Actualizado el 17 de febrero de 2015

Otro país

Por: . 16|2|2015

Selección de textos pertenecientes a la antología de poesía Otro país, traducido por el poeta Manuel García Verdecia y editado por Ediciones Holguín con motivo de la 24 Feria Internacional del Libro de La Habana, 2015 con la India como país invitado. “Los poemas en esta antología no se presentan en orden cronológico. En su lugar el libro ofrece una trayectoria no lineal a través de generaciones y estilos de una forma que le resultará cercana a los lectores de poesía (quienes casi nunca leen libros de poesía en una secuencia de la primera a la última página). ¿Representa esta lo mejor de cada poeta? No necesariamente. La selección incluye algunos poetas cuya obra, a pesar de contar con lectores, no se ha abierto camino hasta las antologías aun. Hay también voces más jóvenes que merecen una más amplia atención. La obra no se ha propuesto ser una empresa canónica. Es solo un posible mapa de la poesía india escrita en inglés tras la independencia. Un mapa provisional, es cierto (uno que se extiende constantemente) pero esperamos que no menos gratificante por tales razones.”

 Arundhathi Subramaniam, poeta, ensayista y compiladora (fragmento de la “Introducción” a la edición en inglés.)

Agha Shahid Ali

 Gacela

 La única lengua de pérdidas que queda en el mundo es el árabe.

Estas palabras me las dijeron en una lengua no árabe.

 Ancestros, me han dejado una parcela en el cementerio familiar.

¿Por qué debo mirar en sus ojos para hallar oraciones en árabe?

 Majnun, con sus vestidos rotos, todavía llora por Laila[i].

Ay, tal es la locura del desierto, su loco árabe.

 ¿Quién escucha a Ismael? Aun ahora él grita:

Abraham, arroja tus cuchillos, recita un salmo en árabe.

 Desde el exilio Mahmud Darwish le escribe al mundo:

Todos ustedes pasarán por entre las fugaces palabras del árabe.

 El cielo está atónito, se ha tornado un techo de piedra.

Te digo que debe llorar. Así que arrodíllate, ora que llueva en árabe.

 En una muestra de miniaturas, una caligrafía tan delicada:

¡Estampados de Cachemira atados al cabello de oro del árabe!

 El Corán profetiza un fuego de hombres y piedras.

Bien, ahora todo se ha hecho realidad, como fue dicho en árabe.

Cuando Lorca murió, dejaron los balcones abiertos y vieron:

sus casidas trenzadas en el horizonte en nudos del árabe.

 La memoria ya no está confusa, tiene una patria.

Dice Shammas[ii]: parcele cada confusión en un gracioso árabe.

 Donde hubo casas en Deir Yassein, verás densos bosques.

Ese pueblo fue arrasado. No quedan trazas de árabe

 Yo también, ay Amichai, vi los vestidos de hermosas mujeres

y todo lo demás, al igual que tú, en muerte, hebreo y árabe.

 Me piden que les diga lo que Shahid significa.

Escuchen: quiere decir “El amado” en persa, “testigo” en árabe. 

Agha Shahid Ali (1949-2001). Nació en Delhi, obtuvo un doctorado en lengua inglesa por la Universidad Estatal de Pensilvania y una maestría en artes por la Universidad de Arizona. Fue poeta y traductor. Entre sus libros se incluyen The Half-Inch Himalayas, A Nostalgist’s Map of America  Poems, The Country Without a Post Office y Call Me Ismael Tonight.


[i]Personajes de un cuento árabe de amor 

[ii]AntonShammas, escritor árabe-israelí radicado en EE.UU.

Arun Kolatkar

 El sacerdote

 Una ofrenda de talón y cadera

en el frío altar del muro de la alcantarilla

el sacerdote espera.

 ¿Acaso tarda un poco el ómnibus?

se pregunta el sacerdote.

¿Tendrá en su plato puran poli[i]?

 Con un veloz encogimiento de testículos

al tacto de la toscamente cortada piedra, empapada de rocío

gira su rostro en el sol 

 para mirar al largo camino que serpea fuera de vista

con la irregularidad 

de la línea de la fortuna en la mano de un muerto.

 El sol agarra la cabeza del sacerdote

y da una palmadita en su mejilla

familiarmente como el barbero del pueblo.

 El poco de nuez de betel

que se vuelve una y otra vez en su lengua

Esto funciona.

El ómnibus no es más que una idea en su mente.

Es ahora un punto en la distancia

 Y bajo su holgazana vista de lagartija

comienza a crecer

con lentitud igual que una verruga en su nariz.

 Con ruido sordo y una sacudida

el ómnibus cae en un bache y cruje al pasar al sacerdote

y pinta sus ojos de azul.

 El ómnibus da vuelta en círculo.

