Actualizado el 21 de marzo de 2014

Mi bella durmiente

Por: . 24|1|2014

(Primer Premio del concurso Farraluque de Literatura Erótica 2011)

Huida en el maizal

La miro y la miro y no me atrevo a despertarla. Lucía es un ángel, a veces, hasta creo descubrir alitas creciendo en su espalda. La miro incrédula, me pellizco: duerme extasiada, hasta parece feliz; pero es imposible que lo sea junto a alguien como yo. Sé que no lo hace por dinero. Soy pobre. No tengo un buen empleo ni una casa elegante. Lo único que puedo ofrecerle es amor, protección, ternura. A lo mejor es lo que necesita y por eso me aceptó como amiga, novia, pareja, amante o lo que sea. Cuando despierte quizás se vista, salga a la calle y no regrese jamás. Estoy segura que puede hallar un montón de mujeres u hombres que también la colmen de amor y puedan ofrecerle mejor vida que yo.                                                                                                                                                                         Me siento en una esquina de la cama, con cuidado, para que no despierte. Contemplo sus cabellos rubios, los pechos firmes de aureolas intensas, el espeso monte del pubis y el perfecto bronceado de su piel.                                                                                                                                                              Advierto una sombra y alzo la vista. Ella camina a solas entre los cañones y yo sentada en el muro, leyendo poesía. A pesar de su belleza, sus facciones denotan desánimo o quizás se sienta abrumada por algún conflicto.                                                                                                                    —¿Le sucede algo? —me arriesgo a preguntar.                                                                                               Ella sigue de largo sin advertir mi presencia. Me pongo de pie y la alcanzo, antes de que avance unos diez metros.                                                                                                                                    —Disculpe —le digo.                                                                                                                                         Ella se detiene. Me reflejo en sus pupilas. Adivino, no sé si por el sexto o el séptimo sentido, que aceptará mi amistad.                                                                                                                                       —Si anda en busca de buena poesía —vuelvo a la carga—, puedo recomendarle este —le muestro la portada y libera una tímida sonrisa.                                                                                              —Gracias —agrega, con tono débil.                                                                                                                Le extiendo la mano:                                                                                                                                      —Me llamo Alicia, Alicia del Monte Ruiz —vuelve a sonreír—. No vivo en el campo, especifico. Ese es mi apellido, mi padre se llamaba Julio Oscar del Monte… ¿Puedo acompañarla, o espera a alguien?                                                                                                                                                               Ella demora unos segundos en responder.                                                                                             —No, no espero a nadie… Mi nombre es Lucía.                                                                                           Se acerca al muro.                                                                                                                                     —¿Vienes siempre a la Feria? —pregunto y no responde.                                                                   Apoya los codos en el concreto y sitúa las manos bajo el mentón. Sigo la dirección de su mirada: el mar, el faro, la espuma de las olas que se precipitan contra las rocas en la entrada de la bahía: testigo de las peripecias de piratas y filibusteros, siglos atrás.                                                            —Me gusta escribir poesía. —Sus palabras me apartan de la historia.                                             —¿En verdad? —dudo. Observo de reojo su esculpida figura y las tiernas facciones de su rostro.  —Sí —afirma.                                                                                                                                                    Abre la mochila y extrae una agenda. Parece más animada.                                                                    —¿Quieres escuchar?                                                                                                                                    —Por supuesto —le digo y me acomodo, lo mejor que puede acomodarse alguien, de pie y recostada a un muro…                                                                                                                                     No me canso de explorar su anatomía. Tapiaré puertas y ventanas para que no escape y convertirla en mi esclava, dispuesta a mis caricias cada vez que se me antoje; pero no, el amor necesita libertad para mostrar su esbeltez. Ella no se imagina que sueño con sus besos en las madrugadas y en mis horas de aseo. Si accedí a leer y revisar sus poemas, fue un pretexto para atraerla a mi humilde morada, que aceptara un té y permaneciera un par de horas sentada frente a mí, muy cerca, porque no hay espacio para sentarse lejos. Ella cree que soy poeta de verdad, y aunque nunca he presumido serlo, su interés por mis versos, me hace sentir importante.                                                                                                                                        