Actualizado el 21 de mayo de 2016

Tramos de Rieles

Por: . 19|5|2016

...aplaudo en Rieles… la escritura. Valiño ha llegado a un lenguaje crítico muy diáfano, cualquier lector puede entender perfectamente lo que aquí se plantea. Presentación del libro Rieles. Teatro en torno a Camagüey, de Omar Valiño (Editorial Ácana, Camagüey, 2014), en el Salón Ágora del Teatro Bayamo, el viernes 14 de agosto de 2015, durante la clausura del evento “Filtro de Campaña. Encuentro con la crítica teatral”.

Cuando conocí a Omar Valiño en el ISA, le dije a mi amiga Raquel Carrió: “ese muchacho es un político”. Y no me equivoqué. Me equivoqué con Carlos Díaz, en quien pensaba entonces como un investigador y resultó un excelente director de teatro; con Amado del Pino, que sería un poeta y resultó dramaturgo y furibundo pelotero. Y con otros estudiantes más, pero no con Omar Valiño.

Este libro debió llamarse Rieles. Tramos de ferrocarril entre la Habana y Camagüey, porque en realidad lo que está confrontando el autor son dos dimensiones de un mismo proceso. Dos dimensiones: la local en el Festival Nacional de Teatro de Camagüey, y la internacional en el Festival de Teatro de La Habana, son confrontadas al mismo tiempo en diferentes épocas, desde una proyección panorámica de los procesos políticos y culturales de las instituciones, de los procesos creativos y de la imagen del movimiento teatral cubano.

En este sentido es un libro muy valioso, pues es testimonial sobre lo que ha evolucionado el teatro cubano desde los años ochenta hacia acá. Es decir, las etapas por las que hemos pasado los que de alguna manera nos dedicamos a este arte, y las vicisitudes y cambios de perspectiva que se han dado en el teatro cubano. Recuerdo vívidamente aquel momento en que había una visión tan centralizada que impedía al teatro ser verdaderamente una expresión diversa. También el momento donde eclosionaron proyectos interesantes que se fueron instaurando como grupos teatrales. Y recuerdo cuando, posteriormente, nace el Consejo Nacional de las Artes Escénicas, con una variedad de perspectivas y propuestas para el teatro contemporáneo que felizmente existe. Diversidad que he podido constatar aquí en Bayamo y que ha logrado ser nacional, verdaderamente nacional. Antes se decía nacional y nada más pasaba en La Habana o en Santiago de Cuba, ahora es nacional lo que está sucediendo en cualquier lugar del país.

En este libro Omar Valiño no se detiene ante nada. Sus juicios son certeros, claros y muy precisos; y sobre todo, algo admirable en un crítico, posee la valentía de enjuiciar sin prejuicios un espectáculo teatral en consonancia con las políticas culturales de un área en relación al teatro, o incluso, las condiciones mismas en las que el país se está moviendo, mediante las cuales se puede propiciar o no un acercamiento mayor al fenómeno teatral. Esto lo logra el crítico con una enorme conciencia de la importancia de dejar una crónica que, de lo contrario, se perderá; y defiende su labor al mismo tiempo que imprime las marcas en el camino.

El teatro hace a los espectadores, pero los críticos hacen el teatro, porque son los que le aportan dimensión histórica a lo que estamos viviendo de manera cotidiana. Rieles… es un libro que está “haciendo” al teatro cubano porque propone una mirada genérica e histórica, al tiempo que está confrontando etapas del teatro entre sí para llegar a determinadas conclusiones; tales como: el arte teatral es irrepetible, por lo tanto tenemos que cuidarlo desde que nace, eso está marcado en varios momentos del texto; el arte teatral sólo lo pueden realizar los teatristas, no los funcionarios; también depende de muchos factores y densidades sociales, políticas, económicas, culturales; y que estamos frente a un arte con dignidad.

Es decir, el autor aprovecha la oportunidad para defender la dignidad del teatro y para defender una gran idea fundamentalmente martiana, que no es solo la que él cita en el libro, la de que “en teatro como en todo podemos crear en Cuba”, sino aquella más honda del Apóstol cuando dijo “¿Quién ha dicho que la poesía no es importante a los pueblos?”. Esta idea es defendida en medio de la industrialización y la amenaza de tecnologización que estará luego a punto de arrollar al ser humano en el siglo XX. Martí está defendiendo la dimensión poética del hombre, la dimensión que nos va a proyectar como seres humanos ante cualquier cosa, más allá del uso tecnológico que podamos hacer de los medios en cualquier tiempo que vivamos.

Creo que Rieles… nos brinda una clave de comprensión de nuestra tradición teatral y abre interrogantes que ya tienen una respuesta. Esta, las Comunitarias de Verano y su evento crítico Filtro de Campaña, es ya una respuesta. No es necesario asistir a un Festival de Teatro para constatar el desarrollo particular de una región o una ciudad particular del país, que es garante a su vez del futuro de esta ciudad o región, por el desarrollo de la consciencia en sus ciudadanos.

Además, aplaudo en Rieles… la escritura. Valiño ha llegado a un lenguaje crítico muy diáfano, cualquier lector puede entender perfectamente lo que aquí se plantea. Esto, sin disminuir la calidad estética de la escritura y sin hacer concesiones al facilismo comunicativo. Apruebo este libro que demuestra —además de que no me equivoqué cuando lo conocí— que Omar Valiño es ya nuestro principal “político teatral”.

Categoría: Reseña de libros | Tags: | | | |

Director: Fidel Díaz Castro

Diseño web: Héctor Otero

Relaciones públicas: Racso Morejón

Redacción digital: Editor: Racso Morejón y Darío Alejandro Escobar

webmaster: Racso Morejón

Desarrollador web: Escael Marrero

El Caimán Barbudo © Todos los derechos reservados