Actualizado el 8 de octubre de 2012

Sound Blast Profile

Una bocanada de aire fresco

Por: . 6|10|2012

Sound Blast Profile Vol. 1Tras un período en que la escena del rock y el metal en Cuba se vio caracterizada por un total predominio de las tendencias extremas, parece que al fin el panorama comienza a diversificarse. Aunque de manera lenta, últimamente entre nosotros han surgido bandas cultoras de distintas corrientes, lo cual, a mi parecer, es algo muy saludable. Uno de los nuevos grupos que más me ha llamado la atención, es el que responde al nombre de Sound Blast Profile.

Oriundos de la provincia Matanzas, este es un ensamble que irrumpe en el medio musical cubano en junio de 2011. Su nómina la integran figuras con experiencias anteriores en otras bandas reconocidas en el devenir del rock y el metal cubanos. Así, en Sound Blast Profile encontramos al vocalista Alexander “Tinito” Riera, muy recordado por su participación como figura frontal de Delirio G, agrupación que en el decenio de los 90 fuese una de las que en Cuba se decantó por las sonoridades procedentes del grunge. Junto a Tinito están el bajista Dennis Perdomo, excomponente de Rice & Beans, y dos otrora miembros de Break Event Point, el baterista René Castilleira y el guitarrista Ignacio Moreno, que en la actualidad también comparte su tiempo en Rice & Beans.

Con semejante experimentada alineación y a sabiendas de los gustos musicales que a través de su historia han caracterizado a estas cuatro figuras, era lógico esperar que ellos se aparecieran con una propuesta en la que de algún modo se sintieran ecos del hard rock setentón y del grunge de los 90. Y así justamente ocurrió. Su primer material grabado, el cual lleva por título Sound Blast Profile Vol. 1, desde su propio nombre es una suerte de homenaje a esa clásica sonoridad de antaño, claro que acorde con los tiempos que vivimos entrada ya la segunda década de los 2000.

A tono con tal orientación ideoestética, ubicada en lo que se conoce como postgrunge, aquí nos topamos con temas de corta duración, muy compactos en su sonido, con escaso despliegue guitarrístico y finales un tanto abruptos, que dan la aparente impresión de ser concebidos un poco al descuido, aunque ello es algo de sobra planificado.

Desde que me llegó una copia del material registrado por estos cuatro matanceros, no me aburro de ponerlo una y otra vez. Me hace inmensamente feliz comprobar que en nuestro medio, también hay gente interesada en hacer un tipo de música como la recogida en Sound Blast Profile Vol. 1. Aquí vuelve a verificarse lo mucho que ha avanzado la técnica de grabación en nuestros días gracias a las llamadas TICs, incluso en un sitio como Cuba, cosa que permite que en lugares fuera de La Habana se hagan registros musicales en formato digital con una calidad entre aceptable y buena, que poco o nada tienen que envidiarle a los llevados a cabo en la capital cubana.

Sound Blast Profile Vol. 1En el sentido del sonido, cabe resaltar el adecuado tratamiento que se le ha dado a la voz del cantante, así como a la instrumentación de respaldo, lo cual posibilita que cada cosa se escuche en el plano donde debe ir. Esto es de felicitar, porque no es raro que en estudios profesionales cubanos con mayores posibilidades para grabar, mezclar y masterizar, encontremos trabajos con pésimos resultados en cualquiera de dichos tres aspectos, en muchos casos imputables a la falta de gusto y conocimientos para dejar plasmada en un CD una propuesta roquera o metalera.

El primer corte de Sound Blast Profile Vol. 1 es “Breaking through”, diseñado a partir de un contagioso riff guitarrero (evidentemente, por los oídos de estos matanceros han pasado cientos de grabaciones de bandas de las que desde Seattle inundaron el mundo hace ya alrededor de veinte años) y en el que lo principal viene dado por el destaque de Alexander “Tinito” Riera desde sus funciones como vocalista. Decididamente,

Desde aquel 1995 en que si mal no recuerdo, le oí cantar por primera vez con Delirio G, él ha madurado muchísimo y hoy se desenvuelve como todo un maestro, que sabe modular su voz por fragmentos sosegados y otros de pura energía. Mientras me deleitaba escuchándolo, no me quedaba más remedio que lamentarme por el hecho de que entre nosotros apenas surjan cantantes que puedan interpretar en la cuerda que lo hace “Tinito”.

“Twenty years old lies” prosigue en la línea de lo que viene a ser el postgrunge, pero aquí el timbre de la guitarra, sobre todo en la intro del tema y los pasajes iniciales ya como respaldo de la voz, traen ecos de sonoridades británicas recientes.

En el caso de “One piece of love”, uno de mis cortes favoritos en la grabación, es evidente el coqueteo que se ha formulado con la manera de hacer de los irlandeses U2, tanto en el arreglo instrumental como en las partes vocales. La intro del tema es sencillamente deliciosa y solo me parece que habría sido más oportuno subirle medio o un tono a la pieza, pues creo que por momentos le queda algo baja de tonalidad al cantante.

Por su parte, “Built to last” y “Golden & hazle” son dos cortes que han de encantar a todo aquel que guste del clásico hard rock. Hay energía y potencia a raudales en ambos tracks y lo único que les critico es que no hayan incluido un solo de guitarra por breve que fuese, especialmente en “Built to last”, algo que hubiese redondeado todavía más el acabado de este par de temas, en particular si se piensa que están concebidos dentro de los códigos del hard rock, donde el instrumento de las seis cuerdas tiene rol protagónico.

Con el material que hoy he reseñado, Sound Blast Profile se ubica en la escena del rock y metal en Cuba como una de las bandas más interesantes de la actualidad, con una propuesta atípica para lo que en el presente predomina entre nosotros. Para mi gusto personal, el cuarteto resulta una bocanada de aire fresco en una atmósfera que en años recientes ha estado demasiado viciada.

Categoría: Discos | Tags: | | | | | | | |

El Caimán Barbudo © Todos los derechos reservados