Actualizado el 25 de febrero de 2015

Las Cuñadas, así en Quebéc como en La Habana:

Entrevista con Jennifer Capraru

Por: . 24|2|2015

Jennifer Capraru: ...quedé muy impresionada por la calidad de las actrices cubanas, y desde entonces quise repetir la experiencia.Una vez más el Consejo Nacional de las Artes Escénicas apuesta por construir puentes de colaboración en pos de un teatro cubano más rico. Esta vez se han hecho alianzas con el canadiense Theater Asylum para el montaje de Las Cuñadas, del dramaturgo quebequense Michael Tremblay, en un trabajo, que amén de las diferencias culturales, aúna un equipo multinacional con las miras puestas en la excelencia del producto escénico. La dirección artística es de Jennifer Capraru, quien rubricó la puesta en escena de Incendios, estrenada en 2014 en el habanero Teatro Martí durante la Primera Semana del Teatro Francófono; y quien además cuenta con una sólida carrera en el mundo de las tablas como directora de montajes sobre problemáticas intrínsecamente humanas como el Holocausto judío o el genocidio en diferentes partes del mundo.

 Nacida en Montreal, la Capraru es la directora artística de Theatre Asylum, con quienes ha obtenido premios y reconocimientos por su trabajo. Tiene en su haber un sinnúmero de producciones teatrales entre las que destacan el Séptimo Sello, basado en la obra fílmica homónima de Ingmar Bergman, o sus trabajos sobre Wajdi Mouawad, autor del que dirigiera Litoral, en África e Incendios, en Cuba. Siempre poniendo el lado humano de los individuos sobre la escena a manera de disección, el acercamiento de Jennifer a estas obras se caracteriza por llevar imprimada su particular visión humanista sobre temáticas sociales y culturales.

Ha sido dramaturga asociada al Factory Theatre, y también enseñado en varias universidades alrededor del mundo. En 2008 fundó Isôko, para hacer un teatro contemporáneo, dirigido a crear un ambiente de armonía social en Rwanda.  Sus proyectos futuros incluyen el montaje de Fango de la dramaturga cubanoamericana María Irene Fornés.

Sobre el montaje cubano de Las Cuñadas, del dramaturgo quebequense Michael Tremblay conversamos durante el breve descanso de uno de sus ensayos.

 

 Hay una pregunta que creo se impone como la primera: ¿Por qué Las Cuñadas, por qué Cuba?

Las Cuñadas es mundialmente la obra más famosa del dramaturgo Michel Tremblay, montada infinidad de veces en diferentes lenguas y regiones, desde que fuera escrita en los años sesenta, y que tiene una conexión directa con las mujeres cubanas de estos tiempos, quienes están imbuidas en un momento de cambio, de “evolución”. En Las Cuñadas usualmente encontramos personajes, mujeres de cuarenta años en adelante; pero me interesó rejuvenecer a estos caracteres, implicar a jóvenes para darles su propia voz, partiendo también de que durante el año pasado, cuando estuve en Cuba, quedé muy impresionada por la calidad de las actrices cubanas, y desde entonces quise repetir la experiencia.

La idea de Quebec como un lugar muy independiente e individualista dentro de un marco más amplio como es Canadá, luchando por su existencia, por mantener su cultura, es similar a lo que ha sucedido en Cuba durante varios momentos de su historia.

Para esta puesta específica, he pensado en situarla en diciembre de 1958, pues este fue el último momento en que Cuba y los Estados Unidos estuvieron “conectados”, hasta las conversaciones diplomáticas más recientes.

La obra ofrece una excelente oportunidad para las actrices, pues les da la pauta para un trabajo rico en matices, y creo que con el equipo que tenemos, conformados por actrices muy experimentadas como Xiomara Palacios, Yailene Sierra, Ana Rojas e Ysmersy Salomón, quienes no sólo hacen su papel sino que contribuyen al resultado final con sus ideas, la puesta resultará excelente.

 

Desde la idea inicial que tenía usted antes de venir a Cuba, ¿cuántas cosas han cambiado?

Hay muchas más actrices jóvenes de las que yo pensaba, tuvimos que quitar algunos personajes, cuyas ideas fueron asumidos por otros, y hemos cambiado mucho del texto. Básicamente, el cambio más grande ha sido en el texto; he estado trabajando con Bruce Gibbons Fell, autor y dramaturgo chileno quien ha estado adaptando la puesta con las actrices. Hemos “cubanizado” el texto, actualizando algunos términos, cambiando otras situaciones de las cuales en Cuba no hay referencia.

En términos de producción, el teatro donde íbamos a estar, las compañías con las que trabajaríamos, todo ha cambiado. Pero estoy muy interesada en hacer que el teatro como experiencia ocurra, y todo lo he tomado como un reto más. Por ejemplo, muchos de los actores que estaban en este proyecto no han podido unírsenos, pero esto nos ha dado una oportunidad de conocer otro excelente equipo, muy profesional, que ha sido primordial para este montaje.

En lo personal, ha sido una buena experiencia esta de aprender a no aferrarme a mis expectativas iniciales y asimilar de la forma en que se hace teatro en Cuba, nutrirme de esta vivencia particular.

Categoría: Entrevistas | Tags: | | |

Director: Fidel Díaz Castro

Diseño web: Héctor Otero

Relaciones públicas: Racso Morejón

Redacción digital: Editor: Racso Morejón y Darío Alejandro Escobar

webmaster: Racso Morejón

Desarrollador web: Escael Marrero

El Caimán Barbudo © Todos los derechos reservados