Actualizado el 8 de abril de 2018

Sáyaka Ósaki

El planeta siguiente

Por: . 5|4|2018

Sáyaka Ósaki

Sáyaka Ósaki

EL PLANETA SIGUIENTE

 

Como la Tierra se ha vuelto tan pobre

en la pantalla no pasa nada más que los caminos palidecidos

y en las calles no se producen ya ni chispas

todos dicen que van a partir al planeta siguiente

donde tal vez se pueda gozar de los olores

del polvo, del humo y del lodo tan añorados

y de la savia de los árboles si uno tiene suerte

 

Al sentimiento con el que uno hace maletas

lo llamaban esperanza en otros tiempos

desde que proliferaron solo esperanzas arriesgadas

y se provocó una inflación de esperanzas

ya no usamos mucho la palabra

y en cambio todos hablan del planeta siguiente

 

Aunque todos hablan del planeta siguiente

nadie está seguro

si se trata de un único y mismo planeta

o si se trata de varios planetas lejanos

A decir verdad esa historia no importa quién la cuente

como la palabra esperanza

sutilmente huele a mentira

 

Tal vez hubo aquí una ciudad grande en el pasado

el viento ha astillado todos los escombros en polvareda

ahora es un campo de media luz

aquí nacen hierbas humildes

y es tan seguro

pero parece que nadie se fija todavía en este lugar

Pienso construir una casa aquí

 

Pronto se fijarán en eso sin falta

entonces dejarán de hablar del planeta siguiente

y pensarán construir una casa aquí

El suelo se irá llenando poco a poco

pondrán muchos semáforos y muchos faroles

añadirán nombres de cruces en el mapa1

y aprobarán una ley tras otra

 

A pesar de todo habrá también cosas positivas

tendré amigos

pasarán cosas pesadas y divertidas

Algún día moriré yo primero o morirá mi amigo

y el que quede se encargará de sentir una profunda tristeza

Todo hombre muere algún día me habías dicho

lo que me reconfortó de alguna manera

 

El suelo está frío por ahora

y no huele a nada

Aun así dormiré tranquila una noche más

no en el planeta siguiente

sino en este

 

LOS QUE FABRICAN TINIEBLAS

Esta persona reparaba tinieblas.

Reparar tinieblas es fácil y cualquiera puede hacerlo.

Mucha gente deseaba conseguir trabajo de reparación de tinieblas.

Creo que yo también soñaba con conseguirlo.

Después pasó largo, muy largo tiempo.

 

Esta persona reparaba tinieblas.

Hizo un buen trabajo por aquel entonces

y su nombre se divulgó entre las personas relacionadas con la reparación.

A mí también me enseñaron su nombre.

Pensé que quería verle algún día.

Quise verle y tocar sus manos.

 

Conseguí un trabajo relacionado con la reparación.

Esta persona reparaba tinieblas.

Las tareas relacionadas con la reparación eran diversas

y yo trabajaba y trabajaba, todos los días, todo el día

hasta cansarme tanto que casi no pude levantarme al despertar las mañanas.

Sin embargo continué con mi trabajo relacionado con la reparación

esperando tareas relacionadas con la reparación de tinieblas.

 

Pasaron muchos, muchísimos años.

Un día esta persona fue a morir acurrucadita

en su taller de reparación de tinieblas.

Me enteré de eso en mi taller

y lloré a gritos sin cesar.

Nunca le había visto.

Nunca le había mandado un email.

Nunca me había dedicado a las tinieblas.

 

Me miraban furtivamente las personas relacionadas con la reparación.

Al final, alguien dijo que ya podíamos irnos.

 

Dejé mi trabajo relacionado con la reparación.

Al día siguiente me llegó una postal

que me encargaba

la reparación de una tiniebla.

 

Desde entonces empecé a reparar tinieblas.

Fue un trabajo fácil y además apasionante.

Fue un trabajo que no quisiera enseñar a nadie.

Yo reparaba tinieblas estropeadas que había reparado esta persona.

Ya hacía mucho tiempo que murió esta persona.

 

Un día yo fui a morir alargadita

en mi taller de reparación.

Unas personas lloraban a voces para mí

pero no oí ninguna de sus voces.

En cambio

al cabo de un rato apareció esta persona.

Me alargó su mano derecha con sonrisa pícara

para darme una herramienta que tenía una forma extraña.

Nos estrechamos las manos rápidamente.

Y en seguida

nos fuimos derecho a nuestros respectivos talleres

donde se fabricaban las tinieblas.

