Actualizado el 24 de mayo de 2015

Un Bénedí quiere conquistar La Habana:

El placer de cortarlo y cambiarlo todo

Por: . 18|5|2015

Jose Benedí, con el premio "New Faces Award 2005" y rodeado de sus modelos

Dos meses atrás, un amigo cumplió su promesa de llevarme a comer a su casa. En el trayecto me preguntó “¿no te molesta que vaya un diseñador, verdad?” A esa hora no podía decir nada que no fuera “no hay problema”. Cualquier otra respuesta sería una pedantería. Llegué y me impactó la exquisitez del apartamento. Su distribución, los muebles, las velas, las fotos, los cuadros y la terraza, con una mesita lista para sentarse a arreglar el mundo. Dos copas con una bebida espumosa, más la conversación con mi amigo, su mamá y otro joven que estaba en la casa, fue el preámbulo para la llegada del diseñador que se había perdido a la hora de encontrar la dirección.

Con Jóse estábamos listos para comer y conversar; en mi caso, criticar con amor un programa televisivo de los que hace mi anfitrión. Para mi asombro, el recién llegado se unió a mis criterios y casi enseguida pasamos a hablar de Alemania. Supe, por ejemplo, que allí la emigración india destaca en trabajos de informática, el cual hacen por mucho menos salario que los alemanes y otros profesionales procedentes de la misma Europa, e incluso Cuba.

Jóse, así con el acento en la o, me habló de su Proyecto Habana, y fue tan sincero que me cautivó para convertirme en su colaboradora. Me enseñó en su celular algunas de las cosas que quería hacer, y nada, cuando llegué a la casa pasé el primer correo a una amiga para que me dijera qué creía de aquel plan lleno de…cosas, que sólo podrían encontrarse en ese lugar.

Días después, cuando salí con Jóse y Alfredo, otro amigo, fui entendiendo mejor que el muchacho, vestido tan informalmente y como al descuido, era un diseñador que sabía muy bien lo que quería. En casa me conecté con el ciberespacio y abrí a medias su muy bien montada página web. Traté de que él se conectara a su perfil de Facebook pero no pudo. Por suerte no puse su nombre y apellido en Internet, ni entonces, ni durante su estancia en Cuba.

Esa tarde le enseñé dos cortes de tela que tenía y le dije “hazme un diseño, algo ancho para este calor”. Me respondió que lavara el tejido, que me iba a hacer “par de trapos”. Dos días después se los di.

Nos vimos varias veces: le presenté personas que lo pueden ayudar, conocí su familia habanera y al fin tuve mis vestidos. Uno me encantó por lo raro, otro se ajusta al clima y a los colores de mi gusto.

El día que regresó a Alemania, mi celular estaba roto y no pudo despedirse. Esa misma noche, como tenía algunas horas de conexión de más, puse José Bénedí en Google, y casi me da un infarto. El muchacho que se encantó con un pescado (de la dieta) que le cociné es (o ha sido, da igual) el modisto de la actriz estadounidense Angelina Jolie y la cantante y bailarina alemana Sarah Connor, por ejemplo. Entonces ¿yo tengo un trapo Bénedí? La vida es increíble, y no puedo quedarme con esta historia de un cubano triunfador nada más que en Alemania, el país de los grandes filósofos, especialmente de mis adorados Carlos Marx y Federico Engels.

Jóse Bénedí: Trabaja en Hamburgo en su actual nueva colección, y a la vez prepara el vestuario para una nueva película y un ballet.

¿Por qué me asombró el historial de Jóse Bénedí?

-Es  miembro del Fondo Cubano de Bienes Culturales y de la ACAA desde 1993.

1997- Obtiene el Premio a la Mejor Colección de Modas en FIART.

1999- Viaja a Londres con un estipendio para hacer un curso intensivo en Central Saint Martins, el Instituto de Arte y Diseño de Londres, y a la vez trabajaba como director creativo de la casa Isabell Kristensen: una diseñadora danesa que tenía como clientela toda la alta sociedad inglesa, y la jet-set internacional. Allí obtuvo una gran experiencia que le ha servido de mucho en su trabaja posterior. En esta ciudad permaneció dos años hasta que decidió trasladarse a Alemania.

2003- Crea junto a Volker Krüger la empresa de moda Bénédí, destinada especialmente a la alta costura, y en 2007 se presentó por primera vez en Paris la línea de Pret-a-Porté femenina, donde comienza inmediatamente la distribución internacional, con ventas a los Estados Unidos, Chile, Francia, Italia, Alemania, España, Grecia, y en 2010 se inaugura la primera tienda de esta marca en Hamburgo.

2005- Gana el premio New Faces Award, que otorga anualmente el Grupo Burda, y es nominado al MTV Fashion Award, donde obtuvo el premio al mejor diseñador en la categoría de Red Carpet.

2006- Entra a formar parte de la Cámara Nacional de la Moda Italiana.

