Actualizado el 15 de marzo de 2013

Frank Padrón, periodista todoterreno

Por: . 14|3|2013

Frank Padrón, periodista todoterreno“Mi vecino Frank Padrón es un intelectual todoterreno, un hombre del Renacimiento”, dice el etnógrafo Miguel Barnet. Mas para comprobar la certeza de esta afirmación no es necesario vivir en el Vedado. Basta leer Con la buena voluntad del tiempo, libro publicado en 2012 por Ediciones UNIÓN y que lleva la firma del carismático presentador del programa cinematográfico De Nuestra América en la TV.

“Quizá veinte años, como dijera el buen Gardel, no sean nada, pero créanme que treinta sí lo son”, dice el polifacético Frank Padrón. Y recopila artículos, reseñas, comentarios y ensayos, escritos por él durante ese largo período en el ejercicio del criterio. Como consecuencia, el lector del volumen antológico descubrirá que Padrón “le entra a todo”, lo mismo al cine, la radio y el teatro que la música, la literatura y temas de la sociología de la cultura.

“Los mejores periodistas culturales son aquellos que pueden escribir sobre cualquier cosa”, dice la cronista argentina Leila Guerriero. Y a contracorriente del criterio de muchos que abogan por la especialización, Padrón demuestra que el hombre puede (y debe) multiplicarse, expandir sus áreas de conocimiento, porque sólo así se hace abarcable, comprensible, la época interconectada que vivimos.

Eros-iones se constituye en un intento logrado de legitimar la sinceridad”, dice el ensayista Alberto Garrandés a propósito del libro de cuentos de Frank publicado en 2000. Porque Padrón Nodarse (nacido en 1958) es también narrador y poeta; y de su pasión por las letras nacieron los textos críticos de “Literas”. En ese primer segmento de Con la buena voluntad… hay acercamientos a Eliseo Diego, Luis Rogelio “Wichy” Nogueras, Onelio Jorge Cardoso y los nuevos cuentistas. Pero sobresale la sagacidad del especialista que en 1984, cuando todavía El arpa y la sombra era visto dentro del corpus menor en la obra del autor de El siglo de las luces, reconoce ya la sustancia de una novela que ha resistido más que otras de Alejo Carpentier a la erosión del tiempo.

“Lo he visto defender, en las páginas de diarios y revistas, discos ‘complicados’ cuando no olvidados”, dice el cantautor Amaury Pérez del Padrón ocupado en atender al ámbito musical. De Sara González a Mike Porcel, una cartografía de la poesía martiana en la Nueva Trova titulada “En la canción y el sentimiento” y publicada en un Caimán Barbudo de 1980, destaca en la sección “Con música a todas partes”. A continuación, la presencia femenina en el bolero cubano, Silvio Rodríguez, Los Van Van, Bola de Nieve…

“En el valor testimonial de estos trabajos radica, a mi juicio, uno de los aspectos fundamentales de su importancia y trascendencia”, dice Héctor Quintero de los intitulados “Teatrinos”. Bajo este rótulo ha seleccionado Padrón enjundiosos ensayos como “Teatro musical en Cuba. Notas para un balance de los 80” y “Hamlet se libera. Reflexiones acerca del monólogo teatral en la escena cubana” (cuya aparición original fue en un Caimán de 2007).

“Leerlos es repasar acontecimientos que motivaron el interés de los ‘consumidores de la cultura”, dice el literato Reynaldo González sobre los textos reunidos en “El éter y la imagen”. Cabe en ese epígrafe un descubrimiento “arqueológico”: la primera reseña crítica de Frank, que viera la luz en 1978 y (otra vez) El Caimán Barbudo, dedicada a sopesar virtudes y defectos de la adaptación de El Comandante Veneno, de Manuel Pereira, para el espacio radiofónico La Novela Cubana. Además, hay una apreciación de la serie televisiva Fuera de juego de Rudy Mora y una “mirada al cine desde el espectador”.

“Una crítica de la razón cotidiana”, dice el investigador Roberto Zurbano para nombrar los trabajos recopilados en “Cultura y Sociedad”, la última parte del libro. Encima, Frank Padrón se ha atrevido a disertar sobre el choteo cubano, la diversidad sexual en Cuba y el fenómeno de las “¿de-generaciones?” y “(dis)gustos” en el consumo cultural de adolescentes y jóvenes.

Con la buena voluntad del tiempo es extracto con rol antológico; pero también homenaje de amigos y colegas, de gente agradecida que pone su cuño en “Nosotros, que te queremos tanto”, un collage insertado como colofón. Hallamos ahí hasta la opinión de alguien al que la pérfida mitología (o chismología) de la farándula le atribuyó rivalidad con Frank Padrón. Dice el lamentablemente fallecido Rufo Caballero: “Yo no creo en la gente que habla de todo y sabe de nada, pero entre nosotros, él es la excepción (…) Lo ha dejado claro cuando explica que apela a cualquier género que le permita comunicarse. Cuanto en los demás significa muchas veces ambición al dorso del rigor, en él constituye un proceso natural de acceso al conocimiento por otras vías”.

Categoría: Reseña de libros | Tags: | | | | | | | | | | | |

Director: Fidel Díaz Castro

Diseño web: Héctor Otero

Relaciones públicas: Racso Morejón

Redacción digital: Editor: Racso Morejón y Darío Alejandro Escobar

webmaster: Racso Morejón

Desarrollador web: Escael Marrero

El Caimán Barbudo © Todos los derechos reservados