Actualizado el 3 de junio de 2011

De Enfusión a Eric Méndez y Lisandro Bienes

Por: . 3|6|2011

Muchos amigos se han preocupado por la tardanza de esta nota, que siempre sale entre domingo y lunes; lo habitual en estos casos es pensar en lo malo, y ya hay hasta quien rumoró que había acabado La Utopía…el sueño no cesa amigos, la realidad podrá acabarse o no, pero el sueño (aunque corran tiempos en que lo llevan a cuestas unos pocos) es eterno.

La razón —más bien, las razones— son varias; una, Amalia (la hija menor) se me convirtió en un pequeño oso; no se trata de una pesadilla, más bien lo contrario, aunque tiempo bastante me ocupó. Uno de treinta y tantos osos fue mi Coqui en un espectacular ballet El camarón encantado que por el Día Internacional de la Infancia presentó el Ballet Nacional de Cuba en el teatro Karl Marx.

Fabulosa puesta en escena en la que participaron más de cuatrocientos niños danzando entre bailarines, disfrazados de animales diversos. Para que aquel espectáculo resultara un hermoso sueño de una noche de verano, se tuvieron que dar intensas jornadas de ensayos, en las que no solo los maestros de la cátedra de danza tenían que pulir el arte de todos esos niños, sino amaestrar al menos a una pareja de padres por cada “animalito”.

Aquello que, a las puertas de la escuela de ballet o los ensayos finales en el teatro parecía el día del juicio final, resultó en escena un acto de magia en el que todo fluyó como si los pequeñuelos fuesen grandes figuras acostumbradas a bailar ante cinco mil personas, entre luces y decorados. Me quito el traje de padre de osa y debo decir además que otra parte del tiempo lo ocupé en el cierre del último número de El Caimán Barbudo que pronto celebrará sus 45 años (acabados de cumplir) con una actividad multiartística, de la que ya daré señas.

Siguiendo por horas ocupadas estuve dando los toques finales a un programa de radio que comienzo el próximo sábado 11 de junio (en vivo), “Cantautores” de 9 a 10 a.m., en Radio Cadena Habana (también avisaré). Igualmente me ha sumado a su aventura un amigo, medio incógnito, que ha firmado un par de libros y un disco como El Diablo Ilustrado y que pronto lanzará un blog al ciberespacio.

Hay más, pero no estoy optando por el destacado en el mes de la CTC, más bien me justifico por no haber relatado una jornada utópica donde el grupo Enfusión complació a un público muy joven y seguidor de su arte. Hacía unos meses que no los escuchaba y me sorprendieron con un repertorio bien renovado. Varios temas nuevos que siguen en esa cuerda de textos cuidados, que dialogan con el acontecer, con una energía escénica cada vez más depurada y una sonoridad que ha cobrado más cuerpo a partir del uso alterno de una guitarra de doce cuerdas, y un nivel ya de exquisitez en la conjugación de sus voces.

Enfusión sigue creciendo creativamente. Esta vez la sección “farándula profunda” no tuvo casi personalidades, pero la que estuvo bien vale una misa, Pedro Luis Ferrer. Llegó y se sentó a observar detenidamente a estos jóvenes músicos como si fuera un alumno en su pupitre. Varias presencias suyas en La Utopía, tras aquel conciertazo que nos regaló, son, por una parte, un estimulo a los trovadores que allí dan su canto (fundamentalmente jóvenes) pero, además, muestran ese incesante espíritu creador de Pedro Luís. Como gran maestro se da su vueltecita a ver qué hacen los alumnos, en qué andan. Cuando la obra de un creador no envejece es por eso, porque no se acuesta en ella ni en su resonancia. Pedro Luis Ferrer se mantiene en ebullición a la par del acontecer, latiendo como nuevo siempre, porque no pierde el contacto con lo que viene. Por eso va delante, porque a su genialidad y experiencia le agrega el estar respirando el entorno, re-creando sobre él.

Lo que viene: un creador que ya ha estado en la Caverna de los Trovadictos con una poética muy suya, de fuerte carga humana, Eric Méndez. Canciones sentidas y con sentido, donde fluye un profundo filosofar a veces mediante parábolas cuasi bíblicas, otras veces contando una historia sencilla, siempre hurgando en este tiempo, en la vida cotidiana, en el amor —en el que tenemos y el que nos hace falta— entre el desgarramiento y la fe.

Un trovador muy joven, ya conocido por los que acuden los miércoles a nuestro Trovando de El Caimán Barbudo de la EGREM, se estrenará en La Utopía, Lisandro Bienes.

Estoy por editar las tandas de video, ya sabes de todos modos que verás los clásicos de la canción de autor y lo nuevo de la canción alternativa contemporánea, videos que resultan casi exclusivos pues los grandes medios masivos universales (y los sabuesos nacionales que no escasean) están muy ocupados con la música tonta, reciclada, epidérmica, fresona o descerebrada, en fin… pon un verbo agresivo en Google y te saldrá esa “música” (muy importantes las comillas) de inmediato.

En las tandas del pasado sábado la gente gozó a Leo García, a Charly (también García) a León Gieco, a Silvio con Santiaguito en aquel memorable concierto en la escalinata UH en 1985; la mexicana Lila Downs siempre impacta, y repuse un video de esa gran cantora argentina Liliana Herrero cantando “Te abracé en la noche” con su autor, el uruguayo Fernando Cabrera, que está en Cuba y se presenta este viernes en el Centro Pablo, ojala logremos que este cantautor, de los más importantes de la música uruguaya y del continente, pueda darse un saltico por nuestros predios utópicos, le va a ser difícil, pues ya sabemos que tiene un sábado bien intenso que incluyen un programa de TV y una presentación.

Bueno, no faltarán las exclusivas en esta tanda ni en la descarga.

Te abrazo, nos vemos en ideal,

Fidelito

Categoría: La Utopía | Tags: | |

El Caimán Barbudo © Todos los derechos reservados