Actualizado el 30 de agosto de 2012

Una historia desde sus inicios, los avances y metamorfosis:

El fanzine cubano de Ciencia Ficción

Por: . 29|8|2012

Fanzines de CF en Cuba¿QUÉ ES UN FANZINE?

Fanzine: publicación temática no profesional realizada por y para aficionados. Desde que se originó este término en los años 40 del siglo pasado —curiosamente, con un fanzine norteamericano de ciencia ficción—, ha constituido una vía de comunicación con los seguidores (llamados fandom) de un fenómeno cultural particular, como puede ser un género literario, musical o artístico, en cualquier parte del mundo.

El motor impulsor de este tipo de revista es la necesidad del fandom de adquirir y consumir información de su interés que no es publicada por el universo editorial legitimado. En opinión del teórico Antonio Lara, “los fanzines han jugado un papel fundamental en la evolución general de los medios, y, más concretamente, de las formas culturales marginadas por las instituciones oficiales, como pudieran ser los cómics, carteles, animación, novelas populares, telefilmes y otras”.

Los fanzines gozan de las ventajas indiscutibles de contar con especialistas en su materia particular, que publican de forma libre y directa, sin ataduras ni intereses para con terceros; tener la posibilidad de darse a conocer en un público aficionado más o menos amplio; y cubrir campos específicos sobre el que no existen publicaciones comerciales.

El fanzine va abriéndose camino como pan caliente dentro de su circuito de seguidores, y su realización irá alcanzando con el tiempo cierto nivel de profesionalidad. Si con suerte, algún editor oficial ve la calidad del trabajo y la cantidad de audiencia, el fanzine puede llegar a publicarse con medios profesionales (el sueño de todo creador de este tipo de revista), y entonces pasa a denominarse prozine.

En cuanto a desventajas, los fanzines dependen de las ganas de sus colaboradores de contribuir desinteresadamente, con un trabajo no remunerado, sacando de su tiempo libre; también tienen problemas para distribuirse hacia a su público potencial pues sus posibilidades de ser impresos dependen del esfuerzo personal y el aporte monetario de sus propios realizadores. Estos hechos conspiran contra la perdurabilidad del fanzine en el tiempo.

Actualmente, un soporte como Internet, en donde se pueden publicar documentos en formato PDF o en HTML, ha facilitado la distribución de estas revistas hechas por y para fans. Por lo que la edición de fanzines se ha extendido a la red, y es ahí donde se le denomina ezine.

EL FANZINE FANTÁSTICO CUBANO

En Cuba este tipo de publicación se ha vuelto muy popular para los seguidores de terminada manifestación artística; es el caso de la música, básicamente con el rock (la revista Punto G, entre muchas otras); la historieta (el trabajo del Proyecto Mangakubano); y la literatura, en especial con la literatura fantástica y de ciencia-ficción (CF).

En nuestro país hay una tradición de literatura fantástica, con escritores que han trascendido por sus cuentos y novelas memorables. Este gusto por la literatura fantástica ha perdurado hasta hoy, en buena medida, gracias a talleres literarios, eventos y revistas, la mayoría realizados por aficionados, fans o los propios escritores del género, intentando superar la marginación con la que el género ha sido tratado en el país.

La realización en el patio de revistas o fanzines del género está jugando un papel meritorio en la divulgación del fantástico dentro del país pues, aparte de ofrecer espacio para la publicación de cuentos, artículos, críticas, información y la promoción de concursos, constituye fuente de inspiración y estímulo para que las generaciones emergentes desarrollen proyectos en forma de nuevas revistas y grupos culturales.

Por desconocimiento sobre este tipo de manifestación en el género en otras provincias del país, solo haré referencia a los fanzines más importantes que han visto la luz en La Habana.

LOS PRIMEROS FANZINES

Desde siempre los escritores cubanos del género (nombres como Oscar Hurtado, Ángel Arango, Miguel Collazo) se interesaron por la divulgación del mismo. Hacia la década del 80 del pasado siglo comienzan los esfuerzos más sistemáticos para desarrollar y promover la CF, con la aparición de los primeros talleres literarios específicos del género, como el Oscar Hurtado, cuyos fundadores fueron Bruno Henríquez, Daína Chaviano, Nelson Román, Arnoldo Águila y Roberto Estrada Bourgeois; y el Julio Verne, conformado en 1983 por iniciativa de Raúl Aguiar.

