Actualizado el 31 de enero de 2018

Alexis Díaz Pimienta:

Gran fiesta por los diez años de Chamaquili

Por: . 30|1|2018

Alexis Díaz PimientaLa fuerza telúrica que tiene Chamaquili en Alexis Díaz Pimienta se me hizo evidente con la respuesta a estas preguntas. Este es quizás el décimo cuestionario que le envío y los nueve anteriores duermen en la bandeja de sus correos. Pero con estas preguntas me dijo “enseguida te respondo” y yo me dije “ojalá”. Quizás se haya decidido porque yo fui testigo del nacimiento del libro, cuando su autor me leía, a veces en la madrugada, capítulos  de los libros que escribía. Entonces éramos vecinos y cómplices en cerrar el Bim Bom a cerveza pura.

Yo jugaba con Alejandro, el Chamaquili de carne y hueso, que me tiraba sus bracitos cuando me veía, que me pedía lo acompañara a darle aerosol para el asma.

O quizás la respuesta es más sencilla: lo respondió porque le dio la gana, y este  texto puede contribuir a divulgar la gran fiesta que tendrá el día tres de febrero, a las 11 de la mañana, en el Pabellón Cuba. Allí estará también mi entrañable Jorge Oliver Medina el otro componente de ese dúo que entrega estos libros de la Editora Abril. Oli me dijo sobre Chamaquili: “Todavía no sé por qué milagro de la vida, Alexis estuvo de acuerdo que yo ilustrara Chamaquili. Tengo en mi casa, en una pared que miro todos los días, dos portadas de libros de Chama, para que no se me olvide que fui capaz de hacer algo que vale la pena. La pena es que no creo que pueda hacer nada mejor que Chamaquili, aunque me lo proponga. Es una de esas cosas por las que puedo estar agradecido a la vida…y a Pimienta y a la Editora Abril. Uno de mis hijos, el más cercano por su oficio me ha dicho: es un Oliver diferente, un trabajo que te supera…yo creo que es más, es el único ahijado que tengo y con el que estoy en deuda para siempre”.

No más,  aquí están preguntas y respuestas al mago que creo a ese niño hacedor de poemas y que ahora escribirá cuentos:

Has publicado cerca de una ¿veintena? de libros: poesía, ensayos, cuentos, novelas… y Chamaquili. ¿Qué significó el primer libro de ese personaje?

Chamaquili-portadaEn realidad, en esta primavera saldrá en España mi libro número 40, todos editados entre España, Cuba y México, en casi todos los géneros: novela, cuento, poesía, ensayo, literatura infantil y juvenil. Pero ya sabes que la literatura no se juzga por cantidades; lo importante no es el número de títulos, ni siquiera de premios; lo importante es que lo publicado conecte con los lectores y trascienda a su autor; lo importante es la supervivencia de esos libros al paso del tiempo y ya eso de depende de mí ni soy yo capaz de saber que pasará con ellos, me dedico exclusivamente a escribirlos. Y escribo, eso sí, por necesidad fisiológica. Publico muchos menos de lo que escribo, aunque parezca lo contrario. Cualquier día puedo dejar de publicar, pero de escribir no dejaré nunca. Por suerte, muchos de mis libros han tenido reediciones tanto en España como en Cuba, y algunos de mis poemas y cuentos se han traducido a varios idiomas, por lo que es más amplio el horizonte de lectores, algo agradable y saludable para quien escribe. En Cuba, por ejemplo, no se conoce ni el 10% de mi literatura, y uno de mis objetivos es poner al lector cubano al día con mi obra. He publicado en España tres novelas y en México una, por ejemplo, y en Cuba solo se han editado dos de ellas. He publicado diez libros de poesía en España, y en Cuba solo he publicado dos. En fin, que debo seguir editando y reeditando en la isla. En cuanto al género infantil, aquí cambian las cosas: donde más he publicado es en Cuba. Hasta el 2018, en Cuba se han publicado 10 libros de Chamaquili, y otros como Cuentos clásicos en verso, El extraño caso del niño que acusaron de morder la luna, En un lugar de la Mancha y El gato con botas; es decir, 14 títulos; faltan por publicarse Blancanieves (publicado en España por Scripta Manent Ediciones) y El libro de los niños que usan gafas (publicado en México por el Fondo Editorial del Estado de México. Estos últimos también serán publicados en Cuba próximamente. Y adelanto que ya están terminados los próximos 10 libros de Chamaquili, y es posible, que entonces, con el Chamaquili número 20, termine la saga poética que empezó con mi hijo Alejandro cuando tenía dos años, y que he seguido su propia vida, más allá de mi hijo, más allá de mí mismo y de Jorge Oliver, el ilustrador, el padre gráfico del personaje.

