Actualizado el 19 de febrero de 2016

Diego Ponce Canzobre

Por: . 4|2|2016

Amércia invertida, ilustración de JoaquinTorres GarciaMAESTROS

 

Maestro tú que liberado de toda inmundicia

gozas en el infinito

donde “todo es orden y belleza, lujo, calma y

voluptuosidad”

como bien cantaste en tu rima altanera

Maestro tú que luces “bella diadema

resplandeciente y clara, hecha de purísima luz”

que la fuerza suprema reservó para ti como bien

presumiste en tu verso sufrido

Maestro tú ¿has visto a mi bisabuelo Julio?

 

Si supiera cuánto lo extraño

Todavía siento la caricia de su bigote blanco

dándome un beso

y el calor de su pecho donde soñaba acunado

en sus brazos

¡Búscalo! ¡Por favor! Es fácil de encontrar

Mira a tu alrededor y acércate al alma que más

luz irradie

 

Cuéntale que leyéndote a ti descubrí que amo

la poesía

y que escribo versos que hablan colores suaves

como los dibujos que hacía cuando visitaba su

casa

Cuéntale también que tiene un tataranieto que

se llama Camilo

que es un buen niño y es agua en mis ojos

Pero también dile que al igual que los dibujos

(después de su ausencia)

la mayoría de mis versos ya no hablan suaves

colores.

 

 

MUJER EXTRAVAGANTE

 

Anoche soñé una mujer extravagante

con sensuales labios verdes y cabello turquesa

de alguna extraña nación era princesa

hablaba un idioma dulce musical elegante

 

Fue una mujer del pasado de un lejano futuro

de profunda mirada azul y apacible sonrisa

perfumaba su piel de fucsia la brisa

usaba vestido escotado tornasol oscuro

 

Fui por detrás la tomé por su pecho

desgarré su vestido en violentos jirones

apoyándose en mí se quitó los tacones

me tomó de la mano me llevo hasta su lecho.

 

 

MORBO

 

Horrorizados los hombres exclaman ¡Dios qué

horrible!

pero no apartan sus ojos del cadáver que yace

mutilado

¿Quién manipula la curiosa rata que devora los

nervios

y nos conduce hacia el camino de lo

repugnante?

 

¿Qué fuerza tan macabra nos lleva a contemplar

la desgracia

para gozar de sufrimiento conmovidos por el

dolor ajeno?

¿Es la misma que nos estremece la piel y detiene

el corazón

cuando la dulce adrenalina nos hace disfrutar

del miedo?

 

¿Qué es esa electricidad genital que se expande

por la piel

hasta copar el cerebro con pensamientos

prohibidos

al sexagenario de ojos lujuriosos que observa a

una quinceañera?

Es el Morbo señores bestia poderosa que seduce

al ser humano

 

criatura perversa retoño del Diablo ¿la conoces

verdad?

Sentimiento enfermo que persuade el alma y

tienta a los sentidos

que corrompe la carne y nos entierra en

asquerosos placeres

¿No sabes de qué hablo? no te creo hipócrita

humano.

 

 

SANTO REVOLUCIONARIO

 

Santo Revolucionario

nada como el brillo de tus ojos

en vuelo efímero con

Dios

 

Tus lágrimas perpetuas

elegantes como un cisne

pintan de verde lo que mojan

 

Amante de utopías

traidor de la razón…

 

Cobardes que claudican

ante la felicidad mediocre

solo desprecio

 

Presuntuoso sufrimiento

eres el Rey

Se rinde a tus pies

Melancolía.

 

Diego Ponce Canzobre (Montevideo, 1983). Concurrió al taller de escritura El Rincón, a cargo del escritor Gustavo Esmoris. Poemas suyos aparecieron en los libros colectivos Canciones de Metal y Madera (2012), Pies de lluvia (2013) y Trazo y voz (2014). Su primer libro, Serpientes para mi sed, apareció publicado por Ediciones del Rincón en diciembre de 2014.

 

Categoría: Poesía | Tags: | |

Director: Fidel Díaz Castro

Diseño web: Héctor Otero

Relaciones públicas: Racso Morejón

Redacción digital: Editor: Racso Morejón y Darío Alejandro Escobar

webmaster: Racso Morejón

Desarrollador web: Escael Marrero

El Caimán Barbudo © Todos los derechos reservados