Actualizado el 20 de abril de 2018

Miel con Limón:

Diez años endulzando el rock en Cuba

Por: . 26|2|2018

Fotografía Alejo

Miel con Limón es una de esas bandas de rock & roll cubanas por las cuales te sentirías orgulloso de vivir en Cuba. Verlos en directo es estar ante puro talento y buen rock cien por ciento cubano. Con un primer disco al hombro, ya perfilan una segunda producción discográfica que debe quedar lista en este año. Además, ahora en marzo estarán cumpliendo sus primeros diez años endulzando el rock cubano. Motivos estos más que suficientes para que haya decidido conversar con Nelson Labrada (su director y vocalista) durante una de las presentaciones de la banda.

 

¿De dónde nace la idea de crear Miel con Limón y a que se debe ese nombre tan peculiar?

Miel con Limón se crea en el 2008 en el preuniversitario y, por supuesto, era muy distinto a lo que somos hoy. En aquel momento éramos jóvenes del preuniversitario que nos unimos para tocar, descargar y hacer música. Claro, no sabíamos nada de música. El 27 de marzo del 2008 lo consideramos la fecha inicial de la banda. Ya han pasado casi diez años y el próximo marzo lo celebraremos.

El nombre vino como dos o tres años después de habernos conformados. Al padre del que era nuestro baterista en ese momento, Luiso, se le ocurrió Miel con Limón pues podía verse como una mezcla de cosas buenas y cosas malas. Lo consideramos, tal vez no con la importancia requerida, pero como ya nos habíamos graduado y habíamos comenzado a presentarnos en diferentes lugares, las personas aún no sabían cómo identificarnos. Entonces decidimos adoptar ese nombre temporalmente, y se ha quedado hasta el día de hoy como nuestro nombre oficial.

Ahora mismo hacemos un cuento alrededor de lo que engloba el nombre de Miel con Limón. Durante todo este tiempo no ha sido fácil, sino amargo. Hemos pasado por miles de problemas, obstáculos que se nos han presentado, como que no somos músicos profesionales. Pero al final todo eso es una mezcla que nos hace ser como somos hoy en día y de ahí es que sale nuestra música, que es muy buena y el público la disfruta mucho.

¿Cuándo crean el grupo deciden tomarlo como un hobby o como algo mucho más serio?

Por supuesto que no era para nada más serio. Estando en segundo año del preuniversitario, fue cuando se mencionó por primera vez la idea y ya en el último año fue que se consolidó la banda como tal. Éramos unos muchachos con unos instrumentos malísimos y cero conocimientos de música y era algo que disfrutábamos muchísimo. Hubo un tiempo en que ensayábamos por ensayar, para tocar nosotros mismos; no porque tuviéramos alguna presentación. La mayoría de nuestras presentaciones eran en el preuniversitario que nos invitaban de vuelta. Así mantuvimos la banda hasta que cada cual empezó a estudiar en la universidad y las prioridades iban cambiando y se tuvieron que reajustar.

En el 2013 participamos en la obra de teatro La historia de Juan Lennon, dirigida por Enrique Núñez Rodríguez. Ahí hicimos temas de Lennon y McCartney en vivo y eso nos dio reconocimiento pues la obra tuvo mucha audiencia y ahí el público nos empezó a conocer.

Luego en el 2014 integramos el catálogo de la Agencia Cubana de Rock y nos convertimos en músicos profesionales, según los estándares cubanos. A partir de aquí todo se vuelve mucho más serio y fue entonces que en ese mismo año todos nos graduamos de la universidad. Y a partir ahí empezamos a mirar la banda desde otro  punto de vista, pues ya nos empezamos a presentar en centros nocturnos y la banda se consolidó como un proyecto de vida de cada cual, en especial yo que le dedico todo mi tiempo.

¿De los miembros actuales queda alguna de aquella etapa de estudiante?

De ese grupo inicial quedamos solamente Wilfre, el Yoyo y yo, Nelson. El Luiso que era nuestro baterista anterior ya no está con nosotros hace algunos años. Después el bajista, que era también fundador, se fue y hace como un año que entró nuestro nuevo bajista Ale. Luego entró Jose por Luiso. También está Evelio, nuestro percusionista menor, pero que no entró en el formato original.

El formato original de la época del preuniversitario era Wilfre, Luiso, Beniche, el Yoyo y yo, Nelson. De esos quedamos Wilfre, Yoyo, Nelson y otros que se han incorporado.

¿Algunos de ustedes llegó a estudiar música?

No, nosotros no estudiamos en ninguna escuela. Salvo Ale que estudió tuba en clave de fe en una banda de concierto. Pero formalmente ninguno de nosotros hemos estudiado música, salvo la que hemos estudiado autodidacta o como yo  y otros que estudiamos en la secundaria en las casas de cultura. Nada de título ni de escuela.

