Actualizado el 23 de mayo de 2011

(Lo que viene: Alter Ego y Mauricio Figueiral)

Benito en el reino de los locos

Por: . 16|5|2011

“Las tardecitas de Buenos Aires tienen ese qué sé yo, ¿viste? Salís de tu casa, por Arenales. Lo de siempre: en la calle y en mí… Cuando, de repente, de atrás de ese árbol, se aparece él. Mezcla rara de penúltimo linyera y de primer polizón en el viaje a Venus: medio melón en la cabeza, las rayas de la camisa pintadas en la piel, dos medias suelas clavadas en los pies, y una banderita de taxi libre levantada en cada mano. ¡Ja, ja! Parece que sólo yo lo veo. Porque él pasa entre la gente, y los maniquíes le guiñan; los semáforos le dan tres luces celestes, y las naranjas del frutero de la esquina le tiran azahares. Y así, medio bailando y medio volando, se saca el melón, me saluda, me regala una banderita, y me dice… Ya sé que estoy piantao, piantao, piantao…”

Me doy el gusto de citar “La balada del loco” —letra de Horacio Ferrer y música de Astor Piazzolla—, por dos razones, o varias: una, que las tardecitas de La Utopía tienen también ese… qué se yo, que ronda entre la melancolía y los sueños, ese toque de quijotismo que nos abraza; otra, que junto a nuestra habitual bandera cubana estuvo la de Argentina, pues nos acompañaron varios amigos del sur; una tercera razón es que Benito de la Fuente, metiéndose en ambiente, hizo una memorable versión de ese clásico de la música nuestra (nuestra América).

“Ya sé que estoy piantao, piantao, piantao…
No ves que va la luna rodando por Callao; que un corso de astronautas y niños, con un vals, me baila alrededor… ¡Bailá! ¡Vení! ¡Volá!
Ya sé que estoy piantao, piantao, piantao…
Yo miro a Buenos Aires del nido de un gorrión; y a vos te vi tan triste… ¡Vení! ¡Volá! ¡Sentí!…
el loco berretín que tengo para vos:
¡Loco! ¡Loco! ¡Loco!
Cuando anochezca en tu porteña soledad,
por la ribera de tu sábana vendré
con un poema y un trombón
a desvelarte el corazón.”

La interpretación que hizo Benito dejó boquiabiertos a los propios argentinos que, vaya usted a saber cuántas versiones habrán escuchado en sus vidas. Es que se trata de una pieza en extremo difícil, porque alterna el canto y la declamación, el texto está escrito en una jerga popular típicamente bonaerense, lo cual si un cubano enfatiza le sale caricaturesco, pues Benito sacó todos sus detalles, con una “bomba” fuerte, una naturalidad como si la hubiese compuesto él, y sin un titubeo. Tengo que sumarle que estoy seguro que no se preparó para ello, pues no podía imaginar el ambiente argentino en nuestros predios utópicos. Claro que también hizo sus canciones, acompañado por el guitarrista Rodney Howard (La leyenda de las madrugadas) y Darío, un violinista trovadoresco, quien arrancó ovaciones en varias oportunidades mereció ovaciones por sus inspirados y limpios solos.

Benito, con su potente voz (que se burla del tiempo), nos regaló varias de esas canciones que hicieron época en aquel grupo Mayohuacán de los 80, “Samba suave”, “Música para el mercado”, y nos puso a bailar con la archiconocida “Oxígeno”.

“¡Loco! ¡Loco! ¡Loco!
Como un acróbata demente saltaré,
sobre el abismo de tu escote hasta sentir
que enloquecí tu corazón de libertad…
¡Ya vas a ver!
Y, así diciendo, El loco me convida
A andar en su ilusión súper-sport,
y vamos a correr por las cornisas
¡con una golondrina en el motor!”.

En nuestro rinconcito de locura que es la Caverna de los Trovadictos no podía faltar la farándula profunda, allí estuvo el trovador Eric Méndez (a quien están solicitando amigas del Instituto de Medicina Tropical Pedro Kouri —IPK— que han declarado incluso no aparecer por nuestros predios hasta que no vaya Eric de invitado), nos acompañó ese hermano —astro humano y creador—, que es José Luis Fariñas (candidato al premio el utópico del mes que otorgamos por buena asistencia), de la radio, mi eterna emisora Radio Cadena Habana, Aurea Lima, una pareja de hermanos argentinos por quienes siento un especial cariño y respeto, Lety y Francisco, una joven pareja de médicos, que han recorrido los rincones más complicados del mundo, ofreciendo su ayuda a los necesitados, como misioneros por cuenta propia. Por poner un ejemplo cuando se enteraron del golpe de estado en Honduras, partieron al día siguiente para allá, así mismo se han pasado meses en comunidades intrincadas, en refugios de emigrados de las guerras y miserias en diversos rincones del mundo, jugándose la vida, por extender sus manos a los pobres de la tierra.

