Actualizado el 22 de junio de 2017

El viaje sinfónico de Mephisto

Por: . 18|6|2017

Desde sus comienzos, Mephisto ha estado formando parte de esta tradición. Pero, es ahora cuando realmente alcanza el clímax de su creatividad. Reborn from Aches (Concreto Records, 2016), el más reciente álbum de Mephisto ha sido la concreción de un sueño. Nadie que haya seguido la trayectoria de la banda pionera de black metal en Cuba podría negar la existencia de referencias sinfónicas en trabajos anteriores. Por tanto, desde hacía tiempo, el grupo estaba listo para conquistar la escena de la música académica. Ahora, la alianza con la Orquesta Sinfónica de Holguín -provincia en la que Mephisto fue creado y donde primero ganó reconocimiento- lo hizo posible. Sin dudas, el poder del metal y la interpretación orquestal que se combinan en esta grabación consiguen el éxito en su intento de alcanzar el cielo sinfónico.

En el 2013, Mephisto subió al escenario junto a la Orquesta Sinfónica de Holguín. La presentación pudo calificarse de original, mágica y de cierto modo, chocante. Para un imaginario que todavía define al metal como una música estridente, ruidosa y simple, mientras la académica colecta un sinnúmero de elogios, esta conjunción pudo ser vista como una unión de contrarios. Sin embargo, ambos géneros poseen vínculos fuertes. Incluso antes de la tendencia de establecer desde el heavy metal un diálogo con elementos de la música antes llamada clásica (hoy nombrada académica) durante la década del ochenta, lo cual fue realmente visible alrededor de los performances de Yngwie J. Malmsteen, la adaptación por el rock de tales recursos, según apunta el musicólogo Robert Walser, había sido para algunos guitarristas la forma de demostrar su virtuosismo. Pero aparte de prestigio y reconocimiento, Walser afirma que el acercamiento a la escena de la música académica ha tenido además un significado social. En cualquier caso, la manera en que una banda de metal hurga en ese terreno siempre resulta una evidencia de imaginación expandida.

Desde sus comienzos, Mephisto ha estado formando parte de esta tradición. Pero, es ahora cuando realmente alcanza el clímax de su creatividad. Por ello, si la grabación independiente que primero registró el evento fue importante para expandirlo y hacerlo llegar, por ejemplo, a los premios Cubadisco, Reborn from Aches, el CD producido tres años después de aquella presentación por la disquera independiente Concreto Records, perteneciente al circuito metalero de México, permite expandir una combinación única en la escena cubana del metal, con el valor adicional de entregar al público nacional y más allá del patio, un producto de alta calidad sonora y estética.

Al escuchar la introducción de Reborn from Aches, se reciben las claves para desandar por cada track del álbum. Desde referencias a Beethoven hasta un coro de cuerdas de aceros, la apertura nos prepara para seguir a Mephisto mientras cruza un amplio arco creativo. Aun con sus disímiles dificultades, la escena cubana de metal está llena de creatividad. Si bien la mayoría de las bandas pioneras no han podido resistir al tiempo, algunas sí lo han logrado y tratan de recomponer el aura del género, como es el caso de Mephisto. Este ensamble formado en 1996 y del que se esperó fuera una banda de death metal atmosférico al estilo de los genios de Septic Flesh, realmente devino la primera alineación de black metal en Cuba. Sin embargo, no es posible, ni siquiera hoy, dejar que se esfumen aquellas influencias. Como se sabe, la intertextualidad de Mephisto con Fausto, el libro de Goethe, no radica solo en el nombre, sino también en los intereses del grupo que ha querido entrar musical y estéticamente a zonas oscuras de la existencia. Para alcanzar ese propósito ha sido fundamental aprender de aquellos metaleros griegos la forma de moverse hacia otros terrenos musicales sin levantar los pies de la arena del metal. Ello permitió a la agrupación holguinera desde un comienzo empezar a experimentar en la música aun primitivamente.

El paso de algunos miembros por Blizzard, al estilo de Six Feet Under, también aseguró otras referencias. Pero, a mi modo de ver, el hecho de encontrarse cerca de Sectarium, la banda villaclareña que llevó a niveles muy altos la creatividad en los primeros momentos del metal cubano, significó un fuerte impulso imaginativo para Mephisto. De hecho, al revisarse hoy el demo God´s Wrath (1995) de los villaclareños y aquellos, Seven Dead Cities (1998) y Knowledge of Necrocomicon (1998), que encabezan la lista de la alineación holguinera, los nexos se hacen evidentes.

