Actualizado el 1 de octubre de 2012

Aniversario 15 de Ediciones La Luz

Mehr Licht

Por: . 27|9|2012

15 Aniversario de Ediciones La LuzEl 7 de mayo del 2012, en la sede de la UNEAC en Holguín, se celebró el Aniversario 15 de Ediciones La Luz. En un panel integrado por cercanos al equipo de trabajo se discutió sobre el papel de las antologías en la promoción desde el sello editorial, el uso de los recursos visuales que enriquecen la dinámica del mercado, los puntos en común de los cuentos premiados en el Celestino y el papel del editor como estandarte en la revisión de los originales.

Este panel, nombrado Ediciones La Luz: 15 Años con la Joven Literatura Cubana, abordó temas de suma importancia para el desempeño creador de un colectivo que ya supera los 80 títulos.

Como parte de esta jornada, se escogió el día para presentar los últimos libros publicados: Babelia (Poesía) de Youre Merino, Fracturas y extrañezas (XII Premio Celestino de Cuentos) de José Alberto Velásquez, Tratado sobre la emoción (Teatro) de Fabián Suárez y Bufón de Dios (Décimas) de José Luis Serrano. Este último inaugura la colección en forma de homenaje que la editorial ha creado y que está dentro del propio concepto de La Luz, pues son las palabras de Goethe: Mehr licht, o sea luz, más luz así llega en el año de su 15 Aniversario el primer libro, ahora en una hermosa reedición.

Aunque el nacimiento se cuente a partir del día de la presentación de Bufón de Dios, el 7 de mayo de 1997, este no fue un acto fundacional que incluyó las palabras de apertura de un local, con los recursos mínimos para hacer libros, ni nada por el estilo. Sino que hubo que emigrar a Cienfuegos y el libro primero de Ediciones La Luz fue realmente una voluntad en conjunto con los hermanos de Reina del Mar Editores y ese día ante los delegados que regresaban a la capital el poeta Ronel González presentó el libro, que por la premura, dice Serrano que tenía más de sesenta erratas. Era el último día de las Romerías de Mayo.

Ese es el nacimiento, accidentado, con situaciones que hicieron que un pequeño grupo regresara en un viejo Moskovich desde Cienfuegos y cuando llegaran a Holguín solo quedaban los últimos delegados, cercanos a abordar un avión que los llevara de vuelta a la capital. Después de tamaña presentación, el transcurso no podía ser de otra manera, así que Jorge Luis Sánchez Grass recuerda que la máquina con que trabajó la editorial fue encontrada:

“…detrás de un gran matojo, abandonada a la merced del tiempo, descubrimos una imprenta abandonada de la empresa sideromecánica, en la que se imprimían modelos para catalogar las piezas que producía la fábrica KTPM de Holguín, descubrimos que ahí se podían hacer estas reproducciones, nosotros cariñosamente lo llamábamos el Elefax, no eran más que copias, hacíamos las matrices impresas en nuestras computadoras, como que no había papel nos agenciamos la recortería que había quedado abandonada en la vieja editorial de la Plaza de la Marqueta, en la imprenta Lugones, ese papel nadie lo quería, nos diseñamos un tanto copiando a la exitosa y ya en ese momento extinta Antología Mínima que hacía la editorial. Un formato de libros un poquito más grande que los de antología mínima, que como lo vi chiquito, se me ocurrió ponerle de bolsillo, cabían en un bolsillo, y hacíamos aquella edición, recogíamos los poemas, los preparábamos, buscábamos un hilo temático para unir ocho o diez textos, y cada quince días presentábamos dos de aquellos libros en una inefable tertulia que tenía el poeta José Luis Serrano que se llamaba “Elogio a la locura”, y que ocurría cada quince días en el Gabinete Caligari, permitiéndose un lujo único, bien, mal, peor, o regular, nadie en este país podía presentar dos libros cada quince días en una tertulia literaria”.1

Durante estos años se dieron a conocer las nuevas voces que iban surgiendo en el contexto de la creación literaria en Holguín, ahí están los libros de Belkis Méndez, Pájaro de la tarde; de Orestes González Garayalde, Sitios y quimeras; El último dios de George Riverón.

El propio Sánchez Grass define estos quince años como el paso por tres grandes periodos, definidos por él de la siguiente manera:

1) el impulso iniciático, el disparate entusiasta pero efectivo;

2) un periodo sombrío en el que no se hacia nada y

3) este periodo de madurez que hay ahora, que nos hace sentirnos orgullosos ante cada paso, ante cada antología, ante cada título, de uno saber que esta leyendo, hojeando, un libro de una editorial que tiene rostro, que uno sabe lo que está manoseando.