¿Cuántos has publicado de forma independiente?

Toda mi literatura responde de cierto modo al concepto de “literatura independiente”. Yo he sido y sigo siendo un electrón suelto dentro del mundillo literario tanto cubano como español. No pertenezco a grupos de ningún tipo, ni siquiera a tendencias. Esto me ha dado unos altos grados de independencia creativa, estilística, temática. No escribo guiado por las modas ni por exigencia del “guión del mercado”. La mayoría de mis libros han visto la luz gracias a premios internacionales que llevaban como parte del premio la publicación. Y en los últimos años, para acentuar más mi independencia, para tener una independencia total (del mercado, de los grupos, de todo) he creado mi propio sello editorial. Ahora además de autor soy editor, que por cierto, es una profesión que me encanta, cada vez más. Se disfruta el libro de otra manera cuando eres también quien se encarga de las hechuras (como diría un guajiro) del “valor objetual del libro” como se dice ahora en el argot del gremio. Han sido y son muchos los autores que han desarrollado ambas labores en la historia de la literatura, labores, dicho sea de paso, complementarias. Yo estoy entusiasmado con la edición, es un mundo mágico. Difícil, pero mágico. El peligro de ser editor es que puedes arruinarte publicando mucho y vendiendo poco. Pero es un riesgo poético, casi épico, y aquí yo juego con ventaja: ya estoy arruinado, nací arruinado, y vivo (sobrevivo) entre mis propias ruinas; pero esto me da un grado de felicidad muy loco. Además, mi sello es pequeñísimo, y nuestras ambiciones son pequeñísimas también: tener la libertad de publicar, editar bien, con mucho mimo al libro y a los autores del catálogo. Por eso he comenzado conmigo mismo: para mimarme un poco, que lo necesito y para exigirme poco hasta que aprenda bien el oficio. Hasta ahora el Alexis autor y el Alexis editor no han tenido ningún conflicto grave, algo que se agradece de antemano. Y ahora que ya veo mis libros editados como me gusta, comenzaré a mimar a otros autores. Poco a poco. Me preguntabas cuántos libros he publicado de forma independiente. Si no recuerdo mal, hasta el 2018, 9 títulos: En Almería casi nunca llueve; Chamaquili en Almería, Blancanieves en verso, Teoría de la improvisación poética, Método Pimienta para la enseñanza de la improvisación, Cuarto de mala música, Pasajero de tránsito, Diario erótico de Robinson Crusoe y Traficantes de oxígeno.

¿Y como se llama tu editorial?

El Gran libro de Chamaquili es una antología, sí, es una selección de poemas de los 9 libros que se han publicado hasta ahora, protagonizados por Chamaquli, el niño poeta, ilustrados por Jorge Oliver Medida, y editados por la Casa Editora Abril.Se llama Scripta Manent Ediciones. Tiene su sede en Almería, España, y es un proyecto familiar. Trabajan en la editorial conmigo mi hijo mayor, Axel Díaz Hernández, mi sobrino Roly Díaz Ávalos (que ya tiene experiencia editorial en Cuba, con la editorial Aurelia, y con el diario Trabajadores) y mi nuera, la canaria Lydia Moreno García.

