Actualizado el 8 de julio de 2011

Con 2 que se quieran:

Amaury le pone corazón y todas las energías

Por: . 10|12|2010

Con 2 que se quieran ya no se graba en las vetustas instalaciones del ICAIC en La Habana Vieja, sino en los modernos Estudios Abdala de Miramar. “Cambié el estudio de grabación porque se rompió el aire acondicionado en los de Prado y la técnica no funcionaba con 42 grados en pleno verano. Ni la técnica ni los técnicos, ni los invitados, ni yo”, me confesó el progenitor del programa. Pero el decorado que lo ha distinguido desde el inicio no ha cambiado. La sobriedad y la sencillez del set permiten que la atención se dirija a los entrevistados y al entrevistador. Y ese es su primer mérito: conseguir que en la pantalla televisiva lo importante sea lo que se dice.

Claro que la cámara desempeña un rol esencial: mostrar las reacciones de uno y otro rostro en el decursar de la entrevista. Y como se trata de ese género, el resultado final del programa dependerá en una buena parte del carisma del hombre o la mujer que se sometan a la garra develadora de Amaury Pérez Vidal. En un comentario, el colega avileño José Aurelio Paz apuntaba con razón: “Es la magia de palabras, en que ambos se envuelven, lo que consigue el embrujo. De un lado, un individuo que por la intensidad con que ha vivido, casi hiperquinética, diría yo, que la he percibido en apenas dos encuentros personales, posee un trasfondo de vida que le convierte en un verdadero comunicador, enriquecido y enriquecedor a la vez. Del otro ‘el pez’: personajes de una riqueza más espiritual que material muchas veces, a pesar de su profunda trayectoria y entrega, que se dejan desnudar frente a luces y cámaras, apenas sin darse cuenta de que por ese pequeño angular le están viendo el alma miles de personas”.

Este hombre con una formación prácticamente autodidacta, se dio a conocer primero como trovador, con canciones que han devenido clásicas como “Acuérdate de abril”. Pero también es escritor, ha sido director de espectáculos y es un excelente conductor, locutor o animador de espacios televisivos.

Si una se pone a detallar a Amaury, encuentra que no tiene esa voz que paraliza a quien la escucha, ni es tampoco de los hombres a quienes se les puede llamar Adonis, por el mítico héroe griego; pero este contemporáneo tiene dos cosas imprescindibles para conducir un espacio televisivo: carisma y cultura.

Con 2 que se quieran es un programa que tal como se presenta sólo puede ser hecho por Amaury. El guión y la dirección es de él, por tanto es lógico que esté pensado “a su imagen y semejanza”, hecho que aplaudo. Porque logró que no se pareciera a ningún otro programa y tiene un nivel de teleaudiencia y de gusto, por encima incluso de lo previsto.

Estudioso de los medios y hacedor él mismo de excelentes programas (A capella y Música del mundo), el Guille Vilar sostiene: “Gracias a su estrecha relación con los entrevistados y por medio de un fundamentado cuestionario, Amaury los conduce hábilmente hasta el punto preciso donde se sienten tan a gusto que hasta parecen olvidar las cámaras, para entonces abrirnos el alma con anécdotas polémicas, otras de profunda intimidad o las de un criollo sentido del humor, pero siempre con Cuba dentro de cada cual y por eso es que los vemos grandes en su prestigio a la vez de asumir la certeza que de cruzarnos con ellos en la calle, podríamos saludarlos sin mayores protocolos como ocurre entre amigos”.

Esta no es una propuesta que puede conquistar fácilmente a cierta parte del público; pero hay otra, aquella para la que el placer esta avalado por un toque de inteligencia, que sí busca cada emisión de Con 2… Conozco médicos, amas de casa, dependientes de farmacias, técnicos a los que con frecuencia he escuchado comentar acerca del entrevistado, de lo que no sabían de él.

Hace un tiempo le pregunté a su creador por qué asumir las tres funciones: director y guionista y conductor… ¿Te da más seguridad? ¿O es que así eres más libre?Su respuesta no se hizo esperar: “La idea es mía, lo conduzco yo, soy el guionista, el autor del tema musical de presentación y también hago la dirección general. ¿Qué pecado hay en esta suerte de multioficio profesional? Me gusta tener el control y asumir la responsabilidad total de lo que hago, eso no me hace más libre sino todo lo contrario; soy presa de mi propio frenesí y ansias de perfección; trabajo a un ritmo incalculable y demencial, genero ideas constantemente, acierto muchas veces y otras yerro; pero intento ser un ejemplo y un motor para el resto de mi equipo y convertirlos (convertirnos) en un monstruo de múltiples cabezas. Los errores los asumo en singular y el éxito lo comparto con todos, esa es ni más ni menos mi manera de trabajar”.

Amaury ha confesado que en temas peliagudos, le ha preguntado a su invitado si acepta o no hablar del asunto: una actitud válida para lograr un buen rapportentre el singular inquisidor y su victima voluntaria.

Por suerte, para quienes no disfrutaron de los programas por televisión se han realizado DVDde las primeras entregas de Con 2 que se quieran. Tal hecho, hasta entonces inédito en Cuba, fue posible por la unión de voluntades y recursos, entre el Ministerio de Cultura, el Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográfica (ICAIC), la Agencia Cubana de Derecho Autor Musical (ACDAM) y el Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT). Le interrogo sobre otros discos y dice: “Saldrán otros DVDs pero el engranaje no es bueno y vamos MUY LENNNNNTOOOOO!!!!!!”
Además de los DVD se une la posibilidad de leer las entrevistas que se publican en el sitio web Cubadebate, que ha estimulado el dialogo de los realizadores con sus fans; un foro en el que especialmente Amaury interviene con asiduidad.

Un día le comenté que siempre responde a los correos y me dijo: “No. Recibo cientos de correos y mensajes telefónicos en los días posteriores a la emisión de los programas. Si son laudatorios me abrumo. En lo más hondo soy un hombre tímido y no sé qué contestar. Si son mails escritos con mala fe los desecho y olvido pronto, los leo todos y contesto algunos, normalmente los que superan y disparan mi emoción o los que traen proposiciones dignas de tomar en cuenta”.

Tener transcriptas las entrevistas, posibilita la impresión de un interesante volumen que contenga las confesiones de un grupo importantes de artistas. “El libro no saldrá para la próxima Feria porque todavía, hasta principios de junio, estaremos al aire”, me comenta el guionista y director, quien también explica sobre el numero total de programas: “Llegaré hasta 58, y después se emitirán dos de resumen y making off que tendrán una hora cada uno. Así completaremos los 60 convenidos y abur como decía mi abuelo chaparrero”.

Lo que ha significado para Amaury el espacio Con 2 que… es otra de mis preguntas y sin pensarlo mucho, afirma: “El infinito sabor de comprobar que si haces algo a lo que le pones el corazón y todas las energías, recibes a cambio el cariño de un pueblo que es más que la admiración del mismo. Este programa me acercó a una popularidad repleta de cariño; nunca lo imaginé, estoy sorprendido y me siento honrado.”

Categoría: Audiovisuales | Tags: | |

El Caimán Barbudo © Todos los derechos reservados