En esos años ocurrieron varios eventos organizados por los talleres, pero no fue hasta 1988 que algunos integrantes del taller Oscar Hurtado crearon la primera revista/fanzine cubana de fantasía y ciencia ficción llamada Nova. Editada por Bruno Henríquez, Daína Chaviano, Chely Lima y Alberto Serret, contó con sólo algunos números.

Fanzines de CF en CubaYa en la década del 90, durante los años del Período Especial, pese a la difícil situación no faltaron ánimos para crear fanzines de CF. En 1991 se fundó el Grupo i+Real, cuyo objetivo era promover el género, realizaban eventos como los CubaFicción y algunos de sus integrantes crearon una revista en formato digital con el mismo nombre (Revista i+Real). Su director era Bruno Henríquez, fue programada en Iris para MS-DOS y publicaba artículos, ensayos, relatos breves, historietas, ilustraciones, así como otras informaciones de interés. Este ezine se difundía en disquetes de 3,5 y llegó hasta los 29 números. Su publicación finalizó en 1997 y tiene el valor histórico de ser el primer ezine del género en Cuba.

Casi terminando el siglo aparecen dos nuevos fanzines, enfrentados a la limitación de ser forjados con medios caseros, gracias al esfuerzo de sus propios autores. En 1997 surge Nexus, fanzine realizado por los escritores José Miguel Sánchez (Yoss), Vladimir Hernández Pacín y Fabricio González Neira, quienes la elaboraban e imprimían ellos mismos, con cinco o seis ejemplares destinados a pasar de mano en mano. Solamente tuvo dos números.

La revista miNatura se crea en enero de 1999, especializada en microcuentos de fantasía, ciencia ficción y terror, y editada por Ricardo Acevedo Esplugas, un integrante de los talleres Óscar Hurtado, El Negro Hueco y el Grupo i+Real. En sus inicios la revista tuvo formato de boletín impreso y se publicaba en una sola hoja, gracias al esfuerzo de su creador y el apoyo de alguna que otra institución. Luego, por las limitaciones de impresión, miNatura se convirtió en ezine, y en la actualidad ostenta el mérito de ser el fanzine de CF de mayor tiempo de vida hecho por un cubano. Hoy es una publicación bimestral que puede descargarse desde su sitio web y que se distribuye también por e-mail. Desde 2002, miNatura convoca un Certamen Internacional de Microcuento Fantástico, y desde el 2009 un Certamen Internacional de Poesía Fantástica.

LA EXPLOSIÓN DE REVISTAS EN EL NUEVO SIGLO

Una nueva etapa en la ciencia ficción cubana comienza en el 2000, caracterizada por el desarrollo de varios ezines como proyectos personales y la conformación de distintos grupos culturales, los cuales dentro de su labor incluyen la realización de una revista.

Un ejemplo de esto es la revista electrónica Disparo en Red, auspiciada por el Grupo Espiral (fundado inicialmente, en 2000, como taller literario “Espiral”). Disparo en Red se publicó por primera vez en 2004, editado por Erick Mota Pérez y con la ayuda de Javier de la Torre Rodríguez. Creado para generar un espacio de publicación para cuentos, artículos, ensayos, críticas y reseñas escritas por autores nacionales y extranjeros, y aumentar de esta forma el conocimiento sobre la CF entre escritores, ensayistas y aficionados cubanos, daba a conocer también concursos literarios y actividades. Se mantuvo editando hasta 2008 y contó con 50 números.

Otra revista electrónica, Qubit, sale a la luz en 2005, elaborada por el escritor Raúl Aguiar, con el objetivo de promover la corriente de literatura y pensamiento cyberpunk, tanto nacional e internacional. Todavía hoy se mantiene en activo y su gran atractivo ha sido la revelación de la historia del movimiento cyberpunk y de la ciencia-ficción en los diferentes países latinoamericanos, dedicando un número a cada país.

En 2001, un grupo de amigos motivados por reunir a los fans de la Fantasía y la CF, organizaron el Club de Arte Fantástico Onírica. Más tarde, en 2003, se creó el informativo electrónico titulado Boletín Onírica, que editaba Gonzalo Morán Miyares y era enviado cada mes por correo electrónico a los miembros del club e interesados, con noticias y artículos sobre el género. En 2006, Boletín Onírica cambia a un nuevo formato con la ayuda de Izbel Valdés Leiva, Reinel Rodríguez Sánchez-Ossorio, Jorge Félix Peñate Hernández, Sheila Padrón Morales y Jorge Padrón Morales, conteniendo nuevas secciones y artículos de diversas temáticas. La revista se mantuvo activa hasta la disolución del grupo a finales del 2006.

