Actualizado el 21 de enero de 2018

Yoiner Díaz Rodríguez *

Por: . 18|1|2018

Una taza de café

YOINER DÍAZ RODRÍGUEZ (Báguanos, Holguín, 1983). Escritor, además de poeta, ensayista, investigador y profesor universitario.

“Una taza de café no puede alejar mi idea fija…”

Virgilio Piñera. La isla en peso.

 

Hablamos del abuelo

de la manera en que siempre retornaba

después de cada faena

con pasos disminuidos

en silencio

y el cansancio del trabajo

para deshacerse del polvo

su cuerpo era la imagen donde el tiempo se retrata

de aquel tiempo de su viejo uniforme proletario

su sonrisa ya no es la misma

no conserva la frescura del pasado

¿qué trajo la metamorfosis?

 

ya no lo vemos caminar meditabundo

como quien repasa su universo

clasificando las penurias de la casa

tampoco aparecer en la profundidad de la tarde

con pasos disminuidos

en silencio

y el cansancio del trabajo

para deshacerse del polvo

y de su viejo uniforme proletario

 

hablamos de Yeats, Rimbaud

y otros poetas del silencio

alguien a nuestras espaldas

pendiente al diálogo, clasificaba las

palabras

fue una tarde de mucho calor

pudimos tomar limonada

pero preferimos café

 

S/T

 

Nadie es tan rígido

en su figura

sino aquel

que lleva

tantos ojos

clavados

en su espalda

 

Semejante a lo eterno

 

Semejante a lo eterno

es la humedad del cristal

con que madre observa

nuestras maniobras

un hombre languidece

en su mutismo

se evapora toda la ciudad

en medio del sórdido ruido

¿quién irrumpe en el silencio?

afuera llueve

nadie percibe el milagro

las migajas de pan a todas horas

de salvarnos

¿quién contará la historia?

¿quién será el testigo

o el verdugo que blasfeme?

¿quién?

 

Caput mortuum

 

Estoy sobre mi conciencia.

En mi psiquis nada auguro.

Sólo saltar sobre el muro

de mi obstinada obediencia.

Estoy hasta la demencia

de cada siglo que pasa.

¿Qué fuerza inercial atrasa

todos los sueños? ¿Quién quiso

que en mi andar fuera indeciso

hasta dudar de mi casa?

 

Lucifer

 

¿Por qué insistes con descaro

amargarme la existencia?

¿Por qué acepto sin renuencia

el horror del desamparo?

¿Por qué bailar en el aro

me propones Lucifer?

¿Por qué debemos beber

del azufre y de tu grito?

 

El tiempo es un manuscrito

y hay quien no sabe leer.

 

Cántico

 

Nombro la fruta prohibida:

génesis de los placeres,

la ausencia de tantos seres

en la soledad raída.

¿Acaso no pierde vida

el hombre cuando se esconde

dentro de sí mismo? ¿Dónde

puedo encontrar otro Edén?

 

Todo es un triste vaivén

y el Cielo no me responde.

 

 

Extrañezas

 

Yo sé de vidas macabras

y de falsos juramentos,

de fracasados intentos

de encontrarme en las palabras.

¿Por qué Luzbel descalabras

nuestro mundo? Si hay tristeza,

¿por qué Señor nadie reza

Padre Nuestro…?

¿Dónde están

los que te brindan el pan

sin mendigar su pobreza?

 

Lo esencial

 

“Mirad que nadie os engañe…”

Colosenses 2:8

Lo esencial es invisible

a nuestros ojos (miseria).

¿Acaso habrá mayor feria

que algún régimen flexible?

Cada camino irrisible

nos conduce, nos conmina,

a una ciudad. Peregrina,

sucumbe entre antagonismos.

¿Quién sobrevive a los ismos

si el ismo nos asesina?

 

Que me condenen

 

“¿Qué es lo que aguardo? ¡Dios! ¿Qué es lo que aguardo?”

Rubén Martínez Villena. El gigante

 

Sigue siendo una quimera

aquello, lo realizable.

Sigue siendo interminable

la monolítica espera.

Sigue siendo la manera,

la de ellos, y yo siento

que en este suelo irredento

los dogmáticos censores

terminan siendo traidores.

Que me condenen si miento.

 

Juro que te extraño

 

Para Mari, of course.