“De Vieytes nos aplauden: “¡Viva! ¡Viva!”, los locos que inventaron el Amor; y un ángel y un soldado y una niña nos dan un valsecito bailador.

Nos sale a saludar la gente linda…
Y El loco, loco mío, ¡qué sé yo!,
provoca campanarios con su risa,
y al fin, me mira, y canta a media voz:
Quereme así, piantao, piantao, piantao…
Trepate a esta ternura de locos que hay en mí,
ponete esta peluca de alondras, ¡y volá!
¡Volá conmigo ya! ¡Vení, volá, vení!”.

Para Lety y Francisco me atreví a cantar “Carito” de León Gieco, y luego el Ihosva Bernal igual hizo una pieza del argentino Jorge Fandermole y sus canciones a La Habana y sus barrios.

Y como en la balada, los locos nos confabulamos por globalizar la cultura del abrazo, y a propósito también nos acompañó otra pareja de hermanos de la causa humana, ella investigadora, editora, compañera en la vida y las ideas de él, que es nada menos que Fernando Martínez Heredia, siempre sencillo, profundo, martiano, coherente con su pensamiento, que es de los más respetados en la cultura cubana. Con él recodamos también los 45 años que está cumpliendo ahora mismo la revista El Caimán Barbudo que Fernando fundó junto a aquellos locos: Wichy Nogueras, Guillermo Rodríguez Rivera, Víctor Casaus, Jesús Díaz, El Gallego Posada, Ayus, Los Félix (Contreras y Guerra) en fin todos aquellos que en 1966, con espíritu poético y trovadoresco dieron a la luz ese Caimán de una cultura por un mundo humano.

Lo que viene el próximo sábado es una oportunidad muy especial, por fin tendremos en La Habana y entre nosotros a Alter Ego, excelente agrupación de Villa Clara, de la que mucho se habla pero no habíamos podido amarrar su encuentro utópico, así mismo del llamado grupo de la séptima cuerda estará el trovador Mauricio Figueiral; o sea que tendremos dos exponentes de los más jóvenes en la vanguardia musical cubana. Ya ampliaré sobre ellos en próxima nota. Alter Ego y Mauricio Figueiral en el Cabaret de las Ideas, donde siempre hay una balada para los soñadores, aunque los tiempos (según algunos) llamen a “poner los pies en la tierra”.

“Quereme así, piantao, piantao, piantao…
Abrite los amores que vamos a intentar
la mágica locura total de revivir…
¡Vení, volá, vení! ¡Trai-lai-la-larará!
¡Viva! ¡Viva! ¡Viva!
¡Loco él y loca yo!
¡Locos! ¡Locos! ¡Locos!
¡Loco él y loca yo!”.
Nos vemos en ideal.
Te abrazo,
Fidelito.

A los amigos: Siempre es tiempo de quijotes

Día: sábado 21 de mayo. Horario: 5.00 pm. a 9.00 pm

Lugar: Piano Bar Tun Tun Avenida 35 esq. a 20, Miramar, Playa. Ciudad de la Habana.

Precio de entrada: 30.00 MN

Precio de entrada para estudiantes: 10.00 MN (mostrando Carnet FEU) Precio de entrada para extranjeros 5 CUC (Estudiantes extranjeros residentes —mostrando carnet— 30.00 MN)

Telf. (53-7) 2040447 202-6147

No pueden entrar menores de edad

Auspiciado por la EGREM y su Casa de la Música de Miramar y con la colaboración de la Casa Editora Abril y su revista El Caimán Barbudo.

Anfitrión: Fidelito Díaz

Productor: Ihosvany Bernal

Agradecimientos a un grupo de amigos que están contribuyendo a La utopía aportando videos: Mitchel Lobaina, Juan Carlos Travieso, los Ale, Maylen, el Yoyo, Lilian Lombera (William Vivanco), los trovadores Gerardo Alfonso, Vicente Feliú, Frank Delgado, Iván Latour, Ihosvany Bernal, Samuel Águila, Pedrito Beritán, Heidi Igualada, Ariel y Liliana, al piquete venezolano encabezado por Dayana y Adrián, a la otra Dayana (López) de La Mancha y a los hermanos colombianos Andrea y Tito. Desde Tele Sur Consuelo y Leonardo (Colombia y Brasil); a Adrián y Gillen de eltaburete.wordpress.com y a la Tere Crespi, trovadicta argentina de www.radioexpedicion.com, también de la tierra del tango Marta Rosin. Agradecimientos especiales al Centro Pablo de la Torriente y a la Casa Editora Abril por su apoyo pleno.

Categoría: La Utopía | Tags: | |

El Caimán Barbudo © Todos los derechos reservados