Actualizado el 29 de abril de 2011

Poesía de Leymen Pérez

Por: . 24|12|2010

MODOS DE FORMAR

reduciendo
lo mismo a lo otro como Deleuze

reduciéndonos
como un eco que ha tocado una pared y otra
y después regresa hasta abrirnos el pecho
tramo a tramo del línea más corta hasta el suicidio

hablamos como máquinas textuales
del caos que hay en otros sitios
y nuestro caos se coagula en la sangre
se cristaliza y reduce a lo otro que está en las ruinas
no en la casa envejecida frente a su vertical silencio

SUCESOS

1. las deformaciones que encuentro son parte de mí.

2. arrastro el cuerpo. arrastro la sustancia que lo disuelve.

3. vértebra que duele.

4. imagen que cae desde la mano.

5. le oigo decir a Z: ciérrate, ciérrate,
que nada tiene sentido.

GOZA DE TI MISMO-DICE KIERKEGAARD.

1. En la oscuridad de la mente las ideas son menos densas.
2. Hay energía y vibración en la angustia del animal
que muere en tus manos.
3. Está también tu angustia…

Goza de ti mismo —dice Kierkegaard.

UNA IRÓNICA PERIODICIDAD

Sol estaba en la frontera y Parménides no lo creía. Sol ha existido eternamente (una idea muy común para los griegos y los cubanos). saltaba dos veces lejos de la frontera y Sol hacía lo mismo. ojos cerrados para que las ráfagas de viento no puedan salir. de un muro a otro fragmentábamos las distancias, las ausencias. en la frontera todos cojeaban de la pierna izquierda. iban dejando un rastro como las babosas, una irónica periodicidad. Parménides también dejaba un rastro. no lo creía. Sol tampoco. demasiada contracción de los eventos-pensarían. la frontera tenía una estructura rota, una voz rota. con la lengua golpeaba en la lámina de agua. en un cuerpo se almacenaban las ilusiones, los residuos.

LA NÁUSEA

una gran náusea, una gran náusea, una gran náusea, oh Sartre;
y pude vaciarme frente al vacío de los otros;
después me encerré como una oruga huyendo de la intemperie
que estaba recta a mi rostro;
una gran náusea en forma de cono donde podía expulsar la rabia
del animal que avanzaba en mí
hasta la roída médula, hasta las rápidas líneas del significante
que parecen una mancha de campo: deforme como la rosa,
como el abismo del pobre paisaje donde la humedad retorna;
una gran náusea, oh Sartre, y falsos temblores entran en mi boca
mientras la oruga lucha por salir/ vaciarse.

Categoría: Poesía | Tags: |

El Caimán Barbudo © Todos los derechos reservados