Actualizado el 2 de mayo de 2014

La ilustre y divertida bruja de Ronel González

Por: . 2|5|2014

La honorable bruja / ilustración de Dayamí Pupo ÁvilaUna atractiva y perspicaz propuesta hace este año la Editorial Oriente de Santiago de Cuba. Se trata de La honorable Bruja Granuja del esqueleto embrujecido, libro de poesía para niños del escritor holguinero Ronel González Sánchez, ilustrado por la artista de la plástica, holguinera también, Dayamí Pupo Ávila, editado por la muy atinada Consuelo Muñiz e incluido en la hermosa colección Ala y Espuela.

Resulta significativo cómo en 38 páginas, el poeta, nacido en Cacocum en 1971, ha logrado escribir la simpática historia de una moderna bruja a la que se le confía la misión de rescatar al Ñandú Ñoño, personaje en peligro de extinción secuestrado por la “tropa de viejitos calvos/ que envidian a las promesas/ del triunfo, como el Ñandú/ retratado en un poema… llamados, con toda intención, los Clásicos de la Lengua.

Mediante el empleo de casi todas las estrofas existentes en español, con lenguaje chispeante, ágil y extraordinariamente preciso, el poeta no solo deslumbra con su nuevo texto sino que aporta una obra donde el dominio del verso, el humor de la historia contada y el recorrido por la geografía iberoamericana nos aproximan a un texto diferente y sin dudas inolvidable para las letras dedicadas a los más pequeños en la patria de Martí.

Autor de los volúmenes para niños Un país increíble (Poesía, Eds. Holguín, 1992), Zooló-gico (Unión, 2009), En compañía de adultos (Poesía, Eds. Holguín, 2010 y Ed. El Barco Ebrio, Madrid, 2013), La enigmática historia de Doceleguas (Eds. Caserón, 2010), Relatos de Ninguna Parte (Eds. Holguín, 2013), y el importante poemario El Arca de No Sé (Ed. Oriente, 2001),  que aportó una visión otra de la poesía cubana para niños, Ronel González esta vez trasciende las fronteras del archipiélago y consolida un libro que no debe pasar por alto en el árido terreno de la crítica especializada que tiene en cuenta a los libros para los infantes.

Como expresé en las conclusiones de mi Trabajo de Diploma: “Aproximación a la obra escrita en décimas del poeta cubano Ronel González Sánchez (2013)”, publicado en el sitio Monografias.com: “Fue el primer autor cubano en tratar concienzudamente y con verdaderos hallazgos literarios, la problemática infantil desde el  discurso poético. Tópicos como el miedo, los castigos, el divorcio, la soledad, los impedimentos físicos, el abandono, la pobreza, la prostitución, las habladurías, la desesperanza, etc. forman parte inseparable de la primera etapa creativa del poeta y, a la vez, abren otras perspectivas para la creación insular dedicada a los más pequeños”.

No por casualidad, un autor y especialista como Enrique Pérez Díaz, en su reciente libro Los que escriben para niños se confiesan (Ed. Gente Nueva, 2013) señaló: “(…) se puede decir que Ronel es, desde hace varias décadas, una voz expresiva dentro del mundo de los creadores para la infancia y aunque su obra para las primeras edades no sea tan prolífica como la de otros, sí que ha dejado y dejará una huella indeleble”.  

En La Honorable Bruja… referencias culturales a obras como El romancero gitano, de Federico García Lorca, El Ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha de Miguel de Cervantes, la obra de Julio Verne, las historias de Harry Potter, las canciones, bailes, el habla,  instrumentos musicales, la arquitectura, símbolos nacionales, costumbres, etc. de Latinoamérica, son manejadas sabiamente por un poeta que no hace concesiones al facilismo ni menosprecia a su público, aun cuando da la impresión de haber escrito un poemario sumamente sencillo, aspecto que le otorga mayor valor a la escritura y factura poéticas, justo cuando no abundan textos tan pensados y logrados.

Merecedor, en el año 2010, del Premio Dador que otorga el Centro Dulce María Loynaz, por su trilogía de poemarios para niños Los hechiceros de Brujanamá, de la que La honorable bruja… es un adelanto, Ronel explora desde su original visión zonas poco avistadas por los autores para niños y, apoyado en las hermosas y joviales ilustraciones de Dayamí Pupo Ávila, quien en la apertura de la 23 feria Internacional del Libro de este año inauguró en la Sala Electa Arenal de Holguín la exposición con textos de Ronel “El Ranacimiento y otros inventos”, logra hacernos reír y meditar desde una singular entrega que es una verdadera lección poética y un homenaje a la lengua española.

¡Enhorabuena Ronel y Dayamí! ¡Los lectores y los niños de hoy necesitamos muchos libros apasionados, actualizados e inteligentes como este!

Categoría: Reseña de libros | Tags: | | | |

Director: Fidel Díaz Castro

Diseño web: Héctor Otero

Relaciones públicas: Racso Morejón

Redacción digital: Editor: Racso Morejón y Darío Alejandro Escobar

webmaster: Racso Morejón

Desarrollador web: Escael Marrero

El Caimán Barbudo © Todos los derechos reservados