¿Cuáles mencionarías como las principales influencias?

Eso es complejo. Ya que la banda Miel con Limón que empezó es muy diferente a lo que hacemos hoy. Cuando la banda se creó ni siquiera componíamos. En esos inicios llegamos a tocar temas de Habana Abierta, Buena Fe y Maná, etc. No fue hasta el 2013 y 2014 que la banda se empezó a perfilar y ahí empezamos a refinar como banda los intereses musicales independientemente de los gustos musicales de cada uno de nosotros. Yo diría que para lo que somos hoy igual es complicado pues nos gusta la música en general y hay muchas bandas que nos han influenciado de una manera u otra. Yo si tuviera que decir un nombre, un solo nombre no sabría que decir. Si tuviese que decir dos nombres, creo que tampoco sabría porque sería cerrar demasiado el espectro, pues a nosotros nos gusta mucho el rock & roll que es lo que hicimos con nuestros primer disco y ya terminamos de grabar el segundo, tomamos de muchas partes. Bebemos lo mismo del grunge, del folk rock, de la música country y del reggae. Sobre todo para la música que hacemos nosotros que no por etiquetarla o por decir hacemos indie esto o lo otro, es que simplemente nosotros hacemos la música que sentimos y eso puede tener en un momento un pedazo de algo que puede ser reggae o funk, pero eso no define el género de la banda. El género de la banda sigue estando sobre la línea central del rock, lo que pasa es que hay mucha música muy rica. Nos gustan mucho los clásicos como Maná. Hubo una época en que hacíamos Bruno Mars, Maroon 5 y Pink, entre otras cosas. Resumiendo, tenemos muchas influencias por lo que nos resulta difícil encasillarnos en un solo artista.

Anteriormente me comentaste que en el 2013 hicieron la música en vivo de la obra La historia de Juan Lennon. ¿Cómo se prepararon para interpretar todo el repertorio en vivo? Pues esto nunca se había hecho por una banda de rock.

Sí, ya nosotros teníamos la banda armada y por mediación de Juan Carlos Rivero, gran amigo de nosotros y nos ayudó al principio, fue que Enriquito Núñez nos conoció una noche mientras tocábamos y fue entonces que nos propuso esa idea.  Quería una banda tocando en vivo en la escenografía de la puesta, pues la escena representaba a un grupo de muchachos tocando temas de Lennon y McCartney en el parque Lennon. Para eso ya teníamos algunos temas montados como “A Hard Days Night” entre otras cosas de The Beatles.

La propuesta nos gustó muchísimo y la asumimos con mucha profesionalidad, ya que para nosotros era algo serio y no era algo de un espacio pequeño, pues durante toda la obra había temas de nosotros sonando en vivo. Cuando aquellos no éramos músicos profesionales pues no pertenecíamos todavía a la Agencia Cubana de Rock pero ya nos estábamos tomando mucho más en serio lo que hacíamos.

La preparación resultó más divertida que cualquier otra cosa, a pesar de la seriedad. Pero el elenco de actores era súper carismático; todo los que trabajan guiados por Mariela Bejerano y Michel Labarta y después en los ensayos todo salió bien, pues estábamos haciendo lo que hacíamos y durante la obra lo disfrutamos muchísimo, muchísimo. Al final estábamos haciendo lo que nos gusta, a cajón, a guitarra acústica y otra eléctrica y Juan Carlos en el piano. Pero era cantando los temas de The Beatles, pero más profesional en la puesta en escena pero en nuestras presentaciones también lo hacíamos pues era parte de la música que nos influye.

Una vez llegó el día de la presentación, ¿cómo se sintieron con tanto público?

Para nosotros fue nuestro primer trabajo serio y oficialmente hablando de lo que ha hecho Miel con Limón, pues una puesta en escena era algo mayor. Éramos un grupo aficionado de la universidad y que habíamos salido del preuniversitario. En la puesta en escena, al ver que había tantas personas, a nosotros nos gustó particularmente la obra, pues logramos establecer una relación personal con todos los que intervinieron y eso nos ayudó a que eso nunca fuera algo tenso o nervioso, más allá de lo que debe ser. Pues como sabes, cuando vas a hacer algo frente a un público por primera vez los nervios siempre salen.

Pero en nuestro caso, eso es algo que siempre hemos hecho bien. No somos una banda de personas tímidas o nerviosas, sino todo lo contrario. Y eso nos ayudó mucho, pues si nos sentimos bien, entonces el público que está delante también se siente bien y disfruta.