El Gran libro de Chamaquili, ¿es una selección de los otros?

El Gran libro de Chamaquili es una antología, sí, es una selección de poemas de los 9 libros que se han publicado hasta ahora, protagonizados por Chamaquli, el niño poeta, ilustrados por Jorge Oliver Medida, y editados por la Casa Editora Abril. El Gran Libro es el número 10 de la colección Mapá, un libro con el que celebramos los 10 años de vida del personaje, los diez títulos publicados, con varios poemas de cada libro y nuevas ilustraciones de Oliver: el resultado es un hermoso libro de más de 120 páginas con poemas ilustrados, que espero que disfruten grandes y pequeños.

¿Cómo elegiste a Jorge Oliver para ilustrarlo?

Yo no lo elegí. Ni él me eligió a mí. Ni siquiera nos conocíamos personalmente. Yo lo conocía a él, como el padre del Capitán Plín y todos los personajes maravillosos de la Isla del Coco, y como director del Caimán, y de su tiempo en Zunzún. Hasta ahí. Y el me conocía a mí como repentista, ni siquiera creo que supiera que era escritor, y menos que escribía para niños. En fin, que el mérito de este matrimonio literario es de Niurka Doménico, cuando era la director de la Editorial Abril. Niurka era amiga de ambos y fue ella, visionaria, quien predijo que juntar a este repentista negrito con un viejo blanco en canas podía dar como resultado un libro lleno de colores. Y ahí están: ya van 10.

¿Y habrá más?

El Gran Libro es el número 10 de la colección Mapá, un libro con el que celebramos los 10 años de vida del personaje..Ya te lo dije: por lo menos 10 más. Hasta el número 20 ya están escritos. El número 11 será Chamaquili y la increíble historia del gallito cojo. Este será, por cierto, el primer libro de Chamaquili que es cuento en verso. Los demás han sido poemarios ilustrados. Aunque en el tercero, Chamaquili y la lámpara-luna, hay dos o tres cuentos dentro. Todos son libros de poemas, menos este, que narra una historia (basada en hechos absolutamente reales) que le pasó a Chamaquili y su primo Silvio en una finca de la Alpujarra, una zona montañosa y pintoresca de Andalucía. Ahí lo dejo.

La pregunta que no puede faltar: ¿En cuántos libros más trabajas? ¿Y en cuántos espectáculos repentísticos o musicales?

Libros en muchos, no digo número para que no se asusten, o me manden al manicomio. Poemarios, novelas, libros de cuentos, ensayos, libros para niños. Siempre trabajo varios libros al mismo tiempo. Espectáculos pocos. Cada vez improviso menos en controversias, por ejemplo. ahora estoy concentrado en tres espectáculos solamente: IImpro-versátiles, con mi pareja, la cantaora flamenca Charo Martín, un espectáculo donde fusiono repentismo, flamenco y poesía y que ya hemos estrenado en España, Portugal y Japón; el proyecto Los Pimienta, un espectáculo familiar, con mis hermanos, mis hijos, mi sobrino, mi madre, mi nieta, mi mujer y mi nuera, todos artistas (repentismo, flamenco, música tradicional canaris, música guajira cubana) y el espectáculo infantil Chamaquili en el país de las palabras tristes, todo en torno al personaje y a los poemas de los libros, con música, improvisaciones, juegos, vídeos… muy divertido. Es decir, de todo un poco.

Categoría: Entrevistas | Tags: | | | | |

Director: Fidel Díaz Castro

Diseño web: Héctor Otero

Relaciones públicas: Racso Morejón

Redacción digital: Editor: Racso Morejón

webmaster: Racso Morejón

Desarrollador web: Escael Marrero

El Caimán Barbudo © Todos los derechos reservados