Lucía entra, recorre los estantes y ojea un par de libros. Mira a todos lados, disimula, se acerca y me propone dar un paseo. Su timidez le impide conversar en público con otra mujer, por más que afirme preferir el aire puro o menos contaminado que este olor a papel húmedo.                             —Sentémonos aquí me dice, cuando atravesamos el parque.                                                            Ella se acomoda en una esquina del banco y yo en la otra. Sonríe, recorre el entorno con la vista, se aproxima un poco más.                                                                                                                                    —No sé cómo puedes estar más de diez minutos entre tantos libros, yo no lo soportaría.             Ella habla sin prisa, con dulzura. Estremezco al escucharla.                                                              —No sé vivir sin ellos respondo. Lo mismo en mi trabajo, que en casa.                                      Nos reímos de la gente que espera el autobús; echamos un pedazo de pan a los perros callejeros que merodean los alrededores; ella lee sus últimos versos, halago los avances; se queja de los más de tres años sin ver a sus padres ni recibir carta. Acaricio su mano. Permite que mis dedos se enreden entre los suyos. Ríe. Me gusta verla reír. Nunca preguntamos sobre nuestros amores pasados ni presentes. Siempre dejo inconcluso el análisis de algún texto, para que me busque nuevamente…                                                                                                                                                     No tengo valor para despertarla. Quiero que no termine la noche, se detengan todos los relojes y no canten los gallos; para repetir tantas caricias y amor. Voy a proponerle que se quede a vivir conmigo, olvidemos todo y comencemos un presente sin respuestas ni fantasmas. Si teme a la gente, diremos que somos hermanas o primas. Jamás olvidaré su voz en mi oído, sus labios en los míos, su piel en mi piel. Fue mía. Lo será, al menos hasta que abra los ojos.          Me saluda como siempre, un beso muy cerca de los labios y lanza la mochila a cualquier mueble. Advierto en su rostro las huellas del insomnio. Antes de entregarle el cuaderno la interrogo, luego de varios intentos me confiesa que pretende olvidar un amor imposible, que la ayude. No digo nada. No tengo la menor idea de cómo ayudarla. La invito a una limonada. Hablo de poesía, no escucha, quizás su cerebro viaja por no sé cuál galaxia. Cierro el manuscrito. Recuesta la cabeza a mi hombro y acaricio sus cabellos. Permanecemos en silencio algunos minutos. Percibo su pausada respiración. Lucía, le susurro al oído. Me mira a los ojos. La beso. Acepta el beso. Bebe un sorbo. Sonríe. Repito el beso, mis dedos rozan sus senos. Noto que se excita. Apenas puedo contenerme.                                                                                                                                                          —Estoy cansada dice, hace tres noches no consigo dormir.                                                                 Me levanto. Le ofrezco mi brazo y la conduzco a la habitación, le muestro la cama:                      —Es tuya, descansa vuelve a sonreír.                                                                                          Desabrocha el pantalón y lo coloca sobre la cómoda, se quita el pulóver. Contemplo sus curvas, apenas protegidas por una prenda mínima, me seducen sus senos casi perfectos. Se acuesta, me invita:                                                                                                                                                              —Ven, duerme conmigo.                                                                                                                                  Me acomodo a su lado.                                                                                                                                  —Sin ropas ordena con una sonrisa en los labios y obedezco.                                                          Nos abrazamos. Ella busca mi sexo, lo acaricia con sus manos y labios, le correspondo. Viajo por las nubes. ¡Al diablo el qué dirán! El éxtasis inunda los minutos. Nos amamos pausada y repetidamente…                                                                                                                                                 No suena el timbre del reloj. No cantan los gallos. No se escuchan gritos del exterior. No penetran rayos de sol, porque cerré bien la ventana; pero se esfuma el sueño. Voy al baño, lavo mis dientes, una ducha y regreso a la habitación. Ella, completamente desnuda, la cabeza ladeada y el cuerpo ligeramente inclinado a un lateral…                                                                                   Abandono la habitación, muy despacio, camino de espaldas sin apartar la vista de su cuerpo. No tengo prisa, es domingo y no abre la librería. Voy a preparar el desayuno.                     Percibo su olor y dejo de revolver el chocolate. Ella, parada junto a mí, vestida, mochila al hombro, despidiéndose.                                                                                                                            Quédate los poemas me dice, con la misma tristeza del primer día en la voz.                          —Ven otro día a buscarlos y charlamos mejor le digo, casi suplicante.                                     —No sé. A lo mejor… Gracias.                                                                                                     Permanezco en silencio. No sé qué decir. Ella se inclina y me besa los labios.                            —Gracias —repite y se marcha.

Categoría: Narrativa | Tags: | | | |

Director: Fidel Díaz Castro

Diseño web: Héctor Otero

Relaciones públicas: Racso Morejón

Redacción digital: Editor: Racso Morejón

webmaster: Racso Morejón

Desarrollador web: Escael Marrero

El Caimán Barbudo © Todos los derechos reservados