La puesta en escena fue durante dos meses seguidos, los martes, miércoles y jueves, y hubo mucha audiencia y era muy rico ver que el público recibía tan bien la obra y la música. Incluso, después de finalizada la puesta en escena hacíamos un mini concierto de cinco o seis temas más y a veces incluíamos temas de nosotros.

Hablemos sobre el nuevo disco de la banda… ¿Qué nos puedes decir sobre el mismo?

El nuevo disco debe tener 11 temas, todavía estamos en eso. ..Debe llamarse No Ordinary Animals, pues es un disco enteramente en inglés; a diferencia de nuestro primer trabajo, 1150, que fue completamente en español.

1150 fue bien acogido por el público y gracias a este disco recibimos el galardón en la categoría de Mejor Álbum de Rock en los Premios Cuerda Viva 2016. A pesar de este premio, sentimos que ese disco teníamos que haberlo hecho mucho tiempo antes, pero no se hizo y después salió todo apurado… Para el nuevo disco, la banda ya ha madurado y el hecho de que sea completamente en inglés le confiere un color distinto y nosotros estamos muy contentos, y en los ensayos siempre hablamos de esto.

Ahorita te decía que en cuanto a los géneros e influencias es verdad que tenemos muchos estilos y eso nos pasó con el primer disco. Pero en el nuevo todos los temas son muchos más coherentes entre sí, el feeling en general es mucho más identificable dentro del disco, las letras transmiten mensajes muy importantes para nosotros a nivel personal; y si me preguntan un tema favorito del disco ahora mismo no te podría decir ninguno. No es por no querer adelantar nada, es que entre nosotros mismos es difícil.

¿Para cuándo estará listo No Ordinary Animals?

Lo terminamos de grabar ahora, en diciembre de 2017. Faltan las etapas de mezcla y masterización, ambas a cargo de Wilfre Adel, nuestro director musical, que en estos momentos se encuentra fuera de Cuba y mientras él trabaja por allá, nosotros trabajamos por aquí.

Pienso que a finales de febrero o marzo esté listo. Me refiero ya a la parte final de portada y su caja. Claro, que todo hecho de manera independiente y con muy buena calidad, al igual que nuestro anterior trabajo, producido por nosotros en BandEra Studio, nuestro proyecto madre por decir de algún modo.

¿Y cómo va a ser el trabajo de promoción del disco?

Eso se dificulta mucho pues tiene muchas aristas. Como no tenemos contrato con ninguna disquera ahora mismo, aquí en Cuba el interés institucional digamos que no es muy elevado. Esperemos que pueda ser de manera diferente, pues BandEra Studio está trabajando para darle voz a un tipo de música como el rock & roll que en Cuba está bastante silenciada.

No creo que seamos capaces de decirte qué planes tenemos para cuando esté y tengamos que promocionarlo. No hemos querido ni pensar en eso, estamos pensando en que estamos haciendo el disco y que los temas queden como a nosotros nos gustan. Tenemos muchos proyectos en mente pero hay cosas que materializar, sobre todo a la hora de buscar los recursos y el financiamiento para los videoclips y, por supuesto, porque en marzo se cumplen diez años de esa semillita que, como te dije anteriormente, sembramos un grupo de amigos.

Sí queremos hacer un concierto donde presentemos el disco entero, pero eso no será posible hasta que Wilfre regrese. Eso será una cosa que iremos trabajando a lo largo de todo el año, pues tenemos pensado un montón de cosas.  Y como se dice en buen cubano: “no queremos gastar las balas así por así”, queremos presentar el disco bien y trabajar mucho alrededor del disco para ganar en visibilidad y exposición.

Ahora que mencionas a BandEra Studio. ¿Cómo fue ese acercamiento al sello?

No es cómo llegamos, sino qué somos y qué cosa es BandEra Studio, pues nosotros, feliz y orgullosamente, somos parte junto con Sweet Lizzy Project y Tracks, bandas con las que tenemos una gran amistad.

Antes de que existiera la idea de hacer un proyecto como este, nosotros grabamos en casa de Wilfre nuestro primer disco. Ahí montamos un local, una cabina y paneles de sonido. Pero como te dije anteriormente, Miel con Limón está muy ligada a Sweet Lizzy Project y Tracks y hubo un momento en que parte de la producción musical se fue mezclando, sobre todo entre Migue y Wilfre. Después se une Alejandro Menéndez, y ahí fue cuando se empezó a cocinar la idea de un proyecto independiente entre nosotros mismos y que fuera de buena factura.

Claro, que para llegar hasta donde hoy estamos, hicieron falta muchas cosas. Para empezar, un local donde establecer físicamente el sello, donde estuviera tambien el estudio de grabación con todo lo necesario: ordenadores, periféricos e instrumentos, además de muchas otras cosas que conlleva crear un estudio musical independiente.

