Actualizado el 22 de diciembre de 2011

Carroza para actores

Una gran sinfonía, cosmopolita y desordenada

Por: . 22|12|2011

Carroza para actores (Ediciones UNIÓN, Cuento, 190 páginas, Colección La rueda dentada), de Karla Suárez, es uno de esos libros que te dejan sin aliento. Con grandes esperanza de creer que aun existen buenos escritores contemporáneos. Lo abres y te atrapa, te seduce, no puedes parar, lo lees de un tirón…

Suárez divide su libro en cuatro actos; cada acto tiene el numero mítico de tres cuentos, y como en una gran obra de teatro nos introducimos en él. La lectura que propone es la de un musical in crescendo. Apagamos las luces. Y nos dejamos llevar por las voces de sus personajes.

Entramos a Carroza para actores, con Allegro ma non troppo, en donde tres cuentos: “La Coleccionista”, “Joni Mitchell estaba cantando blues” y “Desvarío”, nos hacen reflexionar sobre la libertad personal. De primer plato Adagio, con los cuentos: “Fin de siglo”, “Carroza para actores”, y “La baby sitter”, que hablan sobre la búsqueda de realización personal, la falta de comunicación y la soledad. De segundo plato, Andante, con “Problemas del corazón”, “La estrategia”, “El viaje”; estamos en la mitad del libro, justamente en la página 95, y aquí las historias marcan el ritmo de marcha que tendrán esos cuentos. Rupturas, coplas, encuentros marcados con desencuentros, felicidad, miedos, toda una amalgama de sentimientos ya antes tratado en la historia universal de la literatura.

Para el cierre, Karla nos propone una marcha melodiosa: Andante cantabile. En los tres cuentos de este acto (“Hay días en que realmente debería suicidarme”, “Ganas de volar” y “Las notas falsas”) será la experiencia de vida de cada personaje lo que enhebre el hilo de la historia. Vidas marcadas por el dolor, el sufrimiento, las ganas de ser, la frustración, el deseo de amar y ser amado…

La edición de Carroza para actores corrió por cuenta de la escritora Marilyn Bobes, quien afirma en la nota de contracubierta: “Karla Suárez reafirma su lugar muy destacado en el panorama de la joven narrativa cubana”. El libro invita a leerlo desde la cubierta, ilustrada con un fragmento del tríptico Nueva historia para Mamá Inés (2006) del gran pintor Pedro Pablo Oliva. Del diseño del volumen se encargó Elisa Vera Grillo, una diseñadora de mucha experiencia dentro de la Editorial, al igual que Onelia Silva Martínez, encargada de la diagramación.

La autora del libro reside actualmente en París, Francia; y ha publicado en Cuba el libro de cuentos Espuma (1999) y la novela Silencios (Premio Lengua de Trapo 1999). Dichos volúmenes han sido editados también en otros países. También ha escrito otra novela, La viajera (2005); y los libros Cuba. Les chemins du Hazard y Lezardes, en colaboración con los fotógrafos Francesco Gattoni e Ivon Lambert, respectivamente. Muchos de sus relatos han aparecido en revistas de diversos países. Carroza para actores fue puesto en circulación en España en 2001.

Una gran sinfonía cosmopolita y desordenada es Carroza para actores, Karla Suárez (La Habana, 1968), una de esas narradoras que saben la importancia de usar con destreza el lenguaje. Sus cuentos son tratados con gran originalidad, sus historias son cautivadoras por su autenticidad y universalidad.

Categoría: Reseña de libros | Tags: | | | | |

Director: Fidel Díaz Castro

Diseño web: Héctor Otero

Relaciones públicas: Racso Morejón

Redacción digital: Editor y webmaster: Racso Morejon

Desarrollador web: Escael Marrero

El Caimán Barbudo © Todos los derechos reservados