Actualizado el 4 de junio de 2010

Breve reseña de la ciencia ficción cubana, siglo XXI

La flota marítima boliviana parte a la conquista de los océanos

Por: . 2|6|2010

Foto del grupo de Ciencia FicciónComo suele suceder en tantas cronologías, para la ciencia ficción cubana las cosas en el Tercer Milenio, en realidad, comenzaron mucho antes del 2000. Que de todos modos, no hay que olvidarlo, no fue el realmente el primer año del siglo XXI, sino apenas el último del XX.

Tras una década larga sin apenas publicaciones,1 la CF2 nacional parecía más condenada que nunca a seguir siendo la cenicienta de los géneros, pese a que gracias a la labor de talleres literarios como “El negro hueco”, que sesionó por años en la Fragua Martiana dirigido por el entonces estudiante de Física Aresky Hernández, en los 90 se escribió bastante… Sobre todo por parte de algunos jóvenes creadores, que también se veían las caras con mayor frecuencia que antes, en eventos nacionales como el Ibeficción del 94, el Quásar Dragón del 95, y los diferentes Cubaficción organizados por Bruno Henríquez y su grupo/revista virtual I+real.

Pero, aunque los cuentos de esta nueva generación aparecían ya regularmente en publicaciones periódicas nacionales, como la arriba citada I+real o el efímero fanzine Nexus3; y sobre todo extranjeras, como la reputada revista virtual argentina Axxón o el fanzine español Lhork, y habían sido recopilados en antologías igualmente foráneas, como Polvo en el viento (Ediciones Desde La Gente, Argentina, 1994, recopilada por Bruno Henríquez) u Horizontes probables (Editorial Lectorum, México, 1999, recopilada por Vladimir Hernández); faltaba todavía que el gran público cubano, que tanto había seguido la CF nacional en los 80, tuviera oportunidad de conocer y valorar sus textos, para que estos jóvenes se consagraran como escritores del género con pleno derecho.

Y esa oportunidad la brindó, en 1998, la feliz decisión del Centro Provincial del Libro y la Literatura de Ciudad de La Habana de convocar su concurso anual Luis Rogelio Nogueras en los géneros de CF, fantasía y policíaco. Pero lo más importante no fue quien ganó el certamen, 4 sino el hecho de que, con el libro triunfador y varias de las menciones y finalistas, Ediciones Extramuros lanzó en el 2000 la colección Impacto, que agruparía precisamente CF, fantasía y policíaco, en tanto que géneros históricamente muy gustados por el lector.

libro InterferencesAparecieron así, además de la novela ganadora, títulos como la innovadora recopilación de narraciones ciberpunk Nova de cuarzo, de Vladimir Hernández; y la gulliveresca cuentinovela a medio camino entre la fantasía y la CF Los viajes de Nicanor, 5 de Eduardo del Llano; junto a ese fascinante libro de cuentos de la mejor fantasía heroica que fue Sol negro, de Michel Encinosa; y una amena novela policíaca de otro viejo cultivador e historiador del genero, Nelson Román6: Cuerpos desnudos. Por desgracia, esta encomiable iniciativa de Extramuros quedó trunca por falta de fondos: exceptuando la interesante antología ciberpunk Onda de choque (2006), de Vladimir Hernández; y en el 2007, junto a la excelente novela también ciberpunk Veredas, de Michel Encinosa; la lamentable Hacia la ETernidad, de Luis Hugo Valín; Impactono volvió a publicar textos fantásticos7 hasta que este 2010 apareció la cuentinovela Al límite de los olivos, 8 de la jovencísima Elaine Vilar Madruga.

Muy buenas intenciones, pero… 4 libros en 10 años no parece, realmente, un gran “impacto”.

