Actualizado el 27 de abril de 2011

Arménio Vieira

Por: . 11|4|2011

“Autor irreverente” fue el adjetivo usado por el Ministro da Cultura de Cabo Verde, Manuel Veiga, al referirse, en una tertulia homenaje en la explanada del Café Sofía, al flamante ganador del Premio Camões 2009. Meditabundo, y a la vez, cómodo entre sus colegas, el poeta africano recibía el homenaje del tiempo y la consistencia, aunque, para ser sinceros, asistía al tributo que le ofrecen los seres humanos a la coherencia de una voz, matizada por ritmo y compromiso. ¡Oh, musa, dame destreza para narrar las peripecias del espíritu atravesado y concurrente, disidente y abrasivo que hace de la poesía su medio de supervivencia… en el archivo retinal de los turbulentos!

Por la contribución, oh manes, a la valorización de la lengua portuguesa hablada en la nación caboverdiana y en el mundo lusófono se le hizo este convite, promovido por el gobierno en ese espacio genésico en el que se inspiró y trazó sus eclipses. Además del ministro, algunos contemporáneos hablaron del celebrado: los escritores Osvaldo Osório, Mário Fonseca, Filinto Elísio, Mito Elias e Fátima Bettencourt, así como los músicos Daniel Rendall y Zézé. Todos recordaron y leyeron textos preferidos, henchidos de preocupaciones universales y recreaciones mitológicas de una rica cultura. El autor de MITOgrafías y Caviar, Champanhe & Fantasia observaba satisfecho cómo sus cófrades tañían las liras en su honor, a caballo entre la trascendentalidad lírica y las vicisitudes más mundanas.

El “Conde”, considerado por los estetas lingüísticos por la “construcción de la metáfora y la alegoría por un proceso llamada por el mismo autor como la síntesis”; recurso exitoso para lograr el equilibrio entre intemporalidad y universalidad, sin la referencia del espacio y el tiempo que tanto marcó a los demás escritores de la generación de los 60. Atemporal, hombre con una pizca de innovación que juega con el léxico en busca de un convite surrealista de ilusiones. Reconocido a sí mismo como nada elocuente, el bardo es el primer escritor caboverdiano en ganar el Premio Camões, máximo galardón de las letras portuguesas. Nació en la ciudad de Paia, Isla de Santiago, el 24 de enero de 1941. Después de desempeñarse en varias ocupaciones, desde 1981 en que publicó Poemas ha seguido una amplia carrera en la poesía y el periodismo. Así, entregó O eleito do Sol (1990), NO Inferno (1999) e MITOgrafías (2006). Ha colaborado con varias publicaciones como Mákua, Alerta, Boletim de Cabo Verde, Imbondeiro, Vértice, Raízes, Ponto y Virgula. Por eso y mucho más es definido como uno de los mayores poetas del archipiélago…ese archipiélago del Continente Negro que entregó a la historia de la literatura universal un poeta como Arménio Vieira.

DERIVACIONES

Heliofante: hijo de un dios
llamado Sol. Amante del arco-iris
y del girasol. Cuando jode
es por joder. Nunca come.
Para qué? Basta un rayo
Para cargarse los manojos.
Helifante: tiene una hélice en la cola,
Y si quisiese podría volar.
Pero, no. Cada uno es como es:
El cóndor se siente feliz allá en la cima,
Pero el sapo croa contento en la charca.

Leofante: tiene algo de león,
Pero no quiere ser rey. A veces
Siente rabia y un nudo en la garganta.
Pero se controla y se retira.

Olifante: tiene cuernos enormes,
Pero es un pedazo de pan. Vive
En armonía con las damas, pero
No se enfada, pues sabe
Para que dure el amor
Sólo puede ser el amor
Del que hablaba Platón.

Polifonte: no tiene patria propia.
Le da lo mismo que salga el sol
Como que caiga nieve, nada lo calienta
O enfría. Hasta gusta de la Pasárgada,
que, entre otras cosas,
es el mejor lugar del mundo
para andar despreocupado.

Plurifante, Mitofante, Necrofante,
Ornifante, Putifante, Androfante,
Fenolofante
y así en adelante.

Elefante no, porque ya existe.

(Traducido del portugués)

Categoría: Los raros | Tags: | |

El Caimán Barbudo © Todos los derechos reservados