Actualizado el 10 de mayo de 2011

Clase Harta

Por: | Fotos: . 10|5|2011

La primera vez que escuché a Michel Portela no me gustó en lo más mínimo su propuesta. Recuerdo que estábamos en la Casa del Joven Creador en Cienfuegos, en la jornada previa a la inauguración de una de las emisiones del festival Al Sur de mi Mochila. Esa noche los trovadores reunidos en el local interpretaban algunos temas en una suerte de descarga, que servía al propio tiempo para que el productor discográfico Adolfo Costales conociera parte de la obra de los allí presentes, a fin de seleccionar las figuras que poco tiempo después grabarían la compilación denominada Trov@nonima.cu para el sello Bis Music.

En aquel momento Michel, que por entonces cursaba el segundo año de la carrera de Matemática pensando que lo suyo eran los números, comenzaba a dar sus primeros pasos en el arte de hacer canciones y, a decir verdad, componía unos temas rarísimos que más tenían que ver con el despeje de una ecuación, que con la lógica y la dramaturgia que debe poseer toda melodía musical.

Transcurrió el tiempo y no recuerdo bien si uno o dos años después de ese primer encuentro en Cienfuegos volví a toparme con Michel Portela, esta vez en su Santa Clara natal, a raíz de una de las emisiones del Longina. Para esa fecha, Michel había abandonado la pretensión de llegar a convertirse en un matemático y quizás por ello o por el permanente intercambio con sus hermanos de La Trovuntivitis, también había dado un vuelco de 180 grados a su manera de hacer canciones, entre las cuales las primeras que captaron mi atención y que me evidenciaron que el muchacho prometía fueron “Ilusión” y “Milena”, un par de temas muy melódicos y de singular lirismo.

Pero ese no fue aún el instante en que definitivamente quedé atrapado por la obra de Michel Portela. Ello sucedió algún tiempo después, cuando amigos villaclareños como Roberto Fernández Blanco me invitaron a unas presentaciones que se llevaban a cabo en la azotea de la Casa del Joven Creador en Santa Clara. Me hablaron tan elogiosamente de aquellos conciertos que allá me fui, justo para asistir a una función protagonizada por Michel, en la que se haría acompañar por una banda de respaldo nombrada La Rambla, armada con el clásico formato de las agrupaciones de rock.

Tengo que decir que aquella noche salí maravillado con la propuesta de Portela, que se había transformado de ser solo un cantor tremendamente lírico en alguien —además— muy influenciado por lo mejor del rock nacional argentino. Así, de repente me sorprendí tarareando fragmentos de composiciones suyas como “Raspadura con ajonjolí”, “Aquí todo tiene sentido” o esa pequeña maravilla que resulta “Quise”.

Ahora, casi veintisiete meses después de que el 28 de febrero de 2009 Michel Portela se presentase en el espacio A Guitarra Limpia, junto a Yaíma Orozco y Yordán Romero en el concierto denominado Todos para uno, el hermoso patio del Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau le recibe nuevamente para que Michel nos muestre parte del repertorio que ya le conocemos, así como otros temas de reciente data. Dispongámonos, pues, a disfrutar de los decires de alguien que con sus canciones, ya sean de corte introspectivo o de aire marchoso, viene a atestiguar la afirmación de que aquí todo tiene sentido.

Fecha: Sábado 14 de mayo de 2011

Hora: 6:00 p.m.

Lugar: Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau, Muralla No. 63, La Habana Vieja.

Teléfono: 8666585

Categoría: La Ruta de la Trova | Tags: | |

El Caimán Barbudo © Todos los derechos reservados