Sin embargo, el 2000 “ciencia ficcionero” no se limitó al lanzamiento de Impacto. Letras Cubanas presentó, por su parte, Reino Eterno, antología9 que unía CF y fantasía nacionales. Y honrando a Espiral, la gran novela del santaclareño Agustín de Rojas que ganó el Premio David de 1980, Vladimir Hernández y el que escribe crearon dicho taller homónimo en agosto de ese mismo año. Importantísimo rol jugó sin duda Espiral en el establecimiento y consolidación de la nueva generación de autores del género. Dirigido en sus inicios por su fundador y autor de este artículo, y posterior y sucesivamente por Juan Pablo Noroña Lamas y Javier de la Torre, fue bajo este último que se organizó la mayor cantidad de eventos nacionales para autores y fandom10 en general, como los Ansibles2004, 2005 y 2006; y El Arco de Korad (2007), en los que se presentaron ponencias, se vieron filmes y documentales fantásticos y se convocaron los tan añorados concursos Arena. Actualmente Espiralse encuentra en receso, por tiempo indefinido.

También en el 2000 resultó Vladimir Hernández finalista en el prestigioso premio UPC de novela corta de CF, con sede en Barcelona, mediante la obra Signos de Guerra, aparecida al año siguiente en la recopilación que editan Miquel Barceló y Ediciones B de los mejores textos presentados al certamen. Vladimir, que desde esa fecha reside en Cataluña, repitió la hazaña en el 2001 con Hipernova, y obtuvo asimismo mención en el 200311 con Sueños de Interfaz, y de nuevo en el 2005 con Semiótica para Lobos. También fue mención especial en el Premio Alberto Magno12 de CF, que convoca la universidad vasca de Bilbao, convirtiéndose así en uno de los autores cubanos más premiados y mejor conocidos en el exterior.13

Michel Encinosa, que ya era bien conocido del fandom por sus relatos ciberpunk ambientados en su personal universo de Ofidia, pasó a ser estimado por el público en general con la aparición de su recopilación de cuentos Niños de neón, por Letras Cubanas; a la que siguieron, en el 2007, la ya citada novela corta Veredas (Extramuros) y Dioses de neón (Letras Cubanas), también ambientadas en Ofidia, que lo confirmaron como uno de los autores relevantes o a seguir en el panorama nacional. Entre Cubaficciones organizados por el infatigable Bruno Henriquez14, y Ansibles a cargo del binomio Javier de la Torre-Erick Mota, que también mantuvieron durante años el popular boletín, fanzine virtual o e-zine Disparo en red; nuevos y cada vez más jóvenes creadores fueron sumándose a las filas de los autores con textos ya publicados.

Fundamental para permitirles ver sus obras en forma de libro, resultó también la inclusión de la categoría CF en el ya bien consolidado Premio Calendario, que otorga anualmente la AHS y luego publica la Editora Abril. En esta colección Calendario, junto a volúmenes no muy aceptados por el fandom, que se cuestiona su estricta pertenencia al género15, han aparecido libros muy valiosos16, que marcan la entrada a la palestra de autores como Anabel Enríquez 17, o la consolidación de otros como Erick Mota, de quienes aún se esperan grandes cosas. Paralelamente, el ya tradicional concurso anual de cuentos cortos (hasta 5 cuartillas) de la revista Juventud Técnica ha permitido que escritores como los arriba citados Anabel Enríquez, Erick Mota y Raúl Flores; así como otros más noveles, como Haydée Sardiñas de la Paz y Carlos Duarte Cano, al ganarlo (en el 2007 y 2008 respectivamente), comenzaran a acumular un currículum en el género. El creciente movimiento de jóvenes creadores, especialmente los ligados al grupo y taller Espiral, vieron premiado sus esfuerzos con la publicación, en 2006 y por la santaclareña Ediciones Sed de Belleza, de la antología Secretos del futuro, que a cargo de Juan Pablo Noroña Lamas y Ricardo Acevedo Esplugas18, reunió cuentos de CF y fantasía de autores de varias edades… del taller Espiral y no sólo, pero especialmente de los más jóvenes y hasta entonces en su mayoría inéditos, quienes luego marcarían el paso en los géneros fantásticos, como Gabriel Gil, Erick Jorge Mota y Alberto Mesa Comendeiro.