2007- Realiza por primera vez un desfile en el mercado asiático (Singapur)

2008- Es seleccionado por la Guía de Creatividad entre los veinte diseñadores jóvenes más importantes del momento a escala internacional.

2009- Crea el vestuario para la puesta en escena de la obra El Grito, dirigida por la prestigiosa actriz alemana Marie Baummer.

2014- Participa en la exposición World Fashion Week, en Paris, como representante de Cuba, uno de los cincuenta países asistentes

2015- Trabaja en Hamburgo en su actual nueva colección, y a la vez prepara el vestuario para una nueva película y un ballet.

2005- Gana el premio New Faces Award, que otorga anualmente el Grupo Burda, y es nominado al MTV Fashion Award, donde obtuvo el premio al mejor diseñador en la categoría de Red Carpet.

Conversando con Jóse

Dicen que de casta le viene al galgo ¿se cumple en ti ese refrán con respecto a la moda, el diseño…?

Pues sí, al menos en gran parte, pues vengo de una familia de comerciantes de tejidos y sastres…

 ¿Dónde estudiaste? ¿Quiénes fueron tus primeros maestros?

Si vamos a hablar de estudios verdaderos, empezaron en mi casa, con mi familia. Crecí entre tías de edad avanzada, quienes cosían, bordaban y tejían a diario, algo que por seguro influyó mucho en mi vocación y formación futura. Cuando tendría unos seis años, decidí cortar mi maleta de ir a la escuela para hacerle bolsillos de piel a un pantalón que me parecía aburrido. A mi madre casi le da un infarto cuando vio el resultado, pero como siempre lo pasó por alto y así comenzó mi relación interminable con esa profesión; y el placer de cortarlo y cambiarlo todo….

 Más tarde, ya incursionando en el mundo del diseño, tuve el honor de ser aconsejado y tomado de la mano por el mejor de los profesores que alguien haya podido tener: el diseñador gráfico, curador y tutor de muchos en nuestro país: Pedro Contreras, de quien estaré eternamente agradecido. Pedro ha sido para muchos un profesor, un guía, un crítico, y en mi caso, el mejor de los amigos. Tenía el don de criticar algo con toda la honestidad y la severidad necesaria, pero sin humillar ni masacrar a nadie. Era un magnífico diseñador gráfico, pero creo que su mayor mérito era su sensibilidad artística, su exquisito gusto y su sencillez.

Él fue el primero en enseñarme a limpiar una colección. Le llamaba así al hecho de seleccionar las piezas que realmente deben quedarse, y eliminar las que carecen de importancia, ya sea en cuanto a color, proporción, línea…y gracias a su impulso participé por primera vez en un concurso de modas internacional, que se realiza en Italia, bastante relevante. Lleva por nombre Mittelmoda. Resulté finalista y fue un gran punto a favor en el comienzo de mi carrera.

Bénmedí con su premio

¿Es Londres tu primera escala Europea? ¿A qué llegaste allí?

A Londres llegué a todo, a saborear por primera vez una de las más sustanciosas capitales del mundo y de las más importantes en cuanto a diseño y moda se refiere. A enfrentarme con una lengua nueva y casi desconocida para mí, una cultura completamente diferente, en fin como decimos nosotros, a bailar en casa del trompo. Pero más que todo esto, a superarme en mi carrera, a estudiar y trabajar en la moda. Algo que logré realizar durante dos años, hasta que decidí irme a Alemania.

¿Qué sucedió en Düsseldorf en 2005? ¿Lo esperabas?

 

En esta ciudad —donde se realiza la feria de moda más importante de Alemania y una de las mayores de Europa— tuve el privilegio de ganar el mayor premio de moda que se ofrece anualmente en este país. En realidad fue especial:  tan sólo dos años después de haber creado nuestra propia empresa de moda, recibí la noticia de haber sido seleccionado entre los diez finalistas para el premio New Faces Award, que otorga anualmente el Grupo Burda, con un jurado integrado por diseñadores, redactores de moda, arquitectos…todos de renombre internacional. Y al final obtuve el primer premio del jurado y unos meses después fui nuevamente nominado, esta vez para los premios MTV Fashion Award, donde obtuve el galardón al mejor diseñador, en la categoría de Red Carpet.

Fue una gran sorpresa, pues ya sabía que estaba entre los diez nominados, pero nunca esperé que me fuera otorgado, porque la competencia era fuerte y yo había casi acabado de comenzar mi propia empresa, por lo que era casi desconocido. Algo que afortunadamente no tuvo en cuenta el jurado.

 DW-WORLD afirma que eres “toda una referencia de calidad en Alemania” ¿y en el resto de los países europeos?

Eso creo que se lo deberías preguntar directamente a tus colegas de la DW-WORLD, yo sólo puedo asegurarte que desde mis comienzos siempre me he preocupado por la calidad y el origen de nuestro producto, pues pienso que es lo mínimo que podemos hacer por nuestros clientes. Y cada vez que se recibe un correo o una llamada de alguno de ellos para agradecer por el producto recibido, tengo un momento de felicidad y me enorgullezco de lo que hago.

