Actualizado el 10 de enero de 2014

Juan Antonio Gil Jagg:

Curbano

Por: . 10|1|2014

CurbanoEstar al tanto de lo que hoy acontece en materia discográfica en relación con músicos cubanos resulta una tarea harto compleja. Téngase en cuenta, por ejemplo, que en el país no circulan de forma oficial las producciones fonográficas registradas por nuestros compatriotas para sellos como Planet Records, Malanga Music, Alma, Envidia, Messidor, Tumbao, Pimienta, Escondida Music, Calle 54, Ayva Música y Montuno, por mencionar solo algunos.

Complica aún más el asunto el hecho de que a nivel mundial, el mercado discográfico experimenta una crisis derivada del surgimiento de otros modos de consumir música a partir del auge de Internet: iPad, iTunes, Apple Store, iPod, iPhone… En consecuencia con ello, cada día aumenta el número de músicos cubanos que optan por editar sus propuestas de forma independiente y comercializarlas al margen de los mecanismos del mercadeo tradicional, lo cual trae aparejado que no pocos materiales de alta valía nunca lleguen a las manos de musicólogos, periodistas, otros estudiosos y coleccionistas interesados en el devenir de nuestro patrimonio musical, dondequiera que este se haga.

En buena medida por lo antes apuntado, yo desconocía el que hacer de Juan Antonio Gil. Compositor, guitarrista y cantante, él se ubica conceptualmente en el legado trovadoresco nacional, con énfasis en lo que en el presente se reconoce bajo el apelativo de Canción Cubana Contemporánea.La ópera prima de Juan Antonio, el CD titulado Curbano, es un ejemplo de esas producciones independientes por las que cada vez con mayor fuerza se decantan los músicos procedentes de nuestro país, más allá del género o estilo por ellos practicado.

Contentivo de once temas y una pequeña coda a manera de bonustrack, si bien el álbum en conjunto es una apuesta por los ritmos de la música cubana, por momentos también se decanta por hibridar nuestras raíces con aires internacionales como el blues, el funk y el reggae. Ello se hace evidente desde el corte que abre la grabación, la pieza titulada “Freegodora (Yayoyayo)” y se ratifica con otros ejemplos, como los temas denominados “El comején” y “Mangos”, track este último en el que la guitarra eléctrica del güinero Dayan Abad desempeña rol fundamental.

Aunque las intenciones de mezclar géneros y estilos en la propuesta discográfica de Juan Antonio Gil se corresponde con un rasgo característico de las recientes generaciones de músicos surgidos en nuestro país, soy de la opinión de que lo más logrado de este fonograma está representado justo por las composiciones de mayor apego a nuestras sonoridades autóctonas. Ello se corrobora al escuchar cortes como la guaracha “Video juego”, los sones “Qué bonito” y “El tumbao de María”, el chachacha “El Parqueo (Ay Abuela)” o el guaguancó “Canción rumbera”, con la participación de Alain Pérez, que además de figurar como coproductor del álbum y bajista del mismo, aquí aparece como vocalista invitado.

De gran apoyo para el buen resultado final del fonograma es la nómina de músicos que acompañan a Juan Antonio Gil en su debut discográfico. Son ellos, además de los ya mencionados Dayan Abad y Alain Pérez, el percusionista Yuri Nogueira, Julito Martínez en el tres, los trompetistas Rubén Hernández e Iván St-Ives, Humberto Gonzáles en guitarras y arreglos, así como Gradelio Pérez, invitado especial en la pieza titulada “El comején”.

Disco que al decir de su protagonista resulta un compendio de canciones que resumen un poco sus vivencias de los últimos años, como afirma Alain Pérez en una nota de presentación del álbum, el CD de Juan Antonio Gil es un momento más de música, pero entendida esta también como poesía, sentimiento común, historias, raíces… En fin, un material lleno de mundo, de Sancti Spíritus, de Cuba.

Categoría: Discos | Tags: | |

Director: Fidel Díaz Castro

Diseño web: Héctor Otero

Relaciones públicas: Racso Morejón

Redacción digital: Editor: Racso Morejón y Darío Alejandro Escobar

webmaster: Racso Morejón

Desarrollador web: Escael Marrero

El Caimán Barbudo © Todos los derechos reservados