Estos dos últimos autores habían ganado ambos, en el 2004 y 2006, el concurso Guaicán, desgraciadamente convocado sólo en estas dos ocasiones por la página web oficial de la CF cubana, El Guaicán Literario, adjunta a Cuba Literaria. Creado por el autor e investigador Gerardo Chávez Spinola, por años este sitio se mantuvo funcionando y actualizándose; y próximamente se espera que con la ayuda de Carlos Duarte Cano, se active de nuevo, completamente renovado y con gráfica muy superior.

Por su parte, la Editorial Gente Nueva también puso su granito de arena, y no solo con la inclusión de la categoría CF en su premio La Edad de Oro. Tras Bosque, de Roberto Estrada Bourgeois, 19 aparecido en el 2007; en el 2009 fue editado Bajo presión, de Erick Mota, que ganara a su vez en el 2007. Y se espera para el 2011 la aparición del premio de 2009, Aitana, de Leonardo Gala Echemendía. Además, si en el 2007 ya la editorial había publicado El pez volador, recopilación de historias del chileno naturalizado cubano Eduardo Barredo20; en el 2009 repitió la experiencia con La puerta del mar cuántico, otra novela de Estrada Bourgeois.

libro Crónicas del mañanaEl pasado año 2009 puede considerarse crucial para el género en Cuba, y por varias razones. La primera: la edición, como parte de la colección 50 Aniversario de la Revolución, de la antología histórica de medio siglo de cuentos cubanos de CF, Crónicas del mañana21, que permitió a los lectores y creadores de hoy conocer algo de lo mejor que habían escrito sus precursores de las generaciones anteriores. La segunda: la creación del taller literario y grupo de creación Espacio Abierto22, por los jóvenes autores Elaine Vilar Madruga, Jeffrey López Dueñas, Eliete Lorenzo Vila; el no tan joven pero igualmente novel Carlos Duarte Cano, y el ya bien ranqueado en el género Juan Pablo Noroña Lamas. A sus sesiones quincenales asisten tanto autores de pocos años como los de “la vieja guardia” del género22… y discuten y debaten sus textos siempre (o casi siempre) en perfecta armonía.

Llenando el sensible vacío dejado por los Ansibles, que los dos encuentros Behique23 2008 y 2009 (más orientados hacia el fandom que hacia los autores) no habían conseguido suplir por completo, este grupo celebró los días 26 y 27 de diciembre del 2009, incluso antes de cumplir el año de fundado, su primer evento para creadores y fandom, llamado también Espacio Abierto, en el que se presentaron ponencias de alto nivel teórico y científico, se proyectaron y comentaron materiales fílmicos. Además, se celebró un reñido encuentro de conocimientos sobre temas fantásticos y se premió el concurso Oscar Hurtado, ya convocado en esta primera edición con la separación en categorías de CF24 y fantasía.25

¿Planes futuros de la CF cubana? Pues seguir escribiendo… y por supuesto, publicando además. Leonardo Gala y Gabriel Gil ya tienen listos sendos y muy sólidos libros de relatos: Cuentos de Bajavel y Pies firmes, flotantes. Michel Encinosa espera la aparición del tercer título de su trilogía de libros de cuentos “neónicos”: Héroes de neón. Y el autor de este trabajo, por su parte, ha emprendido la escritura a cuatro manos con el maestro Agustín de Rojas de una novela abandonada por este autor de culto a finales de los 80: Laberinto de Espejos.

libro Pluma de leónEl fandom nacional también espera con ansiedad la aparición de varias antologías a la fecha ya entregadas a las editoriales: Sinfonía del infinito, de Redys Puebla; y del autor de estas líneas En sus marcas, listos… ¡futuro!, que saldrá por la Editora Abril y es una recopilación de cuentos deportivos reunidos junto a Carlos Duarte Cano. Este “tándem antologador” trabaja hoy en otros dos proyectos igualmente temáticos: Ciencia Ricción, de cuentos humorísticos del género; y Las fronteras de la vida, esta de cuentos de CF relacionados con la biología. Autores cubanos siguen publicando regularmente en las revistas argentinas Axxón, Próxima y Sensación (estas dos últimas en papel, no virtuales) y enviando sus obras a diferentes concursos nacionales e internacionales, cada vez con mayor éxito.