Motivado por el formato inicial de Boletín Onírica, Gonzalo Morán, junto con Yadira Álvarez, fundaron en 2005 el Informativo Estronia. Desde su inicio, tuvo la característica de ser un vehículo para brindar noticias e informaciones actualizadas del acontecer del género en el cine, la literatura, la plástica, la música, etc. Gracias al formato sencillo en que se publica, especialmente para ser enviado por correo, en la actualidad es leído por un gran número de suscriptores. Con un estilo muy propio, este informativo recoge entrevistas a importantes autores (como la realizada a Úrsula K. Le Guin), ilustradores, y promotores del género.

Al salir en el Canal Habana el programa televisivo X-Distante, en 2006, Estronia puso rápidamente a disposición de los lectores un suplemento que brindaba información sobre las cintas que se transmitirían durante el mes. Sus realizadores, especialmente Gonzalo Morán, han organizado varias actividades y eventos de fantasía y ciencia-ficción en coordinación con el Proyecto DiALFa (Divulgación del Arte y la Literatura Fantástica), como son los Eventos Tolkien, anualmente desarrollados desde 2008 en la Biblioteca Rubén Martínez Villena. Tras 85 números, Estronia se mantiene todavía en activo.

Fanzines de CF en CubaLa voz de Alnader, fundado en 2006 por Jeffrey López Dueñas, Sahai Couso Díaz y Sandor Gálvez de la Paz, es otro fanzine de importancia en el período. Con un diseño muy atractivo, hacía gala de más de quince secciones, que abordaban temas mitológicos, literarios, cinematográficos, juegos didácticos, y se fomentaba la creación literaria. Contaba, además, con un suplemento informativo llamado El Oráculo. Actualmente, los editores de La voz de Alnader trabajan en un nuevo formato que les ayude a superar las dificultades técnicas que se les presentaron y esperan regresar pronto a la red.

Hacia finales de la primera década del siglo XXI se crea el taller literario Espacio Abierto que aglutina a una buena parte de los principales escritores del género y se mantiene activo después de tres años. Sus coordinadores (Elaine Vilar, Jeffrey López, Raúl Aguiar y Carlos Duarte) decidieron tener un portavoz del nuevo taller literario y así, en abril de 2010, surgió la revista Korad de fantasía y ciencia ficción, que está dirigida por Raúl Aguiar, con los demás coordinadores del taller como coeditores. La revista publica ensayos, críticas y reseñas referidas al fantástico cubano, narrativa de CF, fantasía heroica, el cómic y la poesía especulativa. Cuenta también con una sección fija de plástica fantástica donde se divulga la obra de los ilustradores del género. Se han editado ya diez números con una frecuencia trimestral y se distribuye por correo electrónico: revistakorad@yahoo.com

Recientemente, en 2011, se crea Cuenta Regresiva, con el escritor Leonardo Gala Echemendía como director, la diseñadora Leonor Hernández Martínez y la coordinadora del Proyecto DiALFa, Sheila Padrón Morales, en el rol de redactora. En formato PDF, muy pesada para distribuirse por correo electrónico, circula vía flash, de mano en mano, especialmente durante actividades y eventos como los realizados por Proyecto DiALFa, y se propone abrir otro espacio más para la publicación de artículos, críticas y literatura sobre el género fantástico en todas sus manifestaciones.

ALGUNAS CONSIDERACIONES FINALES

Con más de treinta años de historia, aunque la CF cubana no haya contado con suficiente apoyo institucional, sí ha sobrado entusiasmo entre sus escritores y seguidores. Estos se han dedicado a cultivar y divulgar el género a través de talleres literarios y grupos, eventos, proyectos y fanzines, sólo movidos por el interés de impulsar un movimiento cultural de creación literaria y artística.

Como recurso imprescindible para la comunicación, la expresión artística y el acceso a la información, el fanzine se ha impuesto y ha ido ganando en profesionalidad, en riqueza de diseño, en la diferenciación y originalidad de sus propuestas. En cambio, estas publicaciones siempre corren el riesgo de desaparecer, amenazadas por la falta de tiempo y recursos propios que sus autores tienen para invertir en ellos.

Pero las fuerzas renovadoras y creativas no se detienen; generaciones nuevas surgen fundando otras revistas y proyectos; y aunque el género siga todavía en los márgenes, cada vez se vuelve más masivo y menos “oculto”.

Categoría: Literatura | Tags: | | | | | |

El Caimán Barbudo © Todos los derechos reservados