Se para dentro de la estación y permanece

en suave ronroneo ante el sacerdote.

 Una mueca felina en el frente

y un peregrino vivo, listo para comer,

agarrado entre sus dientes.

es como un mantra.

 Arun Kolatkar(1932-2004). Nació en Kolaphur, escribió en inglés y maratí. Su primer libro de poemas en inglés, Jejuri, le conquistó el premio Commonwealth Writers’ Prize en 1977.  Su obra, Bhijki Vahi, le hizo ganar el Premio de la Academia Literaria. Sus otros libros en inglés incluyen Sarpa Satra (2003) y Kala Ghoda Poems (2004). Trabajó como publicista y obtuvo varios premios como diseñador gráfico.


[i]Dulce hecho de garbanzos.

 H. Masud Taj

 Libélula

 Mi cabeza

es una reunión de ojos;

sostengo demasiados puntos de vista.

 Mis pies

son cabellos dislocados;

lo provisorio nunca fue tan tenaz.

 Mi cuerpo

es una reticencia;

frágil tallo en un ángulo.

 Mis alas

son nostálgicas hojas;

la transparencia no hace fotosíntesis.

 Mi lengua

está en llamas.

no tengo nombre por el que vivir.

 H. Masud Taj (1956). Arquitecto, poeta y calígrafo. Su Domain of Inbetween está incluido en la Colección Especial de Poesía de la Universidad de Carleton. Aparece en el atlas de nueva literatura canadiense y en la antología Penguin de poetas indios contemporáneos.

 Kamala Das

 El espejo

 Lograr que un hombre te ame es fácil

solo sé honesta sobre tus deseos como

mujer. Ponte desnuda frente al espejo con él

de modo que él se vea como el más fuerte

y así lo crea y tú mucho más

suave, joven, bonita… Reconoce tu

admiración. Comenta la perfección

de sus miembros, sus ojos que enrojecen bajo

la ducha, el tímido andar por el piso del baño,

dejando caer las toallas y el modo irregular con

que orina. Todos los amables detalles que lo hacen

masculino y tu único hombre. Concédele todo,

concédele lo que te hace mujer, el aroma

del pelo largo, el almizcle de sudor entre tus pechos,

el tibio impacto de la sangre menstrual y todas

tus inacabables hambres femeninas. Ay, sí, lograr

que un hombre te ame es fácil, pero vivir

sin él después tendrá que ser

encarado. Un vivir sin vida cuando vas

por ahí, conociendo extraños, con tus ojos que

dejaron de buscarlos, con oídos que solo oyen

su última voz diciendo tu nombre y tu

cuerpo que alguna vez bajo su tacto había brillado

como latón bruñido, ahora apagado y desprovisto.

 Kamala Das (1934-2009). Escribió en inglés y malabar. Sus libros de poesía incluyen, entre otros, Summer in Calcutta (1965), The Descendants (1967), The Old Playhouse (1973), Only the Soul Knows How to Sing (1996), Ya Allah (2001). Ella obtuvo varios premios, incluyendo el Asian Poetry Prize así como el Premio Kent para escritores en lengua inglesa de países asiáticos.

Lawrence Bantleman

 En Uttar Pradesh

 El paisaje extiende sus manos:

una es el llano cuyas distancias

se elevan como los bultos de tu palma.

La otra es el cielo, que desciende

como una mano cae sobre un insecto.

 Los cauces de los ríos están secos como las líneas

que un quiromántico lee en este manoisaje[i].

 Aquí, los arios se detuvieron en

la esquina de la calle de la historia.

El hecho se recuerda en cada pueblo

o aldea, pobre o triste,

que tenga un encalado templo alzado

como un espantapájaros de la realidad.

 La realidad es un gran pájaro negro.

Los pozos tienen partes iguales de tierra

y de agua como la vida tiene mito y verdad.

La tierra produce caña, algo de arroz,

millo, pero la vida

es solo un cuenco de limpio arroz

para treinta mil dioses.

  Lawrence Bantleman (1942-1995). Poeta y editor literario. Es autor de cuatro libros de poemas, Graffiti (1962), Man’s Fall and Woman’s Fallout (1966), New Poems (1‘967) y Kanchenjunga (1969).


[i] El autor juega con landscape, paisaje, e imagina una voz para la imagen de la mano (hand), handscape.

Menka Shivdasani

 Notas de bajo

 ‘¿Cómo tu pelo puede ser tan sedoso?’

el músico negro preguntó y ella,

entredormida, dijo que Hong Kong era todo suavidad

y a veces el lugar se metía en el pelo.

 Él era un profesional y jugaban

el uno con el otro, notas muy afinadas

sobre sedosa piel. ‘El problema’, dijo él

‘es que eres muy sensible’ y sacó música

de entre las cuerdas de guitarra en la cabeza de ella.