En fin, que si hace unos años la broma habitual para hacer entender a otros lo difícil y estéril que era escribir CF en Cuba, país subdesarrollado y del tercer mundo, solía ser compararlo con lo que resultaría ser capitán de barco en Bolivia, nación sin mar… Hoy se puede decir, parafraseando aquella irónica sentencia, que contra todos los pronósticos, la flota marítima boliviana ha partido a la conquista de los océanos del fantástico mundial… Y con un favorabilísimo viento de popa, de puro optimismo, hinchando al máximo sus velas.

NOTAS

1. Los únicos libros cubanos de CF aparecidos durante los 90 fueron: Por el atajo, cuentos de Bruno Henríquez (Editorial Oriente, 1991), autor que antes publicara con la misma editora Aventura en el laboratorio (mención Premio David 1978); en 1994, dos: Sider (Letras Cubanas), de Ángel Arango, tercera novela de la “serie de los cefalomos” que el decano del género en el país iniciara con Transparencia y continuara con Coyuntura; y La poza del ángel, de Gina Picart (Unión), que había sido Premio David en 1990 (el último otorgado en esa categoría) pese a contener sólo dos cuentos pertenecientes al género. Obviamente no es mucho, sobre todo después de la relativa abundancia editorial de los 80, cuando se publicaron obras de Agustín de Rojas, Daína Chaviano, Chely Lima, Alberto Serret, F. Mond y otros “clásicos” nacionales.

2. En lo adelante, abreviatura usada en el texto por “ciencia ficción”.

3. Creado y sostenido por Vladimir Hernández Pacín, Fabricio González Neyra y el autor de estas líneas, sólo tuvo 3 números, que aunaban textos cubanos e internacionales.

4. Fue la novela corta de ciencia ficción juvenil Los pecios y los náufragos, del autor de este trabajo. Que posteriormente ha publicado otras dos novelas del género en Cuba: Al final de la senda (2006) y Pluma de león (2009), ambas por Letras Cubanas.

5. A este libro pertenece el cuento La flecha rota en el carcaj de Eros, historia que inspiraría el filme Madrigal, de Fernando Pérez.

6. A quien se debe la aparición en el 2007, y también por Extramuros, de su estudio El universo de la CF cubana, libro imprescindible para todos los que se interesen en la historia del género en el país.

7. Pese a que en su colchón editorial permanecen desde hace años originales como El advenimiento, de quien escribe, y se rechazaron (por oscuros motivos supuestamente científicos) textos luego premiados, como Bosque, de Roberto Estrada Bourgeois, ganador en el 2005 del concurso La Edad de Oro de la editorial Gente Nueva.

8. Mención en el Premio Calendario 2005.

9. Recopilada por el autor de este trabajo.

10. Del inglés fanatic domin: los aficionados, los seguidores más fieles. El término será muy usado en lo adelante en el texto.

11. Compartida con Polvo rojo, del autor de este trabajo.

12. El autor de este trabajo también obtuvo mención en este certamen, en el 2008, con la novela corta Espuelas de bicrován.

