Actualizado el 21 de mayo de 2011

Festival Luna Llena

Otro sueño hecho realidad

Por: . 4|4|2010

Decididamente, el mes de diciembre entre nosotros resulta pródigo en la celebración de actividades culturales. Durante esos 31 días fuimos testigos de una intensa programación artístico-literaria. En el plano personal, entre las diferentes opciones a las que asistí, una de las que más grato impacto me generó fue la cuarta edición del Festival de Pop Rock denominado Luna Llena, evento llevado a cabo en la playa holguinera de Guardalavaca.

Para cualquier analista de la intensa vida cultural cubana está claro que, en el presente, si una provincia ha conseguido articular todo un sistema de festivales nacionales e internacionales, con encuentros de disímiles manifestaciones casi en cada uno de los doce meses del año, ésa es Holguín. Uno de los grandes méritos que posee dicha cadena de eventos radica justo en que, además de ofrecerles a los moradores de la zona la indispensable dosis de esparcimiento que todos requerimos (en especial, los más jóvenes), se proyecta en aras de presentar al turístico internacional que llega a la zona una propuesta cultural, para que los visitantes foráneos no queden prendados únicamente de los encantos de la naturaleza, en especial el sol y la playa. Ello se corresponde con la idea que tanto se ha discutido en el país acerca de potenciar en su real significado los vínculos entre cultura y turismo, hermosa dualidad por la que muchos se han pronunciado pero en torno a la cual, a decir verdad, no se ha avanzado lo suficiente.

Por ese camino, hace ya varios años a Nassiry Lugo y Alexis Triana se les ocurrió inventar un festival dedicado al género del pop rock, dada la expansión de dicha variante sonora en nuestro contexto, con la meta de que algún día llegue a convertirse en un evento de magnitud internacional. Así nació en 2003 el Luna Llena, a partir de una canción de Nassiry compuesta en la ciudad de los parques e interpretada por él con su grupo Moneda Dura. Ahora, en el pasado 2009, llegamos a la cuarta emisión del encuentro aparecido hace seis años, un momento que en opinión de sus organizadores y de quienes participamos en el mismo representa el ascenso de un nuevo escalón en el trayecto hacia la plena consolidación y madurez.

La principal diferencia con las ediciones anteriores se produjo al introducirse una competencia entre ocho proyectos noveles, que optaron por el galardón para la agrupación que, en opinión del jurado, funcionase como la revelación del certamen y, por tanto, ganaría el Luna Llena de Plata. Tuve la oportunidad de ser uno de los miembros de ese jurado y puedo asegurar que cada uno de nuestros pronunciamientos se discutió hasta el cansancio, a partir del principio de que cuando uno desempeña tales funciones, lo fundamental es ser consciente de que con nuestro accionar se está trazando una política acorde con los intereses que en el certamen de que se trate se quiera potenciar.

De forma unánime, los siete responsables de decidir nos pronunciamos porque el joven guitarrista y vocalista Ernesto Blanco se llevase el Primer Premio Luna Llena de Plata. De manera significativa, él también se alzó con el Premio de la Popularidad, otorgado por el voto televisivo de 207 holguineros, que intervinieron en una encuesta llevada a cabo por el programa local nombrado VSD. Igualmente, el jurado entregó tres menciones que fueron a recaer en los grupos holguineros ADN y Tierra Firme, y en el proyecto encabezado por el habanero Michel Lugo. Asimismo, vale resaltar que tanto para el premio como para las menciones, el orfebre Antonio Salomón diseñó y confeccionó una obra de arte a base de madera, metal y cuerno de toro, la cual fue concedida como trofeo a los artistas galardonados.

Otros que compitieron por los lauros y que también hicieron lo suyo en aras del lucimiento del encuentro entre cultores del pop rock, fueron los grupos Ámbar y Amílkar con Mephisto, los dos pertenecientes a la provincia de Holguín; Huracán, procedente de Granma; y Tres Palabras, llegados a Guardalavaca desde Ciudad Habana.

