Actualizado el 15 de noviembre de 2010

Cuando la tarde nos las trae Alito Abad

Por: , | Fotos: . 28|10|2010

Concierto Alito AbadCuando la tarde… del sábado acariciaba el crepúsculo y el agasajo de sus colores, en la calle Muralla —No. 63— de esta capital, se producía un hecho que muchos agradecerán siempre: la presencia del trovador holguinero Alito Abad en el espacio A Guitarra Limpia del Centro Pablo de la Torriente Brau, más que centro, epicentro de un movimiento creado y prohijado por el poeta y cineasta Víctor Casaus director del mismo, quien se gratificó con la presencia del bardo en una plaza por la que han desfilado diversas generaciones, tendencias, voces y estilos.

Sobre el carácter literario de las obras de Alito, Víctor evocó las palabras escritas para el programa por otro trovador holguinero, Fernando Cabreja, al expresar que “sus mensajes literarios pulsan la realidad social de aquí y de ahora con un toque de poesía urbana”.

Casaus señaló que, curiosamente, los holguineros han formado una especie de “clan”, pues allí estaban junto al trovador varios paisanos, entre ellos Virgen Gutiérrez, especialista del Centro, así como el poeta y amigo Moreno Del Toro —coautor de este trabajo— cuyos versos ha musicalizado Alito. “Y como si fuera poco —precisó el anfitrión— estaban también las pinturas de Oscar Sánchez”, que en esta ocasión mostró piezas pertenecientes a la serie Licencia de Construcción 860602, sirviendo de aparejo al escenario musical.

Por su parte, Alito hizo gala de la multiplicidad de tonadas que lo caracteriza, en las que, según nuestro criterio, no faltan los vientos de la cubanía y de su región. Con camisa negra, jeans y zapatos deportivos, el cantautor se presentó pasadas las 5 de la tarde, abriendo con un tema —según nos cuenta y nos canta— contra la burocracia, para seguir con la guajira “Héroes de guerra”, que trae las memorias paternales montadas en sus cuerdas de acero, aludiendo a las enseñanzas que de niño recibiera de su padre, quien aportó en gran medida a su amor por la patria. Y como tercer número, Alito interpretó “Cuando la tarde”, tema que dio título a este concierto dedicado en su total ejecución a los holguineros, amigos y seguidores que lo acompañan desde siempre.

Entre aplausos y canciones transcurrió la presentación de este joven de 28 años, cuyo verdadero nombre es Alianny Abad Bonet.

“Nos tenemos”fue un tema donde hicieron un duelo de armónicas, y las manos de Zaydy Vera sobre la percusión del cajón, disponiendo del buen tono y las buenas cuerdas de Yusniel Aleaga (Charly).

Alito justifica —apuntando que su familia procede de Baracoa, lugar donde realmente nació— el hecho de que en su sangre viene desde muy niño el folclorey el monte, más con este tema suma un homenaje a la trova tradicional, lo que sin dudas viene a demostrarnos que él es un trovador innato, que no por casualidad añora haber nacido en aquella lejana época.

La canción terminó con sendas loas a la trova tradicional, a Sindo Garay, a Matamoros y a otros que la engrandecieron.

Luego, como ritual, besa la guitarra, se quita el sudor del rostro con la felpa azul que enlaza su micrófono, suspira nostálgico, y recuerda amigos en tierras lejanas, pues como interpreta en su siguiente tema “desandar puede ser la manera de encontrar tu ser”.

Concierto Alito AbadAlito confiesa haber intentado ser un “bohemio empedernido, hallándosele en algún banco del parque de su pueblo, “descargando” en la terraza del Gabinete Caligari, o simplemente andando las calles de Holguín, guitarra en ristre o sin ella, y en los espacios literarios y trovadorescos que convoca la Asociación Hermanos Saíz, de la cual forma parte.

En el interludio, cita a un amigo, Freddy Laffita, y lo confirma: “Aquí lo que hay es que beber y ser revolucionario”,y él —bien que comulga en las dos aristas, en ambos campos de batalla—se crece y explora las infinitas posibilidades de romper el silencio y la monotonía.

Este joven trovador ha cantado a la vida, a la familia, a las calles, como lo hicieran sus antiguos maestros en el oficio, Fernando Cabreja o Ramiro Gutiérrez, cuando tenían su edad. Ahora el cantor se devuelve en la contemporaneidad, mezclando los ritmos conocidos, y exporta su música hacia otros compases, ejemplo de lo cual resulta “Punto de giro”,conocido por el “Tango de los emos”, pieza que rompe los cánones tradicionales de hacer la trova, y en que la depresiva historia que narra se traslada en un simpático humorismo criollo-crítico contra lo que él denomina la emofobia.

Sobre esa misma línea e intención reaparece con un tema donde se encabalga la armónica —a lo Bob Dylan— haciéndose acompañar por el casi inseparable Charly, no el argentino García, sino el Aleaga de Bayamo, que según Alito es el alma del tema interpretado con aires de country & western, para hacernos evocar con “Jugando detrás de la montaña” el filme de Ang Lee, Brokeback Mountain.

Hay que escuchar la canción compuesta a Ariadna, su hermana paterna de Santiago, para sentir la ternura y el aliento poético que encierran sus metáforas, “porque el amor para triunfar no necesita más que fe”, y es que Alianny Abad puede ser considerado como un poeta que hace música, y continúa: ”nos fundimos en un recuerdo que me hace grande”.Luego estallan los aplausos.

Casi al filo de las 7 interpretó otra guajira que alude a sus raíces, a sus santos, al hacer el juramento: juro por San Alito que me guarda”,entre canciones y besitos de singular dulzura apoyando la canción.

Como canto tierno aparece la apológica “Trovesando”,término que encauza la canción que dedica a los besos, casicomo una sombra de la célebre escultura de Auguste Rodin, más aún cuando Alito le pide a Charlyque bese la guitarra, con sus manos desbordando un talento de espontanea maestría, en honor a Jimi Hendrix, ese grande de las cuerdas.

Y así cuando la tarde deja caer sus imaginarias cortinas sobre el proscenio del Centro Pablo, los aplausos llenan una velada que, sinceramente, fue un hecho de absoluta conmoción.

Alito se nos devuelve desafiante, austero, humilde y sincero, creciendo como las palmas de su pueblo, pues “para un príncipe enano y gigante se hace esta fiesta” y nos la regala con total entrega.

Categoría: Música | Tags: | |

El Caimán Barbudo © Todos los derechos reservados