Actualizado el 10 de enero de 2015

Amnios, sin prejuicios, ataduras ni moldes

Por: . 8|1|2015

Cubierta ilustrada por el poeta y profesor Roberto ManzanoEl entorno poético cubano es más o menos conocido desde las generaciones más jóvenes hasta aquellos que, de alguna manera, han logrado situarse dentro de lo que más vale y brilla en el corpus literario nacional; en muchos casos, autores de letras, estilos o ambos, que a la larga —con cierta razón, más algo de injerencia—, son el establishment people in power, tanto por la perdurabilidad, como por la incidencia y presencia en los muchos espacios editoriales que se mueven hoy en el entramado artístico literario del archipiélago.

Tal vez por aquello de que la literatura no es una carrera de velocidad sino de resistencia, de sostenimiento, no de consentimiento, existe Amnios, una revista de poemas, poetas, poéticas, donde siempre quedan sitios a los que  recurrir para ser feliz, alimentarse del sabor, y a la sazón, de sujetos líricos tal vez desconocidos, que muchos no recuerdan o siquiera consideran existentes en algún lugar recóndito dentro del mapa poético, constantemente en construcción, que es la poesía cubana.

Este es precisamente el caso del número catorce de la revista, que nos advierte desde la cubierta hasta las ilustraciones interiores, autoría del maestro Roberto Manzano, que estamos frente a un trabajo editorial de absoluta seriedad, que no intenta mofarse del lector con hueras recopilaciones poéticas de cualquier lugar por llenar espacio; que es fiel al concepto poético desprejuiciado, y que la edición responde a una de las más cuidadas que cualquier lector concienzudo tendrá el gusto de conservar.

Igual mérito debe otorgársele al diseño de Ricardo Villares, y la producción de Nelis Salas, la asesoría de arte de Alex Fleites, pero sobre todo, la tremenda entrega de Alpidio Alonso Grau en la selección y el cuidado de los textos. Equipo general este que ha logrado ubicar la revista (la no preferencia como valor añadido), como una de las publicaciones más interesantes dentro del campo literario actual.

Este es un número que, bien consumido, llevará a cualquier artista al numen de su cuestionamiento, a un nuevo estatus de competencia, una nueva duda del lugar en que hoy se sitúa a sí mismo, tanto para comprender(se) como para insertar(se) dentro del corpus literario de la nación (con) una cosmovisión otra de la poesía.

Amnios ha sido fiel a su concepto de membrana extraembrionaria, al mostrar, protectora de su fruto, la versatilidad de Pedro Márquez de Armas, la fuerza interior de Sergio García Zamora, en versos que transitan de algún modo por la dialéctica histórico concreta, que tal vez sin saberlo referencia en su generalidad la poesía.

Así mismo descubre el lirismo en versos de Edelmis Anoceto, antecedido por unas breves palabras de Jamila Medina sobre el libro La gran arquitecta, de la poetisa Legna Rodríguez, altisonante en ocasiones por lo comunes que resultan las palabras, muy en el tono discursivo del propio texto antes referido.

El balance conceptual de la revista continúa in crescendo, desde Maylen Domínguez, Frank Castell, hasta Daniel Díaz Mantilla, tríada poética que transita por romances, ausencias, nostalgias e identidades muy diferentes, a pesar de pertenecer desde distintas geografías y distancias, a una misma promoción.

Desde aquí se produce un salto, tanto cualitativo como cuantitativo, no por la cantidad de escritores, tampoco por la calidad, sino por el virtuosismo en los versos de Víctor Casaus, Nelson Herrera Ysla y Pepe Sánchez, que parecen no despegarse del discurso poético contemporáneo, permanecer en la urdimbre tremenda que es el archipiélago lírico, conscientes de que siguen al ritmo de todas las poéticas; o que la de ellos marca una pauta que nos enseña cómo desde el asunto más trivial es trascendente a nuestra propia concepción gnoseológica sobre el mundo que nos rodea, especialmente aquellas cosas que manipuladas no son, por frecuentes y manidas, menos importantes.

Después, sinergia de la palabra con la palabra, habrá de reconocerse la entrevista que Alpidio Alonso-Grau logra con el maestro —porque no tiene otro apelativo que ese— Roberto Manzano, en el texto: La poesía es nuestro más divino pugilato en lo oscuro. Queda ahí mucho de la verdadera enseñanza, aprendizaje y conocimiento del poeta sobre la urdimbre del verso, el aprender a desaprender lo instaurado, un camino también para analizar, asumir o rechazar aquellas tantas cavilaciones que tal vez siempre nos estuvieron rondando sin reconocerlas. Manzano, más que pedagogo, es un cubano humilde y andado por esos avatares del verso, que ahora de vuelta desde tantas reflexiones, tal vez, otro camino, otra divina resistencia en el pugilato tremendo de lo oscuro.

Después se revelan un Eros Alesi, trágico, único, desvirtuado tanto de la vida como desde su propio sujeto lírico, el desgarramiento, la soledad, y la tremenda exposición de su tránsito a través de las anfetaminas, el opio, y otros compuestos. Más que denotar, connotan a este personaje, en cuya voz se escucha un sentimiento de pérdida, de desarraigo, que ya nunca recuperará. Y un mítico Ezra Pound, tan cerebral, frío, y romántico a la vez, por cuya poesía ha de pasarse sin prejuicios, sin ataduras ni moldes que nos fuercen a comparaciones que tal vez no tendrán lógica tras su lectura. Pound es de esos poetas que deben leerse con toda el alma, sin distracciones, para que toda su savia llegue realmente ha donde ha sido destinada: precisamente el alma.

Este volumen de Amnios no termina, aun cuando se haya llegado al final, pues desde los poetas cubanos hacia los poetas extranjeros, se abre un camino que apenas se muestra para comenzar a recorrerlo, a palpitar sobre él, sentir que de cierto modo, quedan muchos más desaprendizajes, desprejuicios y actitudes de las que tal vez deberíamos apropiarnos, pero sobre todo, demasiada poesía más allá de nuestro propio universo personal.

Categoría: Reseña de libros | Tags: | | |

Director: Fidel Díaz Castro

Diseño web: Héctor Otero

Relaciones públicas: Racso Morejón

Redacción digital: Editor: Racso Morejón y Darío Alejandro Escobar

webmaster: Racso Morejón

Desarrollador web: Escael Marrero

El Caimán Barbudo © Todos los derechos reservados