Actualizado el 12 de diciembre de 2013

Víctor Casaus:

Escribir un poema llamado mundo

Por: . 10|12|2013

Víctor CasausDonde Iraida López me vuelva a comprar un relojito negro

en un sitio de Manhattan que ya no es posible encontrar

en el mapa del metro

rincón claro u oscuro de los recuerdos

paradigma de las iluminaciones

o donde

aquel niño me pregunte por la redondez del planeta

en cierto confín africano  tierra caliente del olvido

madre patria de la miseria que le tiene los ojitos cerrados

a las maravillas inalcanzables de la vida

donde

no habrá vida en los próximos siglos

en los próximos años

si no cambia la temperatura de la tierra

o mundo

donde

Manuel Alguacil recuerde a Pablo sonriente

en el bautismo del fuego  en los fragores y las alegrías

momentáneas del sitio de Madrid

donde después me llevará a conocer

los misterios de los barrios queridos  la intrahistoria

de la historia conocida

donde los reyes pasan por la pantalla de plasma

y donde

nosotros terminamos con dos copas de vino brindando

por la resurrección de las izquierdas heridas

y por el mundo

donde una vez el padre

Ernesto Cardenal tuvo un sueño horrible night mare de espanto

donde los muchachos de Solentiname se iban otra vez a la guerra

para no regresar y otra vez

los muchachos de Solentiname se iban otra vez a la guerra

para regresar en forma de fantasmas hermosos

de pálida obsesión  de niños buenos

donde no cabía la avaricia y el miedo les valía verga

mientras cantaban con la guitarra de Cabrerita

todas las canciones del mundo

donde

una mujer desconocida/conocida encendía las velas del amor para mí

para quemar toda la historia de Europa en una sola noche

a dos voces

a dos idiomas

incomprensibles

comprensibles sólo

para las sombras de los cuerpos multiplicados por las sombras

en los caminos interminables del amor que les decía

o no

simplemente o grandemente

en los territorios planetarios del placer

otro mundo

que sobreviene y sobrevá

siempre

en los recuerdos

porque está lleno de banderitas que no cambiaron de color ni de signo

de dolor ni de sino

donde

alguien se asoma a la puerta de un ómnibus en marcha

para preguntar por el poeta que escribió aquel poema

(así redundantemente porque la vida es redundante  deslumbrante

hasta que la meten en los campos de concentración de la mala poesía) preguntaba

digo

por el poeta que escribió para recordar las tetas blancas e impredecibles de una mujer

era

en realidad

dios bendiga tus pechos dondequiera que andes

mala suerte que no entraron a temblar en la Historia

lo que yo había escrito  pero

estaba bien  muy bien  como él lo recordaba

cómo él lo recordaba

lo importante

es que ese poema fue importante para mí

me dijo  redundante y rotundo como la vida

¿dónde?

le pregunté

en el monte me dijo

y el ómnibus cerró la puerta dejándolo

dejándome

a medio conocer en qué monte

donde

Roquito Dalton tal vez

donde Roque padre

Roque hermano

se pudrió  lo pudrieron

aquellos asesinos de la poesía

de la revolución que no harían

lo pudrieron

y no pudieron

con su luz

y acababa de cumplir 40 años

como el Che iba a alcanzar los 40 cantando (había dicho el poeta)

en el mundo de los que no lo comprendieron

y ahora sería bueno que acabaran de entenderlo de una buena o mala vez

en cualquier rincón del mundo donde nos asalten

los recuerdos

o los niños de la calle para sobrevivir

para bajovivir

en un mundo donde

no hay tecla de escape para ellos

ni musiquita de Windows

ni ventana para asomarse

al asombro

incalculable

de la vida

donde una vez en otra calle  callejuela  callejón

sin

o con

salida

estuve a punto de recordar

que

sería  bueno

que

Iraida López me vuelva a comprar un relojito negro

en un sitio de Manhattan que ya no es posible encontrar

en el mapa del metro

ni en ningún rincón de aquella isla ni de esta

donde

vienen bajando esta noche lo recuerdos sobre el viajero que soy y que no soy

y el cronista

que he sido

así sea la vida que soñamos

con tantos palos que te dio

y ya ves yo sigo pensando en ti

y en el mundo

que está a favor de los pequeños

también

en esta noche lluviosa o no de mayo

donde

 

DECLINACIONES

De puño y letra

De paño y litro

De peña pobre

De costa rica

De costa brava

De ¡bravo!

De pura declinación

de lo imposible

 

De profundis

De rerumnovarum

De fragmentos a su imán

De cachimba

De granada

de fragmentación

de la realidad

De lo real maravilloso

De lo real

De maravilla

De espanto

De

 

TEST

Emite tu opinión

Omite tu opinión

Imita tu opinión

 

(Marque con una cruz

la frase

(políticamente)

Correcta

 

Categoría: Poesía | Tags: | | |

Director: Fidel Díaz Castro

Diseño web: Héctor Otero

Relaciones públicas: Racso Morejón

Redacción digital: Editor: Racso Morejón

webmaster: Racso Morejón

Desarrollador web: Escael Marrero

El Caimán Barbudo © Todos los derechos reservados