15 Aniversario de Ediciones La LuzEste periodo de madurez llega después de los diez años de surgimiento de Ediciones La Luz, muchos escollos ha tenido que sortear para consolidar un trabajo que amerita análisis de mayor profundidad que estas líneas. La convocatoria del Premio Celestino de Cuentos durante trece ediciones ha abierto un camino para visualizar el quehacer de la joven narrativa cubana. Fue ese el primer paso del entonces únicamente periodista Rubén Rodríguez, hoy una voz que reafirma la renovación de códigos en el panorama literario cubano.

Pero también está el trabajo con las antologías, una vía que La Luz ha utilizado en aras de promover a un amplio conjunto de autores, un recorrido que partió también del Celestino, cuando sólo se reconocía un cuento y se publicaba junto a las menciones bajo el título de Libro de Celestino, Segundo libro, Tercer… y Cuarto…, pero que se perfeccionó después con Memoria de los Otros (Ed. La Luz, 2006) donde se reúnen veinte escritores holguineros, quienes habían cursado el Taller de Técnicas Narrativas del Centro de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso. En el 2009 aparecía El sol eterno, una antología de jóvenes poetas holguineros.

Para el 2010 la Editorial alcanzó cuotas de mayor amplitud y se sumó a la tarea de compilar textos sobre la obra de José Lezama Lima en el año de su centenario: Devoluciones, que integra tres valoraciones de Abel Prieto, Roberto Méndez y Manuel García Verdecía. Se incluyen también los primeros dos volúmenes de las investigaciones premiadas en el concurso Memoria Nuestra, bajo el título general de Hacer Memorias, actualmente se trabaja en la edición de la tercera de estas entregas.

Sobre estas bases Ediciones La Luz quiso hacerle un homenaje a la organización que aglutina la vanguardia del arte joven en Cuba: la Asociación Hermanos Saíz, y conformó dos amplios volúmenes que sirven para enmarcar la obra de los jóvenes en los terrenos de la poesía y la narrativa, con La isla en versos. Cien poetas cubanos, se hacía un pase de lista por los discursos de índole insular que caracterizan la creación de los bardos cubanos, bajo la tradición de la maldita circunstancia del agua por todas partes que impuso Piñera.

Pero el colectivo tiene más motivos para enorgullecerse de su trabajo, con Todo un cortejo caprichoso. Cien narradores cubanos se cerró el otro camino que siguen las jóvenes voces del ámbito de la creación literaria.

Los quince años que cumple Ediciones La Luz se reconocen como el camino inicial de una editorial que ha cosechado importantes premios que entrega el Instituto Cubano del Libro a títulos, hay que mencionar el Premio La Puerta de Papel a Cierra la boca (2010) de Yunior García, el Premio al Autor Novel que entrega el Centro Provincial del Libro y la Literatura de Santiago de Cuba al cuaderno La eternidad y el peligro de morir (2011) de Víctor Hugo Pérez Gallo y la continuidad de un proceso que inició Sánchez Grass y Alexis Triana, y han mantenido durante estos años, los editores Ghabriel Pérez y Luis Yuseff, mientras desde la presidencia: Tatiana Zúñiga, Alina Alarcón, Kenia Leyva, Esnéider Gutiérrez y Karina Pardo.

Es también meritorio el trabajo con la publicación de audiolibros, un soporte que contribuye a ampliar los horizontes de promoción de estas voces, se abrió con El brillo de la superficie, una colección de poemas de Delfín Prats y le siguieron El sol eterno, versión en audio del libro homónimo. Se concibió también la versión de La isla en versos, donde se reunirán varios de los autores que integraron la selección impresa de esta muestra representativa del quehacer literario.

La Colección Analekta, fue creada en conjunto con el Centro para el Estudio y el Desarrollo Sociocultural para publicar una serie de textos breves de jóvenes autores, haciendo un repaso de la creación literaria en todos sus géneros.

Luis Yuseff, editor principal de La Luz, confesó en una entrevista lo que para él significa trabajar en ella: “Ediciones La Luz significa haber trabajado con poetas que admiro como Delfín Prats, Lina de Feria, César López, Roberto Manzano y otros bien jóvenes: Moisés Mayán, Yanier H. Palao, Eliecer Almaguer, Lisandra Navas…”

NOTAS

1. Entrevista a Jorge Luis Sánchez Grass como parte del documental Así comenzó esta historia.

Categoría: Literatura | Tags: | | | | | | | |

El Caimán Barbudo © Todos los derechos reservados