Actualizado el 7 de marzo de 2014

Gravity:

Salvar a la cosmonauta Ryan

Por: . 7|3|2014

Gravedad En la atiborrada de reconocimientos Gravedad (Gravity, 2013), Sandra Bullock y George Clooney son dos científicos, de un pequeño grupo de tres, quienes además de realizar tareas de investigación en una de las estaciones orbitales norteamericanas en el espacio, deben emprender quehaceres de mantenimiento en el telescopio espacial Hubble. Durante cierta de esas caminatas cósmicas, todo el sistema técnico de su nave Explorer sufre desperfectos mayores, como consecuencia de la tormenta de residuos ocasionada por la explosión de un satélite ruso atacado por misiles. Miss Simpatía (nunca soñé verla de cosmonauta) es expulsada a la nada sideral, pero el viejo Clooney, sin dejar de hacer bromas ni un nanosegundo aunque sepa que la muerte será el precio seguro de su altruista acción, la rescata de sucumbir en las tinieblas de la eternidad galáctica. Él, a lo Tim Robbins en Misión a Marte (Brian de Palma, 2002) se inmola, para que el otro pueda conseguir el objetivo cimero.

Toda esta zona introductoria del filme dirigido por el mexicano Alfonso Cuarón, de eco bradburiano el segmento (en específico del cuento de Ray llamado Calidoscopio), es realmente deslumbrante e impacta tanto por su impoluta factura técnica como por la maestría visual de su compatriota, ese poeta de la fotografía llamado Emmanuel Luzbeki, para sellar en el fotograma inenarrablemente majestuosas tomas virtuales de la Tierra desde un punto de vista visual cósmico. Es tan certero el trabajo del fotógrafo de La leyenda de ljinete sin cabeza que su talento, junto con el de los operadores de animación digital —básicos aquí—, incluso es capaz de captarse en 2D. Imaginémoslo en 3D, con las gafitas…

La puesta en escena de la colisión de los restos satelitales con la nave se integra a una unidad secuencial cinemática que, en términos genéricos, constituye lo más depurado hecho en la ciencia-ficción en muchos años. Baza a favor del más atinado empleo del CGI o imágenes generadas por ordenador. Al margen, empero, de que todo lo relativo a la persecución salvatoria de Clooney a Sandrita no posee credibilidad científica alguna. Si eso sucede a 600 kilómetros de altura, ni Gary Cooper arriba de Superman lograrían rescatar a un Tiranosaurio Rex.

El director de Niños del hombre (la película mayor de Cuarón; por arriba de Solo con tu pareja, La princesita, Y tu mamá también; milenios luz mejor que las deprimentes Grandes esperanzas y Harry Potter y el prisionero de Azbakán) cuenta a partir de esta obertura una clásica fábula redentora de supervivencia, envuelta en relato de superación personal e historia épica del retorno a casa, al más viejo e inveterado estilo hollywoodense. Con clase, charme, distinción, uso programático del tiempo y el ritmo en pantalla en ajustados noventa minutos; pero, a la larga, lo dicho… no le busquemos más.

Cuarón sabe jugar de manera eficaz con la sensación de miedo, angustia; se apropia de la subjetiva para recalcar la línea de suspense de la narración; sin embargo, quiere emocionar, impactar demasiado y bordea la delgada línea de la saturación con el trauma personal de la Bullock y su travesía-ovo profetal de regreso a la cuna terrestre de su “renacimiento”. Además, el realizador comete tonterías amateurs, como esa de volver a sacar el ya sobado planito del tornillo que se le escapa a la protagonista hacia la cámara.

El, tan alabado por algunos, asunto de mantener o levantar la historia casi con un solo personaje en acción, sin perder la atención del respetable, resulta meritorio, pero nada original si recordamos que desde Alfred Hitchcock, pasando por Robert Zemeckis, el Rodrigo Cortés de Enterrado y el Duncan Jones de Moon, hasta películas de cinematografías tan poco conocidas como la israelita (el filme Líbano, dirigido en 2009 por Samuel Maoz), lo hicieron antes y bien. Y si de buenos, largos planos secuencias hablamos, a propósito del inicial de Gravedad, ahí está de nuevo el gordo inglés director de La soga (1948), Welles, Scorsese, Antonioni, Altman, Allen, Sokurov…

En cambio, sí representa motivo de distinción para el también coguionista Cuarón un hecho en el cual no han reparado ninguno de los centenares de artículos o críticas laudatorias del largometraje publicados en la prensa mundial. Si bien la causa, aunque no intencionada, de que el equipo imperial se despedace en la infinidad espacial la tienen los rusos, son dos artefactos tecnológicos con bandera de Moscú (la Soyuz) y Beijing (la Estación Orbital China con su bote salvavidas Zhenzhou) los encargados de salvar a la muy gringa Sandra, para traerla de vuelta a la Tierra y le sea a posible a ella — literalmente—“aruñarla” durante el cardio-estrujador plano postrero. O sea, los rusos junto a los chinos constituyen las bases tecnológicas para el rescate de esta soldada Ryan de las galaxias (de hecho el personaje de la Bullock se nombra Ryan Stone); no un americanazo redentor con la bonhomía de Tom Hanks, ni la sala de control de la NASA en Houston —por esta dichosa vez apagada, shut down—; ni el presidente en el centro de mando de la Casa Blanca.

Alfonso no incurre en esta última imbecilidad, tan de moda dentro de la pantalla patriotera gringa; e inteligente, previsor, confiere —con suma valentía—, el aludido nivel de lectura. Concederlo, en una producción mainstream estadounidense donde nunca puede perderse de vista el punto número 1 de su plataforma programática cinematográfica: “somos los mejores del mundo, estamos en el planeta para salvarlo y no necesitamos de nadie”, representa suceso cuando menos singular.

Categoría: Audiovisuales | Tags: |

Director: Fidel Díaz Castro

Diseño web: Héctor Otero

Relaciones públicas: Racso Morejón

Redacción digital: Editor: Racso Morejón y Darío Alejandro Escobar

webmaster: Racso Morejón

Desarrollador web: Escael Marrero

El Caimán Barbudo © Todos los derechos reservados