 

Juro que te extraño y algo más. Te quiero

aunque cueste decirlo. Una palabra:

La vida suele ser falsa, macabra.

Si debo de morir claro que muero

por todas tus esencias. Pero prefiero,

a pesar de influjos nigrománticos,

quedarme en ti (morar), escribir cánticos,

sumergirme en tus sueños tan despacio,

asirme de tu piel, llenar tu espacio,

declararnos herejes o románticos.

 

¡No, la soledad no escoge…!

 

La engañosa calma del

silencio nos sobrecoge.

¡No, la soledad no escoge

sus inquilinos! Es cruel

que el sueño del carrusel

ya no exista. Me abriga

pensar que una mano amiga

te salva del estertóreo

insular, de aquel arbóreo

senil que nos atosiga.

 

Dubitación

 

“Soy un niño estático mirando

a su niño de vidrio que lo mira…”

Virgilio Piñera. La isla en peso

¿Será aquel su niño estático

quien mira desde el cristal

de la ventana el final

de la lluvia y del enfático

atardecer? En el ático

llora el infante. No hay canto.

Una cascada de llanto

se rompe sobre la mesa.

Muere infeliz porque pesa

el dolor del desencanto.

 

Puedo amarte

 

Puedo amarte como soy:

así cuerdo-loco-raro,

revertir el desamparo

con la pasión con que voy.

Si no es suficiente doy

todo de mí, cuanto profeso,

por las caricias, un beso

y abrazos tuyos. Suicida

juego una nueva partida

sin defensas, salgo ileso.

 

Big Close Up:

Terminal de las almas

 

(Voz) —Taquilla Nro. 1.

Turnos con destino al Cielo.

Cola de fallo.

Mi abuelo

juzgó sería oportuno

pagar a sobreprecio uno

de los pasajes.

 

(La voz se escucha en el altavoz)

 

—El que espera nauseabundo

turno para el inframundo

Taquilla Nro. 2.

 

(A Información)

 

—¿Usted sabéis

(dice un alma refinada)

si hay salida hacia la Nada?

—El Andén Nro. 6.

Taxi-Bus 66.

Hay capacidades.

(Callo).

 

(Llega un alma con desmayo a Información)

 

—¡Yo preciso

un turno hacia el Paraíso!

—¡El Paraíso hoy fue fallo!

 

(Entra un taxi en el andén)

(Voz)

 

—Salida Nro. 1.

(Un alma sin desayuno

duerme cerca del contén.)

—Turnos a partir del 100.

(Se escucha en el altavoz.)

—Salida Nro. 2.

Capacidad 23.

Taxi-Bus Nro. 3.

¡Última salida a Dios!

 

 

YOINER DÍAZ RODRÍGUEZ (Báguanos, Holguín, 1983). Escritor, además de poeta, ensayista, investigador y profesor universitario. Ha sido merecedor de los lauros Nuevas Voces de la Poesía (2008), Segundo Premio Primitivo Arcos (2007), Premio Memoria Nuestra (2011, 2012 y 2016), Premio de la Ciudad de Holguín 2011 y el Premio Regino E. Botti (2012). En el 2014 resultó finalista del Concurso Internacional de Poesía y Teatro Castello di Duino (Italia) y obtuvo Mención en el Premio Internacional de Ensayo de la Revista Temas. Tiene publicados, entre otros, los libros ¿Qué será? (Literatura para niños, 2011), Del hecho al dicho (Coautor, Ediciones Holguín, Colección Comunidad, 2011), Orquesta Hermanos Avilés: Centenaria y mambisa (Coautor, Ediciones Holguín, Colección Premio, 2012) y En defensa de la cultura cubana (Editorial Dictus, Unión Europea, 2016). Textos de su autoría aparecen en la antología Estos poetas del Milenio (Fundación Memoria Cultural, Colección de Autores Hispanos, Estados Unidos, 2015) y en publicaciones periódicas de Cuba, España, México, Estados Unidos y Alemania. Es miembro de la Sociedad Cultural José Martí (SCJM) y de la Asociación Hermanos Saíz (AHS).

Categoría: Poesía | Tags: | | |

Director: Fidel Díaz Castro

Diseño web: Héctor Otero

Relaciones públicas: Racso Morejón

Redacción digital: Editor: Racso Morejón

webmaster: Racso Morejón

Desarrollador web: Escael Marrero

El Caimán Barbudo © Todos los derechos reservados