Actualizado el 27 de diciembre de 2012

Yaciel Martínez Sánchez:

“La gente piensa que en el paisaje no hay nada que decir”

Por: . 25|12|2012

Yaciel Martínez SánchezEntre pomos de pintura y el caballete lo encuentro. Se halla trabajando en un nuevo paisaje sobre su natal Pinar del Río. Me pide un tiempo para terminar un detalle en el color de las palmas. Después se dispone a responder mis preguntas.

Egresado de la Academia de Artes Plásticas, este joven artista recibió el Primer Premio en el Salón Nacional de Paisaje de La Acacia en el pasado 2011. A propósito de la distinción, de su exposición en dicha galería —que lleva por título Todavía amanece gratis— y de cómo percibe un género acerca del que tanto se ha polemizado —el paisaje— nos comenta Yaciel Martínez Sánchez.

—¿Cómo fueron tus inicios en el escenario del arte?

—Desde el servicio militar tenía mis inquietudes, hacía dibujos. Cuando terminé me presenté a las pruebas para la escuela de arte y entré. Ahí estuve cuatro años y después hice el servicio social. Luego impartí clases en la Escuela de Instructores de Arte. Durante todo ese tiempo de la escuela de arte participé en exposiciones colectivas e hice otras personales hasta que vine a La Habana gracias al Proyecto Portocarrero.

—¿Qué influencias te incitan a abandonar la figuración y adentrarte en el paisaje?

—En la escuela de arte yo hice figuración; el paisaje lo conocía, pero no me interesaba porque creía lo que creen algunos críticos, que el valor del paisaje es su belleza y nada más. Me gradué con la figuración, Pedro Pablo Oliva era una de mis más cercanas influencias. Siempre me interesó el hiperrealismo; mi representante vio dos de mis trabajos de paisaje y me preguntó si yo podía hacer paisaje, teniendo las condiciones. Yo respondí que sí, y él me sugirió que incursionara en el género. A pesar de mis reservas, comencé a trabajar en ello. Ahora creo que, si bien el paisaje trata de ser realista y de provocar esta sensación en las personas, también hay más en el paisaje contemporáneo, ya que tiene un sentido”.

—Partes de un referente real. ¿Cómo es el proceso cuando comienzas a realizar una obra?

—Voy al paisaje, es casi como un campismo. Voy con la cámara, tomo fotos del lugar, hago fotos de detalles. Por ejemplo, para crear la composición se hacen cuatro vistas en foco. Luego las unes y así hago las composiciones. A veces, las composiciones no son las de la naturaleza, se incluyen otras imágenes como una planta, una rama o una montaña en tercer plano, y eso lo hace más personal.

El primer paisaje—¿Qué es lo que te fascina del paisaje?

—Me gusta todo, sobre todo ese sello personal que puede adquirir. La gente piensa que en el paisaje no hay nada que decir y no es así. Ahora mismo, no solo se está haciendo el paisaje abierto, sino que se están haciendo cosas más interesantes, otra visión del paisaje. Se emplean ramificaciones, es el paisaje que se le dice “interiores”. Es muy difícil, pocos artistas lo hacen. La belleza de los interiores está en las diagonales, en los ángulos que hace, en las fugas. Y ello se puede llevar a otro plano, a lo que tú quieres comunicar con el paisaje. Puedes también relacionarlo con un tema íntimo o general.

—El paisaje en Cuba y en el ámbito internacional posee una larga tradición. Cuando hacías figuración tu referente era Pedro Pablo Oliva, ¿cuáles han sido tus referentes ahora que incursionas en el paisaje?

—En Cuba Ernesto Estévez, por su madurez en el género. A nivel internacional está la pintura holandesa y la escuela rusa.

—¿Por qué el hiperrealismo? ¿Qué hay de singular en los paisajes de Yaciel Martínez que lo diferencia de los otros artistas que incursionan en el género?

—El hiperrealismo siempre me sirvió desde el primer paisaje. A medida que fui trabajando me quedaron mejor. La diferencia se halla en el nivel que uno le va incorporando a la obra, no todo el mundo logra esa precisión en los detalles. A nivel nacional, casi nadie hace lo que yo hago. Hay un grupo de muchachos, pero hay matices y colores que ellos van omitiendo. Yo trato de hacer las cosas lo mejor posible.

—En el pasado mes de agosto se inauguró en la Galería La Acacia, tu muestra Todavía amanece gratis, que es tu primera exposición personal de paisaje. ¿Cómo concebiste el proyecto?

—En junio del 2011 se hizo una convocatoria al Salón Nacional de Paisaje en La Acacia y yo envíe una obra. Se hizo una selección y yo estuve ahí. Entonces, el primer premio era tener derecho a una exposición personal. Me llegó ese Primer Premio sin esperarlo, porque había obras de personas como Mario García Portela y Humberto El Negro, más reconocidos. El premio fue compartido, yo en la sala más realista y él otro artista en la sala del paisaje más experimental. A partir de ahí me empiezo a preparar para la exposición de 2012.

—Todavía amanece gratis. ¿Por qué ese título?

—Primero se iba a poner otro título, pero la especialista se decidió por ese porque tenía más relación con las obras. Todavía amanece gratis es un campo abierto. Mi sentido fue llevarlo a un plano subjetivo para hablar sobre la situación que actualmente se vive a nivel global, una situación que te agobia, que hace que las personas sufran. El paisaje, entonces, es como un homenaje a la belleza que existe, tanto en la naturaleza como en el ser humano, de forma gratuita. Por eso el nombre: son cosas que se dan espontáneamente sin tener que usar el bolsillo…

La luz—Cuando se estudia el género del paisaje, digamos que a veces es observado con recelo. ¿Por qué crees que ha sido, en ocasiones, tenida menos la pintura paisajística?

—No se valora, pero sí se compra, y hay desde hace tres años un grupo de jóvenes que hacen paisaje, sobre todo en Pinar del Río. La crítica piensa mal del paisaje y creo que es a nivel global, pero pese a eso hay marchands que compran paisaje y los precios son tan altos como los de obras de otros géneros y manifestaciones. Un ejemplo es el propio Ernesto Estévez. A partir de que yo lo conozco voy conociendo un sentido más crítico del paisaje. Lograr el volumen, la profundidad y el color es complejo. Lo otro es el tema que se elije con un sentido y que tiene igual valor para comunicar lo que pensamos que las piezas de otros géneros.

—Finalmente, ¿tienes algún proyecto para el 2013?

—Tal vez participe en el Salón de La Acacia, pero no lo he decidido. Estoy tratando de exponer fuera del país.

Categoría: Entrevistas | Tags: | | | | | | | |

El Caimán Barbudo © Todos los derechos reservados