Sin embargo, como ha contado Tony González en su artículo «Mephisto: una década de oscuridad», publicado en el fanzine Punto Ge, en su edición de julio del 2009, no es posible dejar de mencionar aquellos casetes de Cradle of Filth (The Principle of Evil Made Flesh y Dusk and Her Embrace) que cruzaron el mar en los noventa y que realmente ayudarán a definir el concepto de la banda y su relación con el romanticismo de los siglos XVIII y XIX.

De acuerdo con lo anterior, es necesario apuntar que a pesar de los cambios de la primera alineación (Osney Cardoso, vocal; Alex Parra, guitarra; Raúl Arencibia, bajo; Frank Martínez, drum), en las diferentes etapas, se ha seguido defendiendo al grupo como representación del black metal, basado en performances teatrales, ambiente gótico, la introducción de elementos operáticos y clásicos, el diálogo con la literatura romántica, gótica y de ciencia ficción. Además, aquellos temas considerados íconos han sido performados una y otra vez, todo lo cual hace que Reborn from Ashes pueda ser apreciado por distintas generaciones de metaleros y conocedores, en general, de la obra de Mephisto.

Para esta ocasión, según puede leerse en los créditos de la producción, miembros fundadores como Osney Cardoso (vocal) Alex Parra (bajo) se unen a Maikel Ramírez (guitarra); Reinier Martínez (guitarra); Susel Fernández (teclado); Julio César Castillo (drum), quienes también dejan su huella en esa historia de consagración que ha posibilitado catalogar a la banda como una guerrera de la escena cubana. Claro, el vuelo musical y artístico de esta producción se debe igualmente a otros colaboradores, arreglistas y a los músicos de la Orquesta Sinfónica de Holguín, conducida por Harold Ricardo Corella.

Al escuchar la introducción de Reborn from Aches, se reciben las claves para desandar por cada track del álbum. Desde referencias a Beethoven hasta un coro de cuerdas de aceros, la apertura nos prepara para seguir a Mephisto mientras cruza un amplio arco creativo. Es evidente, además, que se trata de un retorno a momentos inolvidables del grupo. «Symphony of Wolves», «Mausoleum of Immortals» y «Lord Draculia», aquellas canciones basadas en el mito de Drácula y coreadas enérgicamente en varias ocasiones son enriquecidas con arreglos que constituyen transiciones para conseguir sorprender a los sentimientos, mientras se derrama la nostalgia en viejos pasajes conocidos.

Así, este vínculo con Concreto Records ha permitido dejar constancia de actos trascendentales en la escena cubana del metal, los cuales ya empiezan a incentivar a otros músicos del género. La llamada ciudad de los parques y capital del arte joven cubano deviene plaza ideal para un concierto de Zeus con la Orquesta Sinfónica de Holguín, sin dudas otra ocasión de gloria. Algunos recordarán que esta experimentada alineación, representativa del heavy y el thrash metal en el país, también versionó a Rossini, con su pieza «Guillermo Tell».

En el 2013, Mephisto subió al escenario junto a la Orquesta Sinfónica de Holguín. La presentación pudo calificarse de original, mágica y de cierto modo, chocante.Con Reborn from Aches, Mephisto ha abierto una puerta a la creatividad, y al reconocimiento, más allá de su propia escena, de los valores del sonido metalero y el nivel de sus músicos. Al mismo tiempo, esa combinación es una suerte de conspiración entre metaleros y artistas sinfónicos para rendir tributo a aquellos compositores, incomprendidos por su transgresivo lenguaje para abordar sus respectivas épocas, desde conflictos, jerarquías sociales y ensoñaciones.

Pero, sobre todo, hoy cuando ambas escenas en Cuba tratan de revitalizarse, la presencia en el mismo escenario del metal y la música académica es una forma de conquistar espacio, mientras se reflejan los elementos que comparten, no siempre entendidos en la isla. Por ello, esta combinación musical deja a su paso deleite y conocimiento, tanto en un directo como a partir de un viaje más íntimo por el metal sinfónico, que es la propuesta de Mephisto y la Sinfónica de Holguín en Reborn from Ashes.

Categoría: Discos | Tags: | | | | |

Director: Fidel Díaz Castro

Diseño web: Héctor Otero

Relaciones públicas: Racso Morejón

Redacción digital: Editor: Racso Morejón y Darío Alejandro Escobar

webmaster: Racso Morejón

Desarrollador web: Escael Marrero

El Caimán Barbudo © Todos los derechos reservados