 

 

SUIHANKI [ARROCERA ELÉCTRICA]

 

Aunque debo haber tenido mi pintor favorito, se me olvidó

Aunque debo haber tenido mi canción favorita, se me olvidó

Sin poder hacer nada, me puse a cocer el arroz en el Suihanki

aunque no me gustan esas malditas Suihankis

 

Nadie puede saber qué tiempo hacía el día de su nacimiento

Nadie puede hablar con quien murió el día de su nacimiento

Decidí creer en lo que alguien enseñó después

y salí en busca del papel de baño, que se me acabó

 

Mientras buscaba la manera de resistir, anochecía

Mientras ponía todos mis esfuerzos en sobrevivir, amanecía

Como no podía acordarme de qué iba a decir

tomé tu mano, ya que estabas respirando ante mis ojos

 

Las palabras que anotas en tu cuaderno de doble página

y las del libro que me hizo llorar no son las mismas

Aunque te parezca extraño

me sentí tan feliz por eso que me puse a reír

 

Acerca del tiempo del día de tu nacimiento

lo contaré como me dé la gana

Acerca de la persona que murió el día de tu nacimiento

lo contaré con exageraciones y errores

Al principio me creerás enteramente y te sorprenderás

y luego te decidirás por no tener buenas creederas

 

El hecho de que no me creas

me reconforta a mí, quien vive con el Suihanki

No perderé la calma aunque olvide mi cuadro favorito

Tendré confianza en mi alma salvaje

 

Encima de la estera azul ponemos

las bolas de arroz y los productos cotidianos, traídos por cada uno

y dices que es como el Hanamí2

mientras vives tu vida

 

 

TERRORISTAS

 

Es una habitación tranquila.

No tiene puertas y hay una ventana.

Todos entran por ella.

Todos salen por ella.

Es una ventana grande.

Es una ventana tranquila.

Afuera, el extenso mar de hierbas.

 

Al anochecer

se introducen los dos, insomnes,

poniendo las manos sobre el alféizar

(Los dos están desnuditos)

(Bienvenidos los intrusos)

(Prohibidos los propietarios)

No son Adán y Eva

Los dos no se bañan muy a menudo

y huelen un poco a grasa

quizá no tengan dinero

pero esto no le importa a la habitación

(Los intrusos están limpios

pues están desnuditos)

No hay peligro, nada hay en la habitación

Si miran hacia afuera por la ventana por donde han entrado

sentirán una excitación limpia

 

Desde la habitación se ve muy bien

a lo lejos, la ciudad nunca vivida

a lo lejos, la muchedumbre de estrellas en el cielo nocturno

dos tristes lobos y sus ojos que giran

el extenso mar de hierbas

 

La habitación sueña

con los dos desnuditos

con marcharse a algún lado

La habitación se siente

(tiene tres paredes, es demasiado)

(tiene una ventana, es muy poco)

demasiado protegida

(además, hay puntas clavadas un poco en exceso)

Aquellos dos desnuditos que huelen a sudor

se marchan sin ninguna dificultad

traspasando el alféizar de una vez

lanzándose al viento con tanta soltura

 

La habitación todavía no está desesperada

Un día podrá marcharse

pues tiene una ventana apropiada

 

Es una ventana grande.

Es una ventana tranquila.

 

NOTAS

  1. N de T. En Japón, muchas calles no tienen nombre. En cambio, en varios cruces (más bien importantes) se indican el nombre del mismo, para que los que manejan coches, así como los transeúntes, puedan ubicarse.
  2. N. de T. El Hanamí es una costumbre japonesa que consiste en observar los cerezos en flor, y muchos aprovechan la ocasión también para disfrutar en grupo comidas y bebidas; para este picnic bajo las flores, traen esteras.

 

Sayaka Osaki (Kanagawa, Japón, 1982- ): Después de graduarse en literatura en la Universidad de Waseda, apareció en la revista Yuriika (Eureka) como una de las estrellas más nuevas y ascendentes del mundo poético japonés en 2011. A su segunda colección de poesía Yubisasukotoga dekinai (Señalamiento Imposible) le fue otorgado el 19º Premio Chuya-Nakahara en 2014. Las características de sus obras son conocidas por el uso de palabras ordinarias y la visión del mundo como un mito. En 2016 se publicó su primer libro para niños Hola hoja, ¿dónde está tu casa? También sigue produciendo una creación colaborativa diversa con otros artistas como bailarines, músicos, artistas contemporáneos y otros poetas. Recientemente fue invitado al festival internacional de poesía en Lituania (2015) y en Ecuador (2017).

Categoría: Poesía | Tags: | | |

Director: Fidel Díaz Castro

Diseño web: Héctor Otero

Relaciones públicas: Racso Morejón

Redacción digital: Editor: Racso Morejón

webmaster: Racso Morejón

Desarrollador web: Escael Marrero

El Caimán Barbudo © Todos los derechos reservados