A fuerza de ser sincero, debo confesar que al llegar a Holguín y específicamente a Guardalavaca, tenía mis dudas en cuanto al modo en que se desarrollaría el festival, pues uno de sus platos fuertes serían los conciertos gratuitos al aire libre, en la arena junto al mar; y para esas fechas, el Instituto de Meteorología había pronosticado en dicha zona un alto por ciento de probabilidades de lluvia. Y sí, llovió, aunque no tanto como se había anunciado. Para contrarrestar el posible efecto dañino del clima a los equipos de sonido, los instrumentos, las luces inteligentes y los rayos láser, ahí estaba un ejército de colaboradores con la mayor disposición que uno sea capaz de imaginar a fin de ayudar al despliegue de lonas y carpas. Pero si lo anterior fuese poco, lo que resultó fundamental para contrarrestar las inclemencias del tiempo fue que el agua no le quitó las ganas de gozar de lo lindo a los miles de jóvenes y hasta algunos turistas que, al margen de que tampoco hubiese luna llena, se reunieron durante tres noches para disfrutar de las propuestas musicales de Moneda Dura, David Blanco, Leoni Mesa, William Vivanco, Isis Flores, Triángulo Oscuro y agrupaciones holguineras como las ya mencionadas, a las que se agregaron SOS y D’ Clase.

Si me preguntasen cuál es el principal saldo que deja Luna Llena, no dudaría un segundo en afirmar que un Festival como este demuestra a las claras la necesidad que tenemos en Cuba de que los principales proyectos artísticos de la música en nuestro país, exponentes de todos los géneros y estilos interpretados en el panorama sonoro nacional, tienen que participar en la programación de las instituciones turísticas cubanas, cosa que hoy no sucede.

Cierto que la Delegación del MINTUR en Holguín trabajó de conjunto con la Dirección de Cultura de aquella provincia en pro de la realización del Luna Llena; sin embargo, en los hoteles ubicados en la playa creo que faltó una mayor dosis de agresividad para promover el evento que se desarrollaba en Guardalavaca. Hablé con varios turistas que me comentaron no tener una mínima idea de lo que estaba ocurriendo. Incluso, en la instalación donde estuve hospedado, Hotel Atlántico, donde el trato de su empleomanía fue sencillamente exquisito, nunca escuché por el audio local que su equipo de animación hiciera ni tan siquiera una mención del festival que se efectuaba en horas nocturnas.

En el orden de las insatisfacciones o lo que todavía está por hacer, tengo que señalar que no se ha conseguido aún que nuestras casas discográficas tomen en cuenta lo atractivo que para sus intereses puede resultar un evento como este, único en Cuba por demás. No sólo pienso en lo interesante que les pudiera ser desde el prisma comercial, dado lo propicio de la ocasión para la venta de fonogramas, sino también porque el certamen brinda la posibilidad de descubrir nuevos talentos a los que grabarles discos y convertirlos, con una adecuada política promocional, en artistas de éxito.

Empero, los tres días de conciertos en cuatro escenarios simultáneos, los ocho proyectos noveles optando por el Luna Llena de Plata, los miles de personas reunidas sobre la arena de la playa para disfrutar de la música y de una sabrosa cerveza fría o de un buen trago de ron (como diría el refranero popular, las carpas de ARTEX y EGREM “hicieron su agosto” en las tres noches), hablan del éxito del cuarto Festival Luna Llena, certamen que pudiera convertirse en un espacio internacional de lanzamiento de las agrupaciones cubanas de pop rock. Las condiciones existen para que este encuentro llegue a ser, en palabras de Alexis Triana (Director Provincial de Cultura en Holguín), “una gran plataforma de conciertos con el valor agregado del mar, la arena y una infraestructura habitacional que respalde un arribo considerable de participantes y público”.

De coordinarse a plenitud los esfuerzos entre todos los que de un modo u otro tienen que ver con el evento, de seguro Guardalavaca podría convertirse en algo más que esa encantadora playa que es, para devenir en sitio abanderado de la necesaria pero todavía no lograda unión entre el turismo y la cultura.

Categoría: Música | Tags: | |

El Caimán Barbudo © Todos los derechos reservados