13. En la breve lista de escritores cubanos de CF cuyos textos han aparecido con cierta regularidad más allá de las fronteras de la isla, sólo se encontrarían, además: Ariel Cruz Vega (reside en Canadá), que publicó algunos cuentos en colaboración con Vladimir Hernández; Juan Pablo Noroña Lamas, quien pese a sólo haber visto hasta el momento tres cuentos suyos aparecer en papel en Cuba (en sendas antologías) es firma habitual en la revista virtual argentina Axxón y ha publicado en antologías de ciencia ficción latinoamericana, como la francesa Dimension Latine (Riviere Blanche, 2007)… Y el autor de estas líneas, que ha visto aparecer en España sus novelas Se alquila un planeta (Equipo Sirius, 2001), Polvo rojo (antología Premios UPC 2003, Ediciones B, 2004) y Pluma de león (Neverland, 2007); así como, en Francia, su cuentinovela Interferences (Riviere Blanche, 2009); además de textos en diferentes antologías internacionales, como la ya citada Dimension Latine; Cefeidas y Fabricantes de sueños, 2005 y 2007 (España); y en revistas como Artifex Galaxie, Asphodale, Épsilon Eridani y Próxima, además de publicar en Italia la antología-reader (para uso docente únicamente) La guayaba mecánica, y ver editada en Galicia su recopilación Crónicas del mañana.

14. Más afirmado que nunca en su papel de divulgador del género en esta primera década del siglo XXI, gracias a su condición de presentador del programa veraniego Ciencia y Ficción, que ya cumplió 10 años en la preferencia de los televidentes presentando filmes de esta categoría.

15. Concretamente, los de Jorge Enrique Lage y Raúl Flores Iriarte, quizás por la no pertenencia de los autores al cerrado círculo del fandom nacional, aunque ambos volúmenes contienen algunos textos clasificables como de CF.

16. Premios Calendario hasta el 2010: 2003 (aparecido en el 2005): Los ojos de fuego verde de Jorge Enrique Lage (en su libro El color de la sangre derramada hay también textos encuadrables como CF). 2004 (2006): Precio Justo, Yoss. 2005 (2007): Nada que declarar, Anabel Enríquez Piñeiro. 2006 (2008): Enemigo sin voz, Michel Encinosa Fu (Que ese mismo año también ganó en narrativa con Dopamina sans amour, un texto tan posmoderno que muchos lo consideran de CF). 2007 (2009): La carne luminosa de los gigantes, Raúl Flores Iriarte. 2008 (2010): Algunos recuerdos que valen la pena, Erick Jorge Mota Pérez.

17. No es pariente de Bruno Henríquez, por cierto.

18. Otro nombre importante del género, por su sostenida labor de años al frente de su revista MiNatura.

19. En los 80 debutó en el género con su novela Trenco.

20. Que en los 80 ya había aportado al género libros como El valle de los relámpagos, Encuentros paralelos y Los muros del silencio.

21 . Recopilada por quien escribe estas líneas, y ya aparecida también en gallego.

22. Así llamado en honor al libro de cuentos homónimo de Chely Lima y Alberto Serret, uno de los hitos indiscutibles del género en Cuba. Sesionó originalmente en la Casa de Cultura Mirtha Aguirre, de 33 y 34, en Playa; para luego pasar a su actual sede en el Centro de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso, en 5ta y 20, del mismo municipio. Domingos en la tarde, cada 15 días. Están invitados todos los que se interesen por ciencia ficción o fantasía.

23. Presencia regular en sus encuentros son Raúl Aguiar y el autor de este artículo. Gina Picart también ha sido invitada como conferencista.

24. Organizados, entre otros, por el Proyecto Dialfa Hermes, el grupo Estronia, y Anime No-Kenkyu, se distinguieron sobre todo por la gran juventud (más bien adolescencia) de la mayoría de sus participantes, más interesados en las series manga y televisivas que en la literatura, y en la fantasía antes que en la de CF. Se hizo énfasis en Harry Potter, Naruto, y la gran saga fantástica Canción de hielo y fuego de George R. R. Martin

25. Su ganadora fue la joven Yadira Álvarez, con el cuento Carne y pescado.

26. Obtenido por Eric Flores, con De lo acontecido al capitán Joaquín Alvarado y a las gentes que con él iban.

Categoría: Literatura | Tags: | | |

El Caimán Barbudo © Todos los derechos reservados