Actualizado el 9 de mayo de 2014

Una Muestra Joven con ficciones desde el género

Por: . 2|5|2014

Las ventanasEn la Cuba actual donde se habla tanto de género y se amplían los debates sobre las masculinidades hegemónicas, como parte del programa de la 13 Muestra Joven fueron presentados tres cortos que centran sus historias en mujeres que atraviesan momentos de crisis en sus vidas. Historias que ponen los conflictos de género como punto de partida, sin dudas; pero desde zonas menos abordadas como la prostitución que culmina en crimen, en Miénteme bien, Jackie Chang; la frustración a partir de la ausencia de libertad a causa del conflicto madre-hija, en Las Ventanas; y un amor lésbico no correspondido y agravado por la sustitución laboral debido a la edad, en La trucha.

Miénteme bien, Jackie Chang  es un corto realizado por Adolfo Mena —Nani y Tati, premio de la Mejor ficción en 2013— donde comparte autoría con Grethel Castillo. Miénteme bien…  cuenta la historia de una prostituta que elige cliente al azar en un bar, pero la cena después del sexo se convierte en verdadero ritual pre-mortem. Esta obra al estilo del thriller constituye la primera de tres historias que integran el proyecto de mediometraje Chinatown-Downtown.

Ambos personajes están bien delineados: desde la frialdad del sujeto y su supuesta “normalidad”, hasta el quiebre de ella por no poder sostener más el rol de “puta feliz”. Se agradece  la secuencia de montaje donde cada etapa del sexo se relaciona con una fase de la elaboración del menú; concatenación que se torna escalofriante al no ser más que preámbulo de la verdadera posesión, revelada en la foto de la mujer muerta en postura de pez.

La puesta destaca por su limpieza, desde el tratamiento sobrio de la escenografía —característica que apoya la naturaleza psicopática del fotógrafo— hasta el carácter contenido de las actuaciones. La fotografía estuvo a cargo de Lorenzo Casadio y la dirección de arte de Miguel Garcés. Vale, además, destacar el pulso de los realizadores para en pocos minutos dar espacio al conflicto de la mujer, que si bien no es la protagonista de la historia permite el acercamiento a una problemática contemporánea, reforzada por la visión de toda una serie de mujeres asesinadas.

Miénteme bien, Jackie Chang  se aleja del expresionismo grotesco con el cual nos paralizó Mena en Nani y Tati. Ahora, junto a Grethel Castillo, se asiste a una historia de tema convencional y narrada desde cánones clásicos, en una especie de regusto por los códigos de la belleza formal. ¿Estética comercial? Sí. Una obra para el deleite, donde se nos desmarca Adolfo Mena de su anterior trabajo y se abre la interrogante sobre qué van a traer estas nuevas caminatas por el Barrio Chino de La Habana.

En Las Ventanas, Maryulis Alfonso plantea otro tipo de frustraciones.  Graduada en la especialidad de Edición en la Facultad de Arte de los Medios de Comunicación Audiovisual (FAMCA), la realizadora ha participado en la Muestra Joven ICAIC desde su novena convocatoria. Las ventanas cuenta la historia de Lucía, artesana de cuarenta años, que vive encerrada en su apartamento. Su carencia de libertad auténtica, de realización personal, se enfatiza desde la puesta y la selección de la locación. Las ventanas no dan hacia el exterior sino que subrayan su estado de encierro.  Las muñecas de barro que fabrica diariamente constituyen una metáfora de su propia inmovilidad. Lucía, al asumir sus anhelos íntimos, consigue darse coraje para cortarse una de las manos y terminar su martirio, pero es sólo una decisión más que no llevará a cabo.

Las ventanas aborda un tópico interesante porque generalmente se piensa en la violencia física y psicológica sólo ejercida por hombres sobre mujeres; y se olvida que la familia es también, a veces, un punto de coerción muy fuerte, con los deberes y obligaciones que implica ser un “buen hijo”. En Las Ventanas la relación filial deviene punto fundamental del conflicto. Lucía no consigue enfrentar a su madre y, por tanto, tampoco autorrealizarse. Por ello, sólo sus monólogos le permiten evadir su realidad.

Luis Ernesto Doñas obtuvo con Oslo, en la edición anterior del certamen, el Premio a la Mejor Música Original y el reconocimiento colateral concedido por el Festival de Cine Pobre (ex–Aequo). En esta 13 Muestra concursa con La Trucha, cinta que fue su ejercicio de graduación en la Escuela Internacional de Cine y Televisión de San Antonio de los Baños (EICTV), dentro de la especialidad de dirección.

Gloria “La Trucha” —uno de los mejores personajes interpretados por Edith Massola en su carrera— trabaja como maquillista y vive enamorada de una de las primeras bailarinas de la compañía. Por supuesto, jamás lo ha confesado. Se conforma con acercarse a ella. Pero esta es, sin embargo, solo su primera frustación. El corto va más allá al adentrarse en los trabajos alternativos que hace el personaje para sobrevivir. La Trucha no es más que su nombre artístico de cuando monta su show en los hoteles, pero ahora ha sido sustituida por una joven, Renecito. La Trucha y Renecito se encuentran, aunque en distintos momentos de su vida, en un punto exacto de depresión; más la sonrisa persiste a la hora de la presentación porque the show must go on.

Quizás el director intentó abordar demasiados conflictos en muy poco tiempo. Es cierto que el personaje de Renecito se nos queda un poco a medias al no tener tiempo para saber más en la puesta y pudiera haber sido más explícito el conflicto interior de Gloria. Desde este punto de vista, Oslo estaba mejor resuelto, más cerrado el guión; pero La Trucha se acerca a zonas sensibles de la realidad cubana actual bajo las posibilidades que ofrece el audiovisual como lenguaje expresivo.

La 13 Muestra Joven abrió para expresar la necesidad de continuar exhibiendo el trabajo de los jóvenes. Si bien siempre habrá elementos que mejorar, concuerdo en que la Muestra es plaza vital para la supervivencia de la creación audiovisual, una suerte de espacio plural para continuar moviendo ideas.

Categoría: Audiovisuales | Tags: |

Director: Fidel Díaz Castro

Diseño web: Héctor Otero

Relaciones públicas: Racso Morejón

Redacción digital: Editor: Racso Morejón y Darío Alejandro Escobar

webmaster: Racso Morejón

Desarrollador web: Escael Marrero

El Caimán Barbudo © Todos los derechos reservados