme nuevamente hacia los tres toques de tambores, para esta vez bailar con él.

Categoría: Artículos | Tags: | | | | |

Director: Fidel Díaz Castro

Diseño web: Héctor Otero

Relaciones públicas: Racso Morejón

Redacción digital: Editor: Racso Morejón

webmaster: Racso Morejón

Desarrollador web: Escael Marrero

El Caimán Barbudo © Todos los derechos reservados