En BandEra Studio hay muchas personas involucradas, muy talentosas, que estamos muy orgullosos de tener como amigos y de ser nosotros, a la vez, parte de un proyecto que busca darle voz y voto a lo que hacemos, y a bandas cuyos miembros son jóvenes cubanos, que están aquí adentro y que viven el día a día y además eligen hacer música y esta música es rock & roll.

En estos momentos, BandEra Studio, que es un sello de gestión colaborativa, involucra no solamente a las tres bandas que mencioné anteriormente sino que reúne un gran equipo de diseñadores hasta periodistas. En fin, que tenemos un grupo de trabajo creado para pensar constantemente en cómo hacer para que no pase desapercibido lo que estamos haciendo aquí dentro y también darles la oportunidad a otros como nosotros que estén empezando y decirles que este un lugar donde pueden venir. Incluso se han hecho dos convocatorias a bandas para producir y grabar los temas en el estudio. Ahora mismo ya está libre la primera temporada de un grupo de sesiones en vivo que se hicieron con las bandas que forman parte del catálogo. Para ver estas sesiones en vivo pueden visitar el canal en Youtube de BandEra Studio o buscarnos en Youtube como www.youtube.com/mielconlimonrockband y dejarnos su comentario.

¿Cómo es la vida del músico de rock en Cuba?

¡Qué clase de pregunta! A nivel social, el reconocimiento de la música rock en Cuba no es el mismo que el de otros géneros. Y por lo que sea que haya pasado, en este país a nivel institucional y en la industria musical cubana el rock & roll no es muy reconocido como parte de lo que hay aquí adentro, a diferencia de lo que pasa con la música popular bailable. Hay muy pocos lugares hoy para tocar rock & roll, está el Submarino Amarillo, quizás el Tun Tun, pero no es que digas que yo puedo salir a La Habana cualquier día de la semana y encontrarme una banda de rock & roll tocando… Esto no sucede solamente en los espacios de presentación en vivo, lo mismo pasa en los medios.

He hablado con personas que vienen al Submarino y con amigos míos que me he encontrado en la calle, y me dicen: “yo no pensé que aquí en Cuba existieran bandas ni de covers ni de gente que tuviesen música original de rock & roll”; y sí existen, sólo que simplemente no se ven… Y hemos estamos hablando de La Habana, en otras provincias es peor todavía.

¿Dónde el público puede ver en estos momentos en vivo a la banda? ¿Alguna peña fija?

Espacio fijo no tenemos ahora. Estuvimos cinco meses tocando en vivo en el Berthold Brecht todos los viernes, y en este lugar atípico y casi único en La Habana que es el Submarino Amarillo; nos estamos presentando dos o tres veces al mes, pero no es fijo el día. Otras presentaciones vienen saliendo según aparezcan, pues como ya te comenté, no hay circuitos establecidos para la escena rock.

Lo que hacemos, simplemente, es mantener a las personas informadas a través de nuestro perfil en Facebook y el canal en Youtube adonde subimos algún video promocionando las presentaciones que vamos a tener, casi siempre con la antelación de un mes o una semana.

¿Cómo piensan celebrar la primera década de Miel con Limón?

No tenemos claro todavía qué vamos a hacer. Quisiéramos hacer un conciertazo y tocar todos los temas y tener un montón de bandas amigas invitadas, pero ahora mismo no tenemos idea de dónde pudiera ser. Para eso hay que buscar recursos, que no están ahora en nuestras manos. Pero lo que sí no queremos es pasarlo por alto, pues significa mucho para nosotros.

¿Cómo ves a Miel con Limón dentro de cinco o diez años?

Esa es una pregunta muy romántica y, como es muy romántica, voy a romancear… De aquí a cinco años yo espero que tengamos al menos dos discos más. ¡Al menos! Por no decir cuatro más.

Nos encantaría hacer algo por todo el país, y también salir a la arena internacional y servir de algún modo de imagen de lo que sucede aquí adentro, del rock & roll que se hace aquí en Cuba. Y no hablo de sólo tocar covers, que es lo que ha atrofiado el rock & roll en La Habana, puesto que es lo que generalmente buscan los espacios.

Espero que para esa fecha hayamos crecido y madurado mucho más y sigamos haciendo música, sobre todo con las mismas ganas con que la estamos haciendo ahora.

Categoría: Entrevistas | Tags: | | | | |

Director: Fidel Díaz Castro

Diseño web: Héctor Otero

Relaciones públicas: Racso Morejón

Redacción digital: Editor: Racso Morejón

webmaster: Racso Morejón

Desarrollador web: Escael Marrero

El Caimán Barbudo © Todos los derechos reservados