Actualizado el 7 de marzo de 2017

Este libro es un divino guion, ya sé que sí

Por: . 4|3|2017

La lectura del texto facilita la interpretación de una zona tan rica y al mismo tiempo vulnerable de la cultura cubana. Ofrece herramientas para entender las lógicas en los fenómenos de la creación, la producción y la promoción de este tipo de música.

Foto Racso Morejón

Con una investigación sobre la música cubana en su variante alternativa desde los años 70 del pasado siglo hasta nuestros días, el periodista Joaquín Borges-Triana obtuvo el grado científico de Doctor en Ciencias sobre Arte que concede la Universidad de las Artes de Cuba. Digo “concede”, porque a este acucioso investigador y promotor de la música cubana solo le hacía falta la investidura oficial, pues la investigación sobre el tema ya estaba realizada, publicada y refrendada por los años de ejercicio en los medios de comunicación.

Hecho que demuestra que el acto de discusión resultó ser un momento formal, porque los resultados de la investigación se venían haciendo palpables desde hace algunos años, mientras Borges-Triana reunía buena parte del material para conformar un mapa, un dossier, un catálogo… una multimedia que incluye todos los discos, de todas las tendencias, de todos los creadores de la música cubana y los discursos alternativos presentes en sus creaciones.

Claro está que las afirmaciones anteriores no niegan el valor metodológico que posee la propuesta, por la forma en que integra las diversas ramas del conocimiento en aras de obtener una síntesis de los procesos que intervienen en el mismo. Como señala el autor en las páginas iniciales: “…un enfoque que apela a una mirada interdisciplinaria —en la que se usan elementos aportados por la sociología, la antropología, la filosofía, la historia (en particular la de las mentalidades), el periodismo, y los estudios literarios y generacionales— se plasma una investigación alrededor de algunas de las poéticas predominantes entre las recientes generaciones de músicos cubanos, en vinculación con la evolución del pensamiento sociocultural en los artistas e intelectuales del país, salidos a la palestra pública desde mediados de los ochenta hacia acá”.

Este resumen mantiene la lógica de un informe de investigación y sirve de palabras de presentación al libro Concierto cubano: la vida es un divino guion (Ediciones Unión, 2015); escritas también como premisa de la tesis y donde se relacionan las principales fuentes teóricas de las cuales bebió para concluir el proceso.

A partir de dejar sentado qué se entiende por “música cubana alternativa”, se delinea un texto que ofrece respuestas acerca de un fenómeno complejo, porque atraviesa zonas de la creación, la producción y la promoción de géneros no enmarcados dentro del circuito de lo comercial. Estos rasgos, para Borges-Triana, parten de:

—Cuando el grupo que interpreta determinado género o estilo no está ligado a circuitos del mercado musical o la difusión sonora o publicitaria.

—Cuando se hace con vocación puramente artística y no comercial.

—Cuando el estilo que toca un artista o un conjunto no parece cumplir los parámetros de ninguna etiqueta de definición conocida o utilizada por la prensa especializada.

—Cuando el sello discográfico encargado de editar las grabaciones o los medios que la difunden (radios, publicaciones…) son de pequeña envergadura o de carácter amateur.

—Cuando todo el proceso artístico está controlado por los músicos y en él no interfieren directrices ni condiciones de departamentos de marketing, compañías discográficas, instituciones o medios de comunicación.

Con esta tercera reseña espero que más lectores puedan escuchar los sonidos de una “música cubana alternativa”. Ya sé que sí. Que el libro es un divino guion. Estos cinco “cuando” expresan las principales problemáticas a las cuales se enfrenta el tema de la música cubana en su vertiente alternativa. La cual debe adscribirse a lo que se entiende por “música popular”; otro concepto puesto en tela de juicio. Aunque una cosa no se discute: la música cubana ha reflejado buena parte de las problemáticas de tipo históricas y sociales que han tenido lugar en los últimos años, marcados por la complejidad de los debates en torno al fin de la historia, la comunicación a gran escala y los procesos de socialización de la información, con la creación de redes y canales que posibilitan el fácil acceso de los usuarios a los contenidos culturales.

En medio de todos estos procesos, la creación musical polemiza con interrogantes útiles para la reflexión, pero que generan múltiples respuestas, pues provienen de problemáticas complejas que requieren el análisis desde diversas perspectivas y enfoques. Estas preguntas encierran, además, un componente crítico que adereza la investigación:

“¿Qué significa la expresión “música nacional”? ¿Quién hace la determinación de “lo nuestro”? ¿Qué se quiere expresar cuando se habla de “lo propio” o “lo ajeno”? ¿Para quién algo en materia de música es “suyo” o de “otros”? ¿Por qué la maniática persecución de lo nacional en la obra de un músico al que lo que le interesa es, por ejemplo, cultivar alguna de las expresiones del metal extremo? ¿Será porque resulta difícil soportar el trauma de que la cuna nacional se vuelve relativa?”

Borges-Triana ha sabido rehacer la escritura de Concierto cubano… para que mantenga el soporte teórico-metodológico de las investigaciones académicas, y a la vez se le agregue un poco de sazón. De esta manera queda completamente estructurado un discurso sobre lo alternativo en la música cubana, en géneros como el rock, el pop, la canción cubana contemporánea, el hip hop, entre otros.

Para Joaquín, el ejercicio del criterio ha sido parte de su carrera como periodista. Desde hace décadas forma parte del equipo de caimaneros, publicación desde la cual ha promovido a los diferentes cultores de estos géneros y de otros. También parte de su obra periodística la podemos leer cada semana en la columna “Los que soñamos por la oreja”, del diario Juventud Rebelde. En ambos espacios ha primado su labor como promotor, crítico e investigador de las tendencias, características y creaciones de un grupo importante de autores.

En Concierto cubano, el galardonado con el Premio de Periodismo Cultural José Antonio Fernández de Castro 2016, Joaquín Borges-Triana, define la escena musical alternativa de la isla…La lectura del texto facilita la interpretación de una zona tan rica y al mismo tiempo vulnerable de la cultura cubana. Ofrece herramientas para entender las lógicas en los fenómenos de la creación, la producción y la promoción de este tipo de música. Todas estas virtudes pude encontrárselas después de una primera lectura. Al libro he vuelto buscando una anotación al margen, un fragmento que me permite engarzar mis ideas en torno a un texto que se vuelve fundamental, útil, necesario.

Me he tomado la libertad de promoverlo entre amigos, de vestirme de reseñista y escribir sobre él para diversos medios. Con esta tercera reseña espero que más lectores puedan escuchar los sonidos de una “música cubana alternativa”. Ya sé que sí. Que el libro es un divino guion.

Categoría: Reseña de libros | Tags: | | | |

Director: Fidel Díaz Castro

Diseño web: Héctor Otero

Relaciones públicas: Racso Morejón

Redacción digital: Editor: Racso Morejón y Darío Alejandro Escobar

webmaster: Racso Morejón

Desarrollador web: Escael Marrero

El Caimán Barbudo © Todos los derechos reservados