Actualizado el 24 de abril de 2018

Ese oscuro pasillo llamado humanidad

Por: . 21|4|2018

ESE OSCURO PASILLO LLAMADO HUMANIDAD

 

A Maiakovsky

I

Kruchoni espera

con su grito grabado en las costillas del aire.

 

A Kruchoni le tiemblan las manos,

cuartillas en un vendaval de hojas secas.

 

Añora las mieles del poder,

ataúd nocturno sobre el paso de los hombres.

 

II

¿En qué noche apareciste?

¿Qué Goliat te ha engendrado?

¿En cuál estación te aferraste a los bolsillos de los pobres?

los pobres ricos que se devoran

en la gula de su hambre.

 

Los pobres ricos de Pierport Morgan

rezan sobre el coma de la muchedumbre

la oración de la abundancia.

 

III

Dicen te encontraron sobre el réquiem

de numerosos cuerpos,

álgebra en las avenidas de San Petersburgo.

 

Dicen tenías un kopek

sobre el temblor de la calle Kunieski,

los niños escribieron tu nombre sobre el horror de los pupitres;

xilófonos terriblemente parecidos a la parvedad humana.

 

Mientras el humo de un cigarrillo consumía el aire,

cercenando tu ventana como la primera vez.

 

 

DESDE GÓLGOTA

 

A Carlos Manuel.

 

I

La palabra poeta como pez, resulta difícil.

 

II

Conocimos el pavor a través de las vitrinas del mundo,

y la parvedad de Luanda en los ojos de los misiles.

 

Conocimos un mar de maíz

donde se siega la retórica

con la hoz de los vigías.

 

Nos propusimos asirnos a las planicies,

y calzamos la furia de nuestros padres al rechazar

una camisa Christian Dior,

camisa que convierte a los muchachos en pieles de tinta.

 

Entonces comprendimos los orfelinatos,

y tuvimos hambre de pan.

 

 

NO ES SOLO TU COLOR

 

La historia del Mississippi

chorrea en la memoria.

 

James Baldwin

vuelve a los pies del tiempo que sangra caserones,

el hambre sale dando betún sobre la realidad.

 

Blancos con lentes de guerra

tensan la fruta difícil en los ojos de abuelos negros,

del Támesis al Rin,

de parietal a parietal.

 

Entre los ojos de abuelos blancos tensan la fruta difícil,

mientras llueve sobre la civilización

el hambre de los parlamentos.

 

 

ELIPSIS TEMPORAL

A Dulce María Loynaz

 

Frente al mar hallé la brasa

ese prisma del pasado,

como un rito dibujado

sobre el mito que te abrasa.

 

Frente al mar hallé la casa

hecha de pez y cerezos,

para atizar canos brezos

en las fauces de tu edad,

esa alondra en soledad,

que espumas sobre mis rezos.

 

 

PLEGARIA

 

Maestro,

entra en la barca y atraviesa la ciudad.

 

No escuches a los lobos que desgarran mi luna;

no escuches a los apóstatas

que solo buscan aves para profanar tu nombre,

y ungen sus cabezas con el aceite de las viudas

sin más templo que el adiós.

 

Higueras secas

junto a un río inútil

que no conoce el mar.

 

Maestro,

pinta con acuarela mis días

aunque solo pueda escribir

con la tinta del dolor.

 

Enséñame a ser algo más que una sombra

al pie de tu cruz.

Categoría: Poesía | Tags: | | |

Director: Fidel Díaz Castro

Diseño web: Héctor Otero

Relaciones públicas: Racso Morejón

Redacción digital: Editor: Racso Morejón

webmaster: Racso Morejón

Desarrollador web: Escael Marrero

El Caimán Barbudo © Todos los derechos reservados