A propósito ¿por qué Alemania y especialmente Hamburgo como residencia?

La actris Nadeshda Brennicke luce un diseño Bénedí

Esta fue una decisión personal. Llegué aquí porque mi mejor amigo desde la niñez y el hermano que la vida me regaló, vivía en esta ciudad. Él me invitó y me abrió las puertas del Hamburgo que de inmediato me enamoró y se convirtió en mi hogar europeo.

Comiendo alguna que otra exquisitez y bebiendo cerveza Bucanero te escuché decir que es la prensa y no algún diseñador quien impone un color o una moda. ¿Estoy errada? ¿Me explicas ese concepto?

Estás completamente en lo cierto. Nosotros proponemos tendencias, llevamos nuestros sueños e ideas a la realidad, pero son los periodistas y los redactores los que se encargan de agruparlos, y a través de los medios de comunicación masiva hacerlos llegar al pueblo, enmarcados en colores, proporciones, estampados… En fin, algo que facilite el consumismo y llene las páginas de las revistas.

¿Acaso es la prensa la responsable de que tengas como clientas, por ejemplo, a Ivana Trump, Jette Joop, Angeline Jolie y Sarah Connor?

Definitivamente no. Clientas como estas han llegado a mí por otras vías, pero por supuesto que con nombres como estos y la ayuda de la prensa, el prestigio de la marca aumenta y se hace más conocida.

 ¿Desde cuándo lo reciclado forma parte de tu interés?

Desde hace mucho tiempo. A muy temprana edad aprendí que nada se debe desperdiciar, que todo tiene una utilidad. Recuerdo que de niño ayudaba a mi madre a hacer papel de regalo con restos de diferentes papeles y los pedazos restantes de los lápices de labios para darles color. Para mí era toda una diversión.

Cuba es, según tus palabras, “las raíces, la energía, la familia, los amigos. Es el cordón umbilical que nunca se va a cortar” ¿Por eso Proyecto Habana?

Sí, Proyecto Habana es el sueño que junto a mi amigo Jorge González, del cual hablé anteriormente, nos gustaría construir desde los cimientos de nuestra amistad, nuestras raíces, nuestra Habana, y para nuestra gente.

¿Qué es ese sueño?

No quisiera hablar mucho de esto por el momento, pero sí podría adelantarte que es un proyecto comunitario sostenible, el cual incluye diferentes manifestaciones artísticas, diseño interior y de moda, exquisiteces culinarias… Todo esto agrupado por un diseño contemporáneo y de reciclado, producido localmente, con la participación de estudiantes y miembros de la comunidad.

 Juicios de expertos

 “La moda quiere salir al público y necesita espectadores; la moda ‘a escondidas’ no existe. Tiene lugar un continuo cambio de  papeles entre los actores y los espectadores, que se enmarca en una  interminable interacción de rivalidad.”  (El Baile, Abraham Bosse, grabado en cobre, aprox. 1635)

 “La sociología, los estudios culturales y la psicología se han inclinado por el lado del consumo, mientras que la teoría económica, el marketing y la historia industrial se han decantado por examinar el desarrollo de la producción.”

(Joanne Entwistle)

 “La elegancia no es una cuestión de dinero, como el gusto tampoco lo es. La elegancia, a la que yo califico como refinamiento, es algo que sale de dentro hacia fuera. Hay personas que se gastan muchísimo dinero y nunca llegan a ser elegantes. Sin embargo, hay personas que con dos toques, un poco de gracia y ángel lo consiguen. Es la famosa frase de que la mona, aunque se vista de seda, mona se queda.”  (Enrique Loewe)

“La moda mística de estos tiempos, que se muestra particularmente en el crecimiento rampante de la llamada teosofía y espiritualismo, para mí no es más que un síntoma de debilidad y confusión. Como nuestras experiencias consisten en reproducciones y combinaciones de impresiones sensoriales, el concepto de un alma sin cuerpo me parece carente de cualquier tipo de significado.” (Albert Einstein)

“La moda muere joven.” (Jean Cocteau)

“Después de todo, ¿qué es la moda? Desde el punto de vista artístico una forma de fealdad tan intolerable que nos vemos obligados a cambiarla cada seis meses.” (Oscar Wilde)

 P.D:

Ah, espero que el próximo texto sobre la firma Bénedí en La Habana sea con ese sueño hecho realidad que puede marcar la diferencia sobre los conceptos de diseño, moda, cultura…que hoy se manejan en Cuba.

Categoría: Entrevistas | Tags: | | |

Director: Fidel Díaz Castro

Diseño web: Héctor Otero

Relaciones públicas: Racso Morejón

Redacción digital: Editor: Racso Morejón y Darío Alejandro Escobar

webmaster: Racso Morejón

Desarrollador web: Escael Marrero

El Caimán Barbudo © Todos los derechos reservados