Actualizado el 2 de mayo de 2011

Anne Sexton

Por: . 3|4|2010

Anne Sexton es en realidad el seudónimo del ama de casa Anne Gray Harvey que, hospitalizada debido a una depresión post-parto, decide comenzar a escribir a instancias de su psiquiatra, como terapia para reponerse de un intento de suicidio.

Nació la poeta en Newton, Massachussets, en 1928. Toda la obra de Anne Sexton resulta una confesión íntima de su condición de mujer, miradas angustiantes, desenfocadas de los tópicos, marcando temas no siempre atendidos por la poesía femenina de la primera mitad del siglo XX. Por esta singularidad, se ha dicho que fue una mujer muy mal portada, transgresora, en el mejor sentido de la palabra. Gracias a la relación poematizada de esos vericuetos mentales, contamos con el testimonio de un espíritu rebelde, que tanteó la muerte en varios momentos y que en 1974, después de ignorar su reconocimiento como escritora de éxito ganado a la polémica, almuerza y se va al garage de su casa, enciende el motor del auto y se suicida finalmente inhalando monóxido de carbono.

La relación de sus libros implica: To Bedlam and Part Way Back (1960), sendero de su perturbación; All My Pretty Ones (1962); Live or Die (1966); Transformations, donde recrea 17 cuentos de hades de los Hermanos Grimm; Love Poems, The Book of Folly y The Death Notebooks (1974). The Awfull Rowing Toward God salió en 1975 y póstumamente se editó Words for Dr. Y. Anne Sexton fue profesora en la Universidad de Boston y en la Colgate, y en 1968 la Universidad de Harvard la distinguió por la totalidad de su obra. Recibió, asimismo, el American Academy of Art and Letter Award y los Premios Pulitzer y Shelley.

En la valoración de Jonio González Barcelona, prologuista de una selección de sus poemas al español: “Lo que Anne Sexton entrevió fue su propio espíritu y su propio cuerpo, su condición de mujer, de ser humano. Entrevió las murallas hostiles que nos impiden ver, a hombres y mujeres por igual, más allá de los imperativos del poder”. EL ASESINO

La muerte correcta está escrita.
Colmaré la necesidad.
Mi arco está tenso.
Mi arco está listo. Soy la bala y el garfio.
Estoy amartillada y dispuesta.
En mis visiones le tallo
como un escultor. Moldeo
su última mirada hacia todos.
Cambio sus ojos y su cráneo
constantemente de posición.
Conozco su sexo de macho
y lo recorro con mi dedo índice.
Su boca y su ano son uno.
Estoy en el centro de la emoción.
Un tren subterráneo
Viaja a través de mi ballesta.
Tengo un cerrojo de sangre
y lo he hecho mío.
Con este hombre tengo en mis manos
su destino y con este revólver
tengo en mis manos el periódico y
con mi ardor tomaré posesión de él.
Se inclinará ante mí
y sus venas saldrán en desorden
igual que niños… Dame
su bandera y sus ojos.
Dame su duro caparazón y su labio.
El es mi mal y mi manzana y
lo acompañaré a casa.

Categoría: Los raros | Tags: | | |

El Caimán Barbudo © Todos los derechos reservados