 Fue cuando llegó al bajo

que algo cambió.

Después, ansioso, preguntó, ¿También tú,

chica, también tú? Pues en un punto crucial

hubo silencios que él no esperaba.

 ‘Siempre yo vengo callada”, le dijo,

sin agregar, ‘Siempre me voy callada también’.

 Menka Shivdasani (1961). Es miembro fundadora del Círculo Poético de Bombay que se inició en 1986. Sus libros incluyen Nirvana and Ten Rupees (1990) y Stet (2001). Junto a Anju Makhija tradujo Fissures and Freedon, antología de poesía de la partición sindi.

 Srinivas Rayaprol

Poema

 En la India

las mujeres

 tienen un modo

de envejecer.

 Mi madre

por ejemplo

 se sentó en el suelo

por cien años

 revolviendo jabón

en un caldero

 a veces mirando

al amargo

 árbol de nim

en el patio.

 Por cien años

sin las paredes de la cocina.

 Srinivas Rayaprol (1925-1998). Estudió ingeniería civil en Stanford. Fundó y editó la revista East and West (1956-1961). Su poesía publicada incluye Bones and Distances (1968), Married Love and Other Poems (1972) y Selected Poems (1975).

Suniti Namjoshi

 El Árbol del Pañuelo

 Te contaré una historia

                                  sobre el Árbol del Pañuelo,

él cumple lo que promete:

                                       produce pañuelos.

Y de acercársele prudentemente,

                    y hablarle con respeto,

se sabe que hace más.

                                       Hay reglas, por supuesto.

Primero, debes comprender

                                        su origen chino.

Está solo aquí

                      y te está haciendo un favor

por acceder a vivir.

                        Después debes llorar,

nada de lágrimas ordinarias,

                        sino sollozos conmovedores,

y no porque te lo propongas.

                        Debe suceder por azar.

Pudieras estar caminando por un jardín

                        en algún lugar;

y si las lágrimas se desbordan

                        y el árbol las percibe,

te arrojará

                un pañuelo.

Debes recogerlo

                   y enjugar tu rostro.

Y después de esto

                    las lágrimas cesarán

al menos por seis semanas,

                    posiblemente más.

 Suniti Namjoshi (1941). Nació en Bombay y trabajó en el Servicio Administrativo Indio así como en puestos académicos en la India antes de mudarse a Montreal. Obtuvo un doctorado de la Universidad McGill, trabajó en la Universidad de Toronto y más tarde en el Centro Para Estudios Sobre la Mujer de la Universidad de Exeter, Reino Unido. En la actualidad vive en el Reino Unido donde trabaja como escritora a tiempo completo. Ha publicado varios libros de poesía y fábulas.

Tabish Khair

 Inmigrante

(Basado en “La sirenita” de H. C. Andersen)

 Duele caminar sobre nuevas piernas:

la maldición de las consonantes, el temblor de las vocales.

 Y tú por quien renuncié a un reino

nunca podrás amar esa cosa que fui.

 Cuando miras en mi pasado

tú ves

solo

algas y escamas.

 En cierto tiempo tuve una voz.

Ahora tengo piernas.

 A veces me pregunto

¿fue un intercambio justo?

 Tabish Khair (1966). Nació y se educó en el estado de Bihar, trabajó en Delhi y luego se mudó a Copenhague para hacer su doctorado. Es poeta, novelista y ensayista. Su significativa producción poética incluye Where Parallel Lines Meet (2000) y Man of Glass (2010). Ha recibido el premio de poesía All-India por algunos de sus poemas y una beca honoraria en escritura creativa de la Universidad Bautista de Hong Kong. Vive en Aarhus, Dinamarca.

 Gieve Patel

 Post mortem

 Es asombroso ver lo rápido

que un hombre puede ser rebanado

de la barbilla a la verga,

cuán fácilmente los huesos

que ha sentido intactos

debajo de su pecho

por sesenta, setenta años

pueden ser quebrados,

con qué calma

el hígado, el pulmón y el corazón

son examinados, los intestinos

reconocidos por defectos, el cerebro

por hemorragia

y todas estas entrañas

que por toda una vida

rabiaron y se esforzaron en comprender

son metidas de vuelta en el cuerpo,

ahora suturado a la perfección,

antes de anunciar la muerte

como debida a una oscura causa.

 Gieve Patel (1940). Poeta, dramaturgo, pintor y traductor así como médico de profesión. Ha escrito tres libros de poesía, Poems (1966), How Do You Withstand, Body (1976) y Mirrored Mirroring (1991). Ha escrito también tres obras de teatro y realizado exhibiciones de pintura en la India y el extranjero. Vive en Bombay.

 

Categoría: Poesía | Tags: |

El Caimán